Replik
Foto cedida por prensa de Replik

¿Cuál es la fórmula de Replik?

El rapero argentino Manuel Vainstein nos cuenta sobre la evolución de su carrera.
29.9.20

Su búsqueda interna es constante. Este joven argentino se mueve con sonidos diversos en el universo del trap, rap y hip hop dando su réplica, combatiendo a los más conocidos del freestyle. Entre lanzamientos instrumentales y singles con letras que navegan las temáticas más oscuras de su mente, Replik continúa buscando su lugar dentro de la música urbana.

Su nombre original es Manuel Vainsten nació en el 2000 y hace al menos cuatro años es reconocido en el mundo del trap. En 2017 ganó la pretemporada en El Quinto Escalón tras vencer a Duki y MKS en compañía de Klan. También venció a Wolk, Luchito y Dominic. Quedó en el cuarto puesto en la FMS Argentina y en 2019 participó en la Ghetto Drems League, donde perdió frente a Blon.

Publicidad

Las réplicas que lo caracterizan resaltan por sus frases ingeniosas. A veces, sus canciones hablan de seres divinos, personajes con los que se encuentra en la literatura. En el circuito musical se distingue por recurrir a terminaciones acentuadas en la antepenúltima sílaba a la hora de rapear.

Este año lanzó Raven, un EP de cinco singles. Al poco tiempo continuó con Pleito Tape, Vol 1, un disco completamente instrumental con un lo-fi psicodélico que deja a todos en trance. El 1 de septiembre lanzó “Rubíes Rubios vol. 1”, que ya tiene más de un millón de visitas en YouTube, y siguió con “Rubíes Rubios Vol 2”. Ambos singles exploran el interior de los seres humanos y los complejos que aparecen en la soledad.

En esta ocasión hablamos con él sobre sus últimos lanzamientos, las referencias que tiene a la hora de componer y su mirada sobre el universo del freestyle.

VICE: Pasaste de lanzar un disco completamente instrumental a dos singles con letra. ¿Cuál es la razón?

Replik: No creo que esta transición tenga un sentido premeditado, intento ir sacando lo que me apetece en el momento. Creo que hay canciones que tienen que ser instrumentales y otras a las que intento meterle las voces que ya tengo pensadas en vez de dejarlas en mi cabeza o en mi computadora. Este último sencillo decidí sacarlo con voz, porque era un tema viejo que quería sacar. En mi caso no hay un sentido, sino que se va ordenando de manera armónica. Seguro habrá gente que piense que me quise alejar de las letras por algo en particular, pero no lo veo como una señal de alejamiento, sino de acercamiento a otra cosa.

Publicidad

En “Rubíes Rubios vol 1” nombrás a Don Juan y a Vasudeva. El primero, un personaje de la literatura española; el segundo, de la mitología hindú. ¿Por qué?

Cuando escribí esa letra venía de leer Siddharta, donde aparece Vasudeva como un personaje muy importante; también había empezado a leer Castaneda y todos sus libros son sobre Don Juan. Me gusta eso, dejar marcas y huellas de lo que está sucediendo en mi vida o mostrar lo que me representa. Estos personajes hoy son trascendentales en lo que me está pasando.

¿Las letras que componés se relacionan a menudo con lo que estás leyendo en ese momento?

Sí. La lectura es fundamental, depende de lo que esté leyendo mis escrituras van a tener que ver con ese universo. Al mismo tiempo, esas escrituras se relacionan con  lo que me pasa a mí personalmente. Esa es mi intención. No me interesa transmitir un mensaje que no vivo.

¿Incluso cuando has batallado?

Sí. La lectura siempre fue un método de expresión.

¿Y ahora qué estás leyendo?

Ahora estoy leyendo a Castaneda, un libro que se llama Una realidad aparte. También estoy leyendo una tesis de dos hombres que se pusieron a investigar sobre los orígenes ocultos de la religión cristiana, entre otras cosas. Se llama Los Misterios de Jesús.

En muchas de tus canciones escucho cuervos de fondo, la tapa del disco Raven tiene uno dibujado, aparte tiene sonidos muy oscuros. ¿Qué hay detrás de Raven y Pleito tape?

Publicidad

Denomino mi música como bastante oscura, es verdad, pero es un gusto personal. Me gusta escuchar vibraciones, sonidos, letras oscuras. No me interesan las letras alegres y coloridas manifestando que la vida es linda con un sonido arriba, no es mi vibra. Creo que es hasta necesario, creo que es mucho más necesario ir a la oscuridad que ir a la luz, porque la luz ya está iluminada y en la oscuridad queda mucho por iluminar; si no lo hago, va a quedar oscuro para siempre.

¿Estás escribiendo sobre algo en particular actualmente?

Últimamente suelo escribir sobre mis problemas psíquicos, mis complejos, mis competitividades, mis ambiciones. Me critico mucho, hablo sobre mis falsas ilusiones, sobre mis pensamientos incoherentes. También estoy escribiendo sobre algo que de hecho es más bien luminoso, y se trata de la unidad de todas las cosas.

¿Te encontraste con muchas incoherencias y contradicciones en el mundo del freestyle de tu generación?

Hace tiempo que estoy en mi mundo y no me asomo por la ventana para ver lo que está pasando en el mundo del freestyle de mi generación. Tampoco creo que sea necesario hacerlo para darme cuenta de que seguro hay muchas contradicciones e incoherencias, como en todos esos mundos. Me parece que a esta altura lo tomo de manera muy superficial, no me tomo el tiempo para ver qué pasa, quizás es un prejuicio que tengo al pensar que ese mundo es así sin estar dentro.

¿Y cuál es la razón por la que no querés estar dentro de ese mundo actualmente?

Creo que se puede estar dentro de otra forma. Yo no quiero estar dentro en el momento de estudiar quién sacó qué cosa, porque lo veo comercial, banal y hasta una moda que no me interesa. Sí me interesa formar parte de ese mundo para poder abrir puertas a otras personas que tienen algo distinto para decir o darles trabajo, pero solo eso. No tengo idea de qué canción es la más escuchada, de los artistas que hoy son llamados referentes. Siento que hay mucha contaminación dentro del mundo artístico.