FYI.

This story is over 5 years old.

Europa

La falta de datos unificados sobre violencia de género en la UE impide una lucha eficaz

La falta de estadísticas y las diferencias legales entre los distintos países de la Unión Europea dificultan la lucha contra esta lacra. Un estudio de 2014 señala que el 33 por ciento de las mujeres del continente han sufrido violencia física o sexual.
18.4.16
Imagen por Patrick Seeger/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Términos legales diferentes entre unos países y otros. Ausencia de estadísticas comparables. Estados miembros que no tipifican como delito todos los tipos de violencia contra las mujeres. Retrasos en la firma del Convenio de Estambul, que previene y combate la violencia de género. Son algunos de los obstáculos que hacen que la lucha en la Unión Europea (UE) contra una lacra que sufre un tercio de la población femenina de los países miembros sea lenta.

A pesar de que en los últimos años se han aprobado tres directivas — sobre los Derechos de las Víctimas, la Trata de Personas y la Orden Europea de Protección — que contienen aspectos que se refieren a la violencia contra las mujeres y su protección, europarlamentarios y expertos reclaman desde hace tiempo una estrategia específica que permita ampliar las medidas para combatir este tipo de violencia.

Publicidad

Hace dos años, la Agencia de los Derechos Fundamentales (FRA, en sus siglas en inglés) de la UE publicó un estudio con entrevistas a 42.000 mujeres de los 28 países miembros en el que el 33 por ciento de las encuestadas aseguró haber sufrido violencia física o sexual después de haber cumplido los 15 años. Casi la mitad — el 43 por ciento — había experimentado violencia psicológica de su actual pareja o en relaciones previas, como humillaciones en público, prohibición de salir de su casa o amenazas.

Es la única investigación a nivel europeo y con datos de todos lo países realizada hasta la fecha que da cuenta de hasta qué punto la violencia contra las mujeres está generalizado en todos los estados miembros. El estudio además constataba que el 67 por ciento de las entrevistadas que habían sufrido violencia por parte de su pareja no lo había denunciado a la policía ni había acudido a ninguna organización.

Lo cual ratifica aquello que muchos expertos subrayan con frecuencia: gran parte de la violencia que sufren las mujeres permanece aún escondida en la esfera privada. Esta es una de las dificultades que impide la recogida de datos a nivel europeo, como destaca un informe realizado por la Secretaría General del Parlamento Europeo para su Comisión de los Derechos de la Mujer y de la Igualdad de Género, hecho público la semana pasada.

En la investigación, que hace una radiografía sobre la situación de la violencia contra las mujeres dentro de la UE, incluidas las medidas que se han puesto en marcha o que aún son necesarias, se subraya que el hecho de que en los estados existan definiciones legales diferentes de violencia hacia las mujeres — violencia de género, familiar, doméstica o de pareja — obstaculiza la existencia de datos comprables entre países.

'Soy una bestia pero te amo más que a nada en el mundo'. Leer más aquí.

También obra como impedimento que en algunos estados ni siquiera se criminalicen ciertos tipos de violencia hacia la población femenina, como la violación dentro de la pareja, un delito que el año pasado — cuando se hizo la investigación para el informe — aún no estaba tipificado como tal en las legislaciones de Lituania, Estonia, Hungría, Polonia, Letonia, Bulgaria y Eslovaquia. Además, solo en la mitad de las administraciones policiales de cada uno de los estados se recogen datos sobre la edad y el sexo de la víctima, así como del maltratador y del tipo de de relación que mantenían.

Como señalan desde el Instituto Europeo de Igualdad de Género (EIGE, por sus siglas en inglés), la recogida de datos comparables es imprescindible para comprender el alcance del problema, "medir la eficacia de las políticas aprobadas" o valorar los medidas que son necesarias poner en marcha. Esta institución comunitaria, que precisamente debería ser la encargada de realizar investigaciones que permitan aprobar políticas para luchar contra la discriminación y aumentar la percepción europea sobre por qué es necesaria la igualdad, carece en la práctica del presupuesto suficiente para sacar adelante ese trabajo.

