Creators

Sexo y paisajes: la ilustración erótica de Julie Schalit

Erotismo que se debe de observar como un atardecer en la montaña.
17.11.17

Una aproximación a la sexualidad que no tiene que emparentarse ni con el misticismo ni con lo banal, simplemente con la mera realidad. Entendiendo a la imagen como una mera representación que no necesita una historia, una narrativa, sino un paisaje, una entrada a un mundo accesible visualmente pero inagotable fuera del universo que esta muestra, la ilustradora francesa Julie Schalit recrea un erotismo sensual y libre que juega bajo sus propias reglas.

En la obra de Schalit, que mueve su obra erótica bajo el nombre Susie-Q, no existen preceptos ni conceptos que puedan imputarse ni crearse sobre cómo uno se puede aproximar a la sexualidad. Si bien uno no ve un árbol y lo denomina como vulgar o santo, de igual manera, pareciera que los personajes y retratos que genera Schalit se presentan a sí mismos como una misma naturaleza, orgánica y fluida que evocan a un movimiento fuera de la reflexión que demandan una acción.

El paisaje generado, resaltado con sutil elegancia a través de un exquisito trabajo de luz y sombra, muestra los pequeños micro-reinos naturales del cuerpo humano; una montaña que se asemeja a un pecho, una nube que se convierte en vello, un árbol en un dedo.

Sin prescindir de un elemento innatamente erótico, compeliendo al movimiento y aceptación del espectador que podría ver incómodo alguna obra, la tradición paisajista en la ilustración toma un giro posmoderno, justo y necesario, donde la belleza de los pliegues del cuerpo humano en su punto más vulnerable son resaltados por medio de ondulatorias capas de sombra y luz.

Si quieres ver más obras de Julie Schalit, visita su sitio.

Relacionados:

Porno y política en los collages de Jacqueline Mak

Estas sagradas acuarelas eróticas son un orgasmo celestial

Los dibujos eróticos de una niña buena