FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Maduro quiere poner escáneres de huellas digitales en los supermercados

Para solucionar la crisis de escasez de alimentos, el presidente de Venezuela pretende controlar que los consumidores no compren más de lo necesario.
4.9.14

La escasez de alimentos no es algo extraño en Venezuela. A pesar de que el país es rico en petróleo, y ha crecido durante las últimas décadas, Venezuela está pasando por un infierno económico, con un déficit masivo y un incremento en la inflación. Además, no puede abastecer los mercados con las necesidades básicas.

Todo, desde el arroz hasta el papel higiénico, se ha visto afectado durante la crisis de alimentos, que puede atribuirse a los controles de los precios instaurados por Hugo Chávez, como una alternativa para hacer subir el valor de algunos productos durante la economía del espectro. Naturalmente, el presidente Nicolás Maduro culpó a la CIA de hacer un complot para desestabilizar el país.

Y, el actual presidente, también tiene una solución igualmente sensata para superar la crisis: en vez de reformar el control de precios, quiere empezar a tener las huellas digitales de todos los compradores para asegurarse de que no están acaparando alimentos.

La acumulación de alimento y el contrabando son, de hecho, un problema latente en el país. Según la BBC, hasta el 40% de los bienes de Venezuela termina en la frontera colombiana, donde se valorizan. Con la toma de huellas digitales el gobierno pretende asegurarse de que los consumidores no compren una cantidad abundante de aceite vegetal, porque eso sería una lástima.

Es como el dicho “hacer mucho con poquito”, el típico slogan traído de la Segunda Guerra Mudial, en Estados Unidos, excepto que esto es un poco más orwelliano. Si el plan entra en vigor, las tiendas van a introducir escáneres electrónicos que van a registrar, biométricamente, datos de cada supermercado del país. “El sistema biométrico será perfecto”, anunció Maduro la semana pasada.

Claramente, este tipo nunca ha visto Minority Report.