FYI.

This story is over 5 years old.

Μόδα

Los brackets mortales están de moda en Tailandia

Los brackets falsos provocan tiroiditis aguda y parada cardíaca.

Los brackets marcan tendencia entre los adolescentes de Tailandia y cada vez más en sitios como Indonesia y China, lo cual es bastante raro porque, en occidente, llevar brackets es una metáfora de rechazo y marginación durante la adolescencia. Sin embargo, en los países que mencionamos, los brackets están considerados como un signo de riqueza, estatus y estilo. La razón es bastante obvia: llevar ortodoncia es muy caro. En Bangkok, por ejemplo, ponerte brackets adornados puede costarte aproximadamente unos 1200 dólares, una suma sustancial para un país con un PIB de 345 mil millones de dólares (EEUU tenía un PIB de 15.06 billones en 2011). Así que ahora todos los críos se rifan por llevar cualquier cosa que lleven los jóvenes y ricos, porque obviamente es molón y muy mono.

Publicidad

Earn the Star.

Esta visión positiva de los brackets es sin duda parte de su popularidad entre los famosos jóvenes como la cantante tailandesa Earn the Star y la rompecorazones Andika Kangen de Indonesia. También hay páginas web indonesias y tailandesas con mil fotos de Gwen Stefani cuando llevaba brackets en los noventa, la cual confesó recientemente que fueron una “decisión de estilo”. Después de visitar incontables blogs sobre brackets y ser testigo de la gran variedad de colores y formas que existen, pude empezar a dejar de flipar como cuando era una niña de 10 años y veía todo ese colorido y esas joyas tan monas en Claire’s en Glendale Mall, más o menos en 1997. Incluso podía acordarme vagamente de haberme sentido celosa de los niños de mi colegio que llevaban brackets, o muletas, y especialmente de aquellos que llevaban escayolas pintarrajeadas por todos los otros niños. ¿Por qué no tuve yo la oportunidad de andar por ahí con una escayola llena de pintadas de penes?

Pero como cualquier otro artículo que es caro y a la vez “muy mono”, la oferta inevitablemente llega a satisfacer la demanda. El mercado está inundado con imitaciones y artículos falsos. En Indonesia, los brackets, que ahí se llaman kawat Gigi untuk gaya o behel, solo te costarán unos tristes 100 dólares.

Y lo mejor de todo es que ni siquiera tienes que ir al dentista. Es bastante normal que en los salones de belleza indonesios te pongan unos brackets. Y si incluso tener que ir ahí te parece un fastidio, en cualquier puestecito al aire libre de un mercado o en tiendas online venden kits Do It Yourself. En esta página puedes escoger entre “flores”, “gatitos”, “power O” o “Mickey Mouse”. Una tienda online ha hecho un vídeo para anunciar todas las posibilidades que ofrecen los brackets.

Publicidad

Incluso los brackets legítimos pueden tener riesgos para la salud, por ejemplo dientes picados, descalcificación, gingivitis, heridas en la boca, inflamación del tejido blando o resorción de las raíces dentarias, pero aparentemente los riesgos de los otros brackets son aún más serios.

Según dice la prensa, aunque un pack de brackets falsos de Hello Kitty sea monísimo, también puede ser mortal. Hasta ahora, los brackets falsos se han relacionado con la muerