FYI.

This story is over 5 years old.

¿Podría el pan decidir el resultado de la guerra de Siria?

Junto con la inanición forzada y la guerra química, el régimen de Assad tiene un arma sorprendente en su arsenal de guerra: el pan.
25.2.15

Seguramente has escuchado mil veces este dicho: "Una manera de enamorar a un hombre es conquistando su estómago" Al parecer el presidente/tirano Sirio Bashar al-Assad se tomó esta expresión tan en serio como los amantes cursis de la cocina, como la blogger que le preparó a su novio 300 sándwiches con tal de asegurar su anillo de matrimonio.

Assad —cuyo quinto año de régimen ha sido atacado por un sin número de fuerzas opositoras, incluyendo al llamado ISIS—, no está cocinando un bowl de fatteh para algún afortunado muchacho (o al menos asumimos que no). Pero fuera de la guerra cicvil de Siria, la comida ha sido un componente esencial de la estrategia del dictador para ganarse los corazones y las mentes de los civiles. Una comida en particular: el pan.

Publicidad

Durante estos años, el Comercio Interior de Siria y el Ministerio de Protección del Consumidor ha proveído comida subsidiada a los ciudadanos que todavía habitan en zonas controladas por el gobierno del país. Haciendo esto, el Gobierno espera obtener lealtad por parte del pópulo. Pero como José Ciro Martínez de la Universidad de Cambridge y Brent Eng mencionaron en su artículo de opinión sobre esta estrategia llamada El problema de pan de Assad, "los subsidios de pan pueden proporcionar un poderoso incentivo para que la población civil apoye a los que gobiernan, o al menos convertirse en cómplices. La distribución de comida se ha convertido en un instrumento con el cuál el régimen aplaca civiles cansados de manera sutil, recordándoles los beneficios de la energía y de la administración del Estado".

Pero el régimen de Assad puede perder su sutil recordatorio con una de sus decisiones más recientes. El mes pasado el Gobierno aumentó el precio standar de 1.55 kg de pan por 10 libras Sirias o 19 centavos de dólar. El precio subió —por segunda vez en los últimos siete meses— y esto ha causado un shock en muchos sirios, incluso "puede llegar a ser un capítulo clave en un conflicto en el que el Gobierno ha utilizado la inanición y el hambre con la eficacia que tienen las bombas de cañón y las armas químicas", escribieron Martínez y Eng. En los territorios controlados por ISIS, los grupos terroristas han tomado ventaja del aumento de los precios de Assad para distribuir el poco pan que pueden encontrar, con el fin de fortalecer la lealtad de sus seguidores.

Lee: ISIS está cambiando el logo de la ONU en las cajas de comida y poniendo su propia imagen.

El régimen no tuvo más remedio que subir los precios del pan. Durante los últimos años, los 140 centros de recolecta de maíz en el país, saqueados y atacados por las fuerzas opositoras del país, fueron reducidas a 40. Cuatro de cada cinco de sus fábricas de levadura ya fueron cerradas y los molinos de harina y panaderías están cerradas u operando debajo de su capacidad, escribieron Martínez y Eng. El Estado también ha perdido control de vastas extensiones de tierras productoras de trigo que han sido capturados por los insurgentes.

Extrañamente, el régimen reclama que este año su producción de trigo podrá ser autosuficiente y que los sirios no tendrán que importar el grano, como lo han hecho en otros años.

Publicidad

"Tuvimos una salida aceptable el año pasado, pero este año va a ser abundante, porque este año las lluvias han sido excelentes y las tierras cultivadas son más extensas", menciona Hassan Safiyeh, Ministro de Comercio Interior y Defensa del Consumidor para Reuters, "este año, no tememos por el trigo".

Pero dado que la cosecha de trigo del año pasado no fue buena, se prevé que este año sea el peor que el país ha sufrido en los últimos 40 años, por lo cual todo esto suena dudoso y es probable que conduzca a un nuevo aumento en el precio del pan.

En una situación tan complicada como la guerra de Siria, no es una exageración afirmar que los precios del pan en realidad podrían tener un efecto mensurable sobre el resultado del conflicto, argumentan Martínez y Eng.

"En una observación casual, parece que un aumento de 0.06 dólares en el kilo de pan no es causa de preocupación", escriben. "Pero en un contexto donde el pan tiene una importancia tanto nutricional como política y simbólica en Siria, este aumento es monumental".

"El régimen de Assad podría finalmente estar quedándose sin municiones para una de sus armas distintivas", concluye el autor.