Publicidad
Champions League

Reviviendo la increíble historia entre Leicester City y Atlético de Madrid

Existe una generación de fans del Leicester que todavía recuerda las injusticias en el partido de la Copa de la UEFA de finales de los 90, y que sin duda sueñan con ver a su equipo pasar a semifinales de la Champions League.

por Will Magee
18 Abril 2017, 10:12am

PA Images

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Cuando la bola del Leicester City fue retirada de la urna en el sorteo de cuartos de final de la Champions League, nos entró la sensación de que íbamos a vivir un encuentro histórico inminente. Atrapada y revelada por las carnosas manos de Ian Rush, fuimos testigos del nombre del rival que para los adictos a la historia no fue sorprendente. El conjunto del Vicente Calderón volvía a ser el rival, listo para salir como favorito teniendo en cuenta los demás encuentros, como Juventus-Barcelona, Dortmund-Mónaco, y Bayern Munich-Real Madrid.

Aunque no es común mencionar al Leicester a la par que el Bayern, Madrid, Juve, y Barça, el conjunto inglés tiene mucha historia qué contar cuando se enfrenta al Atleti. En efecto, el segundo partido en competencias europeas de toda su historia se dio contra del conjunto español, cuando los Colchoneros aún jugaban en el Estadio Metropolitano de Madrid. El Atlético se mudaría al Calderón en 1967, mientras que su primer partido ante el Leicester data de 1961. Cuando se muden al Wanda Metropolitano a finales de este año, Diego Simeone y compañía deberían pensar seriamente invitar a los zorros azules para el amistoso inaugural. Por más extraño que parezca para un club con pocas participaciones en torneos europeos, el Leicester se ha enfrentado al Atlético en más ocasiones que cualquier otro equipo inglés.

Leer más: La peor selección de fútbol del mundo gana un partido de clasificación para el Mundial

El primer encuentro profético se dio en la segunda ronda de la Recopa de Europa de la UEFA de 1961, torneo que el Atlético ganaría. El Leicester se había clasificado para la competición después de llegar a la final de la FA Cup un temporada antes, donde perdieron ante el todopoderoso Tottenham dirigido por el legendario Bill Nicholson. Los Spurs también habían ganado la liga ese mismo año y, por lo tanto, se calificaron para la Copa Europea al final de la temporada 1960-61, forjando un choque con el equipo de las Midlands del Este.

En los primeros dos encuentros de la segunda ronda, el Leicester derrotó cómodamente al Glenavon, equipo que participaba por primera vez en la Recopa y el primer conjunto de Irlanda del Norte presente en el torneo. Por su parte, el Atlético despachó a los poseedores de la Coupe de France, CS Sedan, con un marcador global de 7-3. Después de resultar enemigos en el sorteo, los Colchoneros y los Zorros disputaron un tenso empate a un gol en Filbert Street, antes de que los ingleses viajaran a España por primera vez en su historia. Tras un partido tenso, exhaustivo y reñido, el Leicester se encontraba abajo en el marcador para la segunda parte gracias a Miguel Jones y al legendario delantero del Atleti, Enrique Collar Monterrubio.

El Leicester tendrían que esperar 36 años para su siguiente participación en competiciones europeas, esta ocasión en la Copa UEFA bajo las órdenes de Martin O'Neill. Después de ganar la Copa de Liga en 1997 con un equipo inspirado por el talento antipoético de Steve Claridge, Emile Heskey, Garry Parker, y Neil Lennon, se clasificaron para la segunda competición más prestigiosa del viejo continente, y el sorteo interpuso en su camino, de nuevo, al Atlético de Madrid. Aunque las posibilidades de enfrentarse al mismo equipo en dos competiciones diferentes con una separación de varias décadas son muy pocas, el destino del fútbol ya lo había decidido, y el Leicester se perfiló rumbo al Calderón en la primera ronda.

Aunque el Atleti era un equipo formidable en ese entonces, quizá no eran tan imperiosos como hoy. Había terminado en la quinta posición de La Liga en la temporada 1996-97, y había fallado en conseguir algún trofeo en dicho año. Por ello, se hicieron con los servicios de Juninho, quien había estado en el Middlesbrough, que perdió ante el Leicester en la final de la League Cup de 1997 antes de sumarse a las filas del Atlético en las secuelas del descenso del Boro a la segunda división. El pequeño centrocampista brasileño tendría su revancha sobre los Zorros, y un gran peso en el encuentro que estaba a punto de jugarse.

En una entrevista para The Guardian sobre los dos partidos contra el Atlético, algunos jugadores del Leicester aún parecían guardar cierto grado de resentimiento por la manera en que se desarrolló el juego. Ian Marshall, el autor del primer gol de lo que finalmente sería una derrota por 4-1 en el marcador global, opinó lo siguiente del partido de ida: "Creo que habríamos ganado si me hubiera quedado en el campo, pero uno de sus centrales me lesionó. Tengo una cicatriz de varios centímetros en la parte trasera de mi muslo, la cual necesitó ocho puntos, por eso tuve que salir del partido. Después anotaron dos goles tardíos y perdimos 2-1". Juninho clavó uno de los dos.

Gracias al gol de Christian Vieri desde los once metros, después de un controvertido penalti a 20 minutos del final, el Atlético llegaría al partido de vuelta con la ventaja de un gol. Por un momento se creyó que no sería suficiente, ya que el Leicester dominó gran parte del partido y amenazó con empatar en varias ocasiones. Desafortunadamente, en los minutos finales del partido, Juninho anotó de nuevo, antes de que Kiko sellara la victoria para el Atleti. De nuevo hubo controversia por la expulsión de Garry Parker en los primeros minutos por sacar una falta rápidamente, mientras que al centro campista turco Muzzy Izzet no le pitaron un claro penalti.

Después del encuentro, un furioso Martin O'Neill dijo: "El árbitro necesita revisar su trabajo de esta noche... Nunca antes me había sentido tan avergonzado y decepcionado por los jugadores y aficionados que han venido al partido de hoy". Describió el trabajo del árbitro como "alucinante" y comparó su sentir con lo que experimentó al quedar fuera de la final de la Copa Europea de 1979. Sin importa lo que O'Neill sintió en ese momento, el Leicester quedó una vez más eliminado a manos del Atlético.

El hecho es que los Foxes nunca han avanzado más allá de la segunda ronda de cualquier competición europea agrega un significado diferente a su actual posición en Champions League. Para su mala fortuna, los fantasmas regresarán por tercera ocasión esta noche cuando se enfrenten a los Colchoneros en casa y tengan que remar contra el marcador global (1-0).

Aunque existen paralelismos entre ambos clubes, aún existen cuentas qué pendientes cuando el Atleti visite por primera vez el Estadios King Power. Existe una generación de fans del Leicester que todavía recuerdan las injusticias en el partido de la Copa de la UEFA de finales de los 90, y que sin duda sueñan con ver a su equipo pasar a semifinales de la Champions League. Aunque la historia favorece al Atlético de Madrid, cualquier cosa puede pasar en una noche europea.

Sigue a Will Magee en Twitter.

Tagged:
Sports
VICE Sports
Leicester City
King Power Stadium
atleti
Atlético de Madrid
Emile Heskey
juninho
atletico
estadio metropolitano de madrid
wanda metropolitano
copa uefa
recopa de la uefa
vicente calderón