Publicidad

Así lo han denunciado en diversas ocasiones desde la Comisión del Parlamento Europeo de los Derechos de la Mujer y de Igualdad de Género. Su presidenta, la europarlamentaria española socialista Iratxe García, subraya a VICE News que el hecho de que la Comisión Europea (CE) aún no haya aprobado la nueva Estrategia de Igualad entre hombres y mujeres — la que aún está vigente concluyó el año pasado — demuestra "la falta de voluntad política" por la parte de las instituciones europeas.

La CE ha aprobado un documento de trabajo pero, como subraya la parlamentaria socialista, en él "ni se explica cómo se van a aplicar las medidas, ni se puede evaluar, ni tiene presupuesto". La estrategia, que contiene medidas de lucha contra la violencia de género, marca las líneas políticas en materia de igualdad de los próximos años. De ahí, que sea "imprescindible", insiste García, que el colegio de comisarios apruebe la estrategia y no se quede solo a nivel técnico.

'Mi hija no murió, la mataron por no querer hacerle un aborto a tiempo'. Leer más aquí.

El año pasado la Comisión de Derechos de la Mujer propuso a la CE que 2016 fuera declarado Año Europeo de la Violencia de Género pero la institución comunitaria lo rechazó por presentar la propuesta fuera de plazo. "Ello supone una gran visibilización a nivel europeo porque implica que se pongan en marcha campañas y que se haga incidencia en todos las instituciones y países", explica la europarlamentaria, quien confía que la declaración se posible para 2017.

Por el momento, lo que sí ya ha comenzado la UE son los trámites para firmar como institución el Convenio de Estambul, adoptado por el Consejo de Europa en 2011 y que supone el tratado internacional más importante que aborda la violencia contra las mujeres. En él se establece por primera vez a nivel internacional que la violencia de género es una violación de los derechos humanos y que por tanto no puede considerarse un asunto privado. Además de concebir un marco legal de protección a las víctimas, contiene medidas medidas para prevenir, perseguir y eliminar todo tipo de violencia hacia la mujer.

Publicidad

Para cumplir el convenio los estados que lo ratifiquen deben introducir en sus legislaciones las modificaciones necesarias. El acuerdo entró en vigor en mayo de 2011, cuando fue ratificado por los 10 primeros países. En abril de este año, Bulgaria, República Checa y Letonia, aún no lo habían firmado. De ahí, creen los expertos, que sea tan importante, que la UE como institución, también ratifique el acuerdo.

"En España, la violencia de género es un asunto que desde hace tiempo está en la agenda política pero no ocurre así en todos los países europeos", señala a VICE News Marisol Lila, profesora de Psicología Social de la Universidad de Valencia, y autora junto su colega Enrique Gracia, de un reciente estudio encargado por la Comisión Europea sobre las actitudes que tiene la población europea hacia la violencia género.

Su primera conclusión ha sido que precisamente hay muy pocos estudios realizados al respecto en la UE. De las 40 investigaciones que estudiaron solo pudieron emplear "como fuente creíble" 16. "En Europa parece que hay una actitud de que ya hemos avanzado lo suficiente y no se investiga más al respecto [sobre igualdad y violencia de género]".

Sus resultados muestran que de forma recurrente se sigue culpabilizando a las víctimas de violencia y en concreto a las que sufren violación. Y este porcentaje aumenta en los países nórdicos, donde en teoría existen las mejores leyes de igualdad entre hombres y mujeres. Si en España el 33 por ciento cree que la forma en la que viste una mujer aumenta las posibilidades de que sea violada, en Finlandia lo cree el 73 por ciento. "A pesar de que se ha avanzado, aún queda mucho camino por recorrer y para saber a lo que nos enfrentamos hay que seguir investigando", sostiene Lila.

Los posmachistas o cómo el machismo transforma su mensaje para perpetuar la desigualdad. Leer más aquí.

Sigue a Patricia Rafael en Twitter: @prafaellage

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs