Creators

Chatarra escultural: la abstracción conceptual de John Chamberlain

Con herramientas diferentes a las que usaban sus contemporáneos, él diseñó su propia abstracción.
Creative Commons 

Su formación no fue la misma que tuvieron muchos artistas de su época, pero esta no fue la única distinción que lo apartó de sus contemporáneos. Nació en 1927 en Rochester, Indiana, y murió en 2011 en Nueva York. Después de una infancia llena de música, gracias a su abuela, se aventuró con un amigo a recorrer las carreteras de Estados Unidos para llegar a California. Después de enlistarse en la Marina por unos años, dedicarse a la peluquería y el maquillaje, decidió sumergirse en el mundo del arte.

Publicidad

Comenzó como autodidacta en el dibujo, siguió con clases privadas hasta que descubrió el Instituto de Arte de Chicago. No duró mucho tiempo ahí, los profesores eran muy cerrados de mente y ultra conservadores. Buscó otra alternativa en la Universidad de Illinois, donde se encontró en una situación similar. Su última parada fue en Carolina del Norte, ingresó al Black Mountain College, ahí fue impulsado a usar técnicas y materiales diferentes e improvisados para crear sus obras.

Su trabajo fue inspirado por las obras de David Smith; sus primeras esculturas trataban de igualarlo. Hizo uso de partes de automóviles, muebles viejos y chatarra en general. Durante sus años activos como artista, se acercó al surrealismo para la creación de sus esculturas; el ensamblaje que hacía con los objetos lo hacía a manera de collage y un proceso de prueba y error para que todas las partes se acomodaran y sujetaran entre sí. Aunque el uso de metal fuera caro para los artistas de la época, Chamberlain se concentraba más en metales viejos por los colores que estos tenían.

Además de apreciar los materiales baratos y desgastados, también entendía como las piezas se ajustaban entre ellas; gracias a esto pudo trabajar en distintos tamaños, sin temerle a una escultura monumental como "Luftschloss" o una más pequeña como "Miss Lucy Pink".

Relacionados:

Cai Guo-Qiang hace estallar su obra con pólvora negra

La ironía que nos llevó al arte pop: Jasper Johns

El polémico fetichismo pop de Allen Jones