Munchies

Cerveza con habanero es todo lo que necesitas para la resaca

Salsa maggi, salsa inglesa, limón, sal, clamato, chile en polvo, piña y habanero picado.
24.5.18
Fotos por el autor.

“Cáele mañana a mi restaurante”, me dijo un amigo durante una fiesta en su casa, “tengo una cerveza con habanero que te va a gustar”. Si algo bueno me ha traído el alcohol, entre otras cosas, es la fortuna de recorrer lugares con bebidas y platillos para curar la cruda.

Aunque no fui al día siguiente de la recomendación de mi amigo, la recordé una semana después. Eran las ocho de la noche de un martes y todavía estaba crudo del concierto de LCD Soundystem al que había ido el día anterior.

Publicidad

Tercos, burritos y clamatos, es una cadena de cuatro restaurantes en la Ciudad de México con gran parte de los sabores de Chihuahua: queso asadero, costras de la mejor carne, burritos de chilorio y la siempre fiel cerveza con clamato, por mencionar algunos.

Mi amigo me recibió en su restaurante. Al preguntarle sobre la cerveza que me había presumido en la fiesta, “tiene salsa maggi, salsa inglesa, limón, sal, clamato, chile en polvo, piña y habanero picado”, dijo orgulloso. “Quiero una de esas”, dije seguro.

Además de los sabores de Chihuahua, me comentó que también tienen recetas de mariscos: aguachiles, ostiones, cocteles y ceviches, hasta clamatos con camarón, ideales para curar la cruda.

En este lugar seguí un proceso que garantizaba curar la resaca: hay que empezar con un shot de caldo de mariscos, esto te hará recobrar la fe; después un aguachile de camarón con habanero para refrescar el paladar, seguido del clásico platillo de Chihuahua para crudas: un burrito ahogado en salsa roja que seguramente hará que te deje de lastimar la luz del día.

Todo esto tiene que acompañarse con la mejor cerveza del lugar: una mezcla de clamato, habanero y piña, que se resume en una frase: “una delicia”.

Algo seguro, es que si no comes picante, esta cerveza no es para ti. Literalmente tiene chile habanero, por lo que cada trago es una sensación increíble que mezcla el dulce de la piña, lo ácido del limón y el picante del habanero, uno de los chiles tradicionales de México, de los que menos daño hace y, ahora sé, también uno de los mejores remedios para la cruda.

“Yo te invito la comida, sólo paga lo que tomaste”, me dijo mi amigo y me trajo una cuenta por más de 25 cervezas (obvio no estaba solo), lo que sólo garantizaba la cruda del día siguiente.

@yussel_arias