COLOMBIA

¿Por qué los cultivos de coca se han duplicado en Colombia?

Las expectativas generadas entorno a compensaciones por la sustitución de los cultivos de coca, el freno de las fumigaciones aéreas y la insuficiente presencia de la administración explican, en parte, el pronunciado incremento.
15.7.16
Lotes de coca en la subregión del Catatumbo. (Imagen vía Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La inminencia de un acuerdo de paz definitivo con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el freno de la aspersión área de glisofato parra erradicar cultivos de coca en Colombia y aspectos coyunturales como el incremento en el precio de la hoja de esta planta de la familia de las eritroxiláceas están detrás, de acuerdo con el Ministerio de Defensa colombiano y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), del aumento de los cultivos ilícitos de la coca en el país suramericano.

Las últimas cifras disponibles, publicadas a principios de mes en un informe de la UNODC, indican que, en dos años, las hectáreas dedicadas a la plantación de coca se han duplicado. Así, este tipo de cultivos alcanzó las 96.000 hectáreas en 2015, cifra que no registraba desde 2007 y que sitúa al país como principal productor de cocaína de América Latina, seguido por Perú y Bolivia.

Se trata, sin embargo, de un crecimiento que se concentra principalmente en zonas del suroeste y, más excepcionalmente, del norte del país, donde tradicionalmente se ha cultivado coca. De hecho, de los 32 departamentos que conforman el país, sólo cinco concentran el 81 por ciento del total de hectáreas donde se cultiva esta planta: Cauca, Nariño, Putumayo, Caquetá y Norte de Santander.

"Son zonas estratégicas para el negocio del narcotráfico: están cerca de las fronteras, las operaciones de erradicación de cultivos están restringidas, tienen dificultad de acceso a otros mercados, insuficiente presencia del estado y fuerte presencia de grupos armados ilegales", asegura a VICE News Leonardo Correa, coordinador técnico del proyecto del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) de la UNODC.

Distribución regional según la permanencia del cultivo de coca, 2006-2015. Vía gobierno de Colombia.

El informe [Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2015](Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2015) también registra que tres departamentos, Caldas, La Guajira y Cundinamarca, están libres de coca y que otros siete, Guainía, Vaupés, Arauca, Boyacá, Magdalena, Cesar y Santander, tienen menos de 100 hectáreas de coca y avanzan hacia su consolidación como departamentos libres.

Amenaza a la diversidad biológica y cultural

La publicación alerta que los cultivos de coca siguen siendo una amenaza para la diversidad biológica y cultural de Colombia. La coca en resguardos indígenas se incrementó en 52 por ciento al pasar de 7.799 hectáreas en 2014 a 11.837 en 2015. En Tierras de las Comunidades Negras, el incremento fue del 51 por ciento frente a lo reportado en 2014, al pasar de 10.626 hectáreas a 16.030 hectáreas.

Respecto a los Parques Nacionales, el 58 por ciento del área con coca se concentra en Sierra de la Macarena y Nukak y los mayores incrementos se registraron en los parques Paramillo y Catatumbo - Barí, que acrecentaron su área hasta 772 hectáreas y 412 hectáreas, respectivamente.

"Estamos preocupados, pero no sorprendidos", aseguró Luis Carlos Villegas, ministro colombiano de Defensa respecto de las nuevas cifras. De acuerdo con sus declaraciones, este aumento "que las autoridades ya detectaron a finales de 2014, principios de 2015" está relacionado con "la inminente firma de la paz con la guerrilla [de las FARC]" y las expectativas, precisan fuentes de la UNODC, creadas entorno a las supuestas contraprestaciones que muchos esperan que el gobierno ofrezca para promover la sustitución de los cultivos de coca. "La preocupación es que la gente perciba que los que no tienen coca, no tendrán acceso a las soluciones [que deben impulsar las autoridades]", advierte Correa.

La solución en los territorios donde se concentra la mayor parte del cultivo, añade, "no debería estar centrada en la sustitución de la coca, sino más bien en el desarrollo de los territorios en ámbitos como la construcción de vías, la transferencia tecnológica, el capital humano, la mejora de las redes asociativas y la construcción de una visión de futuro".

Los puertos de la coca y narcométodos para garantizar su entrada en Europa. Leer más aquí.

En este ámbito, el gobierno colombiano y la guerrilla han puesto en marcha un proyecto piloto de sustitución voluntaria, uno de los puntos acordados durante las negociaciones entre ambas partes, en el municipio de Briceño [ubicado en la subregión Norte del departamento de Antioquia, en el noroeste del país].

El acuerdo incluye el compromiso por parte de los campesinos de sustituir los cultivos, no resembrar, ni comercializar coca, pero la incertidumbre crece entorno a si este cambio les podrá garantizar ingresos similares a los que reciben con la venta de la hoja de coca.

Como causas estructurales del aumento de cultivos en zonas determinadas del país, el coordinador técnico del proyecto SIMCI también apunta a "una reducción de la percepción del riesgo asociado con la actividad ilícita, debido a la suspensión de las fumigaciones aéreas y a la posibilidad de evitar la erradicación manual de los cultivos".

Hace más de un año, que el gobierno dejó de fumigar con glisofato debido a las consecuencias asociadas a este herbicida que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta relacionado con diversas patologías. Con todo, el ejecutivo anunció su intención de volverlo a utilizar a finales de 2016 en fumigaciones terrestres sujetas a un estricto protocolo que debería evitar los perjuicios en la salud de las comunidades que habitan la zona y daños en las regiones afectadas

Factores coyunturales como la subida del precio de la coca que ha pasado de cotizarse de 0,73 en 2014 a 1,02 dólares el kilo en 2015 y la pérdida de empleo de muchos trabajadores del sector petrolero también habrían incidido, de acuerdo con Correa, en la expansión de las hectáreas de plantaciones de coca.

Sigue a Maria Altimira y Quique Badia en Twitter: @MariaAltimira

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES