medio ambiente

Organismos diminutos en la Antártida podrían dar pistas sobre la vida extraterrestre

Científicos han encontrado gran cantidad de vida en un lago subglacial de la Antártida, lo cual puede revelar claves sobre las profundidades de nuestro planeta en el pasado y la posibilidad de hallar vida fuera de la Tierra.
3.5.16
Foto di Dean Lewins/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Escondidos bajo el hielo de la Antártida se encuentran vastos lagos, que veces pueden tener kilómetros de grosor y millones de años, los cuales están repletos de criaturas que los científicos aún no identifican.

El descubrimiento del llamado lago "subglacial", el cual podría ser el cañón más grande del planeta, ha nutrido las especulaciones de que las oscuras y gélidas aguas del Polo Sur podrían contener pistas para entender si la vida existe más allá de la Tierra, bajo condiciones potencialmente similares. Por ejemplo, los científicos creen que los océanos que podrían albergar vida se encuentran activos bajo la concha de hielo de la luna de Júpiter llamada Europa.

Publicidad

"Incluso hace 10 o 20 años, nadie pensó que uno encontraría organismos en un planeta congelado", comentó el biólogo Scott Rogers de la Universidad Estatal de Bowling Green, quien ha descubierto nuevos tipos de bacterias y otros microbios en las muestras de hielo de los lagos de la Antártida.

"Simplemente se creía que no había forma en que estos organismos sobrevivieran bajo esas condiciones", dijo Rogers. "Ahora sabemos que no es cierto. Los organismos no sólo pueden sobrevivir en agua helada, sino que algunos viven en el hielo".

Utilizando información satelital y observaciones aéreas de radar, un grupo de científicos británicos reveló recientemente un cañón, que de acuerdo a sus cálculos tiene una longitud de 621 millas y más de la mitad de una milla de profundidad, una formación geológica comparable al Gran Cañón. Al principio el equipo anunció el descubrimiento a principios de año, pero en una reunión reciente de la Unión Europea de Geociencias en Viena, proveyeron más detalles sobre sus hipótesis de que el cañón contiene un lago masivo.

Que la Antártida pueda estar ganando hielo no significa que no haya cambio climático. Leer más aquí.

Si están en lo correcto, el nuevo lago podría convertirse en un tesoro oculto para comprender un tipo de vida que no sólo sobrevive, sino que prospera bajo condiciones adversas.

Rogers descubrió alrededor de 3.400 formas de vida de las muestras de hielo extraídas del fondo de una capa de hielo de más de dos millas en el Lago Vostok, en la Antártida, el lago subglacial más grande con una longitud de 150 millas y 37 de ancho.

Publicidad

"No podemos identificar cerca de la mitad de ellos", dijo Rogers. "Sospechamos de una buena cantidad son virus. La otra mitad ya la identificamos. Encontramos miles de organismos desconocidos".

Los organismos del lago viven sin la luz del sol, por ello Rogers cree que el calor y los químicos de las corrientes termales en el fondo del lago podrían nutrirlos.

Ya que más de dos millas de hielo han cubierto al Lago Vostok en 15 millones de años, los organismos descubiertos por Rogers han evolucionado con poca o nula interacción con el mundo exterior, aunque cree que se han mezclado con el flujo de agua que ha entrado y salido del lago subglacial durante siglos.

'Aún no sabemos lo que es'.

Por ejemplo, de las tres muestras de material genético que descubrió en núcleos de hielo de unos dos millones de años del fondo del Lago Vostok, Rogers aún no ha descifrado si alguno ha sido descubierto en el pasado. Obtuvo cultivos de las tres muestras, asegurando que aunque tomó precauciones no creyó que los microbios fueran peligrosos.

"Aún no sabemos lo que es", dijo Rogers. "Sólo sabemos que lo creamos en el laboratorio. Era una bacteria. Pero no enfermó a nadie por aquí, por eso creo que era un agente patógeno. De todos modos somos cuidadosos".

De entre las bacterias que encontró hay algunas que viven en las entrañas de los peces, al igual que en moluscos como almejas y mejillones. "Dedujimos que podría haber peces allá abajo", comentó.

Publicidad

Sin embargo, se ha dudado del trabajo de Rogers porque obtuvo sus muestras de hielo de científicos rusos que pudieron haberlas contaminado conforme taladraban. Rogers asegura que pudo tomar muestras de hielo que no estaba contaminado.

"Hay una que otra historia rara allá afuera", comentó Mahlon Kennicutt, profesor emérito de oceanografía de la Universidad A&M de Texas. "La mayoría de las personas no creen que haya otra cosa que microbios" en los lagos subglaciales de la Antártida que se calcula son 400.

Si este pedazo de la Antártida se desprende el nivel del mar podría subir 3 metros. Leer más aquí.

Pero no hay duda que los lagos están repletos de vida. Científicos que tomaron muestras del agua del Lago Whillans en la Antártida encontraron 130 células en cada milímetro de agua, una concentración parecida al agua del fondo del océano, de acuerdo con el diario de divulgación científica Nature. La investigación arrojó que el lago contiene cerca de 4 mil especies de bacterias y otros diminutos organismos.

Los lagos subglaciales podrían proveer más que una ventana hacia la vida potencial de otros cuerpos celestiales. También podrían esconder rastros importantes de cómo la vida evolucionó en la Tierra prehistórica, explicó el científico ambiental James Haynes de la Universidad Estatal de Nueva York en Brockport.

La Antártida alguna vez fue parte de una masa continental que incluía a Australia y Sudamérica. Los marsupiales migraron a Australia vía la Antártida, para después separarse del continente sureño. Hoy en día, sobre el afloramiento de la tierra en la Antártida, los científicos han encontrado fósiles que sugieren que alguna vez fue un paisaje tropical.

Lo que sea que habite en los inmaculados y aislados lagos, incluyendo los microbios, podría darnos un vistazo hacia un pasado que muchos creían perdido para siempre, dijo Haynes.

"La vida en el planeta durante 2 mil millones de años fue de sólo bacterias", explicó Haynes. "Estos chicos han estado aquí por mucho tiempo. Son realmente rudos".

Sigue a John Dyer en Twitter: @johnjdyerjr

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs