Las Finales

Kevin Durant podría eclipsar a LeBron James como el mejor jugador de la NBA

Por el momento, James es la fuerza individual superior, pero tan pronto como al inicio del próximo año podríamos ver a un nuevo rey apoderarse del trono de la NBA.
6.6.17
Kyle Terada - USA TODAY Sports

"Supongamos que hay 40 manzanas en un árbol. Podría comer 30, pero he comenzado a limitarme a 15 o 16. Tomemos el triple sin marcación y cubramos el balón sobre la llave. Buenas manzanas. Tomemos el triple bajo presión en transición y el fadeaway con un paso atrás. Manzanas podridas. El triple desde lo más alto del círculo no es una manzana estrictamente. Sólo queremos a las mejores en el árbol".Kevin Durant, hace cuatro años, para Sports Illustrated.

Publicidad

La noche del domingo, momentos después de que Kevin Durant sacara de sus casillas a los campeones defensores por segunda vez en cuatro noches, Paul Pierce declaró en televisión nacional que el mundo tiene a un nuevo mejor basquetbolista.

Se equivoca. A pesar de que Durant promedia 35.5 puntos, 11.0 rebotes, 7.0 asistencias, y 2.5 tapones mientras encesta el 56.3 por ciento de sus tiros, el 50 por ciento de sus triples, y el 90.9 de sus tiros libres, LeBron James sigue siendo el mejor jugador de las Finales, de la NBA, y del universo conocido. En el Juego 2, James logró un triple-doble y parece un tanque de guerra conducido por Lewis Hamilton.

La brecha entre estos dos pesos pesados de la duela —tal vez el mejor duelo que hayamos visto por sus posiciones naturales— es mucho más estrecho que antes. Pero es imposible borrar algunos factores externos —actores de reparto, la época de juego, etc.—de la comparación.

Elegido como el más apto para ser el heredero de James como el mejor jugador de la NBA desde que llevó al Thunder de Oklahoma City a las Finales de 2012, Durant ha sido aceptado por la mayoría como el segundo mejor basquetbolista del planeta —dentro y fuera, gracias a varias cirugías, y el ascenso supernatural de Steph Curry—.

Con 28 años y siendo la fuerza más aplastante del que es, quizá, el equipo mejor armado en mucho tiempo, Durant se encuentra en su mejor época para terminar en las urnas del Salón de la Fama, acumulando números que compiten o superan a los de James en la postemporada con la misma edad. Si estas Finales aguantan, y Durant continúa dominando su duelo contra LeBron mientras los Warriors de Golden State aplastan a los Cavaliers dos veces más, no sería descabellado echar un vistazo más de cerca el lugar en que Durant se encuentra antes del partido inaugural de la próxima temporada (por más subjetivo que sea).

Publicidad

James y Durant son jugadores sin defectos, por el momento. De los dos, Durant es mejor defensor y captura más rebotes, como se vio en el Juego 2, cuando extendió sus brazos para bloquear un tiro desde el perímetro de Kevin Love que casi resulta en un contragolpe segundos después.

Cuando un balón 50-50 sale rebotando del aro, Durant siempre es el primero en poseerlo o pasarlo a un compañero. Con excepción de Giannis Antetokounmpo o Anthony Davis, Durant puede saltar más alto que cualquier otro jugador en la liga. Por su parte, James puede hacer ver mal a cualquier equipo por sí solo. Los epítetos exagerados de "el pasador más inteligente" de la liga dejaron de ser hiperbólicos desde hace rato.

Foto: Kyle Terada - USA TODAY Sports

Pero en una liga donde la ofensiva reina, Durant es el anotador más completo y presume mucho más confianza para tirar de larga y media distancia. Ha encestado el 63 por ciento de sus tiros dobles de larga distancia y el 42.6 por ciento de sus triples después del descanso en postemporada. Estas cifras son injustas hasta para un videojuego, y lo peor es que no hay forma de pararlo. A las defensas sólo les queda esperar que falle.

Separar a James o Durant de su ambiente, de su papel, y compañeros es imposible. Estos factores externos añaden una dimensión diferente a la discusión que, de por sí, es ya compleja y difícil. Kyrie Irving, Love y los demás en el plantel de Cleveland le hacen la vida más fácil a James, pero ninguno se acerca al afecto trascendental que el dos veces MVP, Steph Curry, tiene sobre todos sus compañeros, en especial Durant.

Publicidad

Como hemos visto en estas Finales, siempre que Durant y Curry forman una pantalla (con o sin balón) las defensas se encuentran en una situación imposible. Sólo necesitan una milésima y el mínimo de espacio para matarte. El otro es un lanzagranadas de dos metros.

El porcentaje de tiros no asistidos y sus respectivos índices son dos estadísticas que ayudan a ilustrar la disparidad general entre LeBron y Durant. Cada estadística muestra el estilo de juego de sus respectivas organizaciones. Golden State está plagado de pasadores no egoístas e inteligentes que han ayudado a mejorar el sistema ofensivo de Steve Kerr, sistema donde todos están conectados y se sienten útiles. Hay mucho movimiento de balón y jugadores, y más espacio del necesario para cualquier jugador de la NBA (y mejor ni mencionar a dos de los mejores cinco basquetbolistas).

En estos playoffs, el 44 por ciento de los tiros de Durant no son asistidos, lo cual es exactamente 20 por ciento menos que el porcentaje de LeBron, cuyo porcentaje de asistencia casi es lo doble del de Durant. Si esto suena a que el grado de dificultad de James es mayor que el de KD es porque así lo es. Crear tu propio tiro es mucho más difícil que tener a alguien que lo haga por ti.

Foto: Kelley L Cox - USA TODAY Sports

Mientras que James necesita engrasar el engranaje de su equipo, Durant se puede enfocar en tirar tanto como se le plazca. Cuando se aburre o la defensa rival mejorar su cobertura, busca un pase elevado detrás de la línea defensiva o crea una pantalla con el balón. Muy pocas veces se le ve ir uno contra uno.

Regresando a la cita que inaugura esta nota. La grasa ha sido removida del juego magro de Durant. Toda manzana es deliciosa, y no hay desventaja alguna si come alguna de las manzanas pasadas que caen a su plato. Las responsabilidades que tuvo en su otra vida han sido delegadas a un plantel de apoyo excelente capaz de llevarlas a un nivel nunca antes visto en el basquetbol.

Parece como si hubiese sucedido hace años, pero Durant no lució en dos partidos durante la serie de primera ronda ante los Trail Blazers de Portland, y aún así los Warriors ganaron ambos compromisos por 35 puntos. Por más inspirador y sorprendente que Durant sea, ¿qué tanto debería importar que Golden State no "necesita2 a KD como los Cavs necesitan a LeBron?

La respuesta de quien es mejor es simple. Pero lo que hemos aprendido en esta serie es que Durant nunca ha estado tan cerca de eclipsar a James como ahora. E incluso con todos los beneficios que le aporta jugar con un grandioso equipo, Durant se ha separado de cualquier estrella que se merece entrar en la conversación. Es sólo cuestión de tiempo para que también supere a LeBron James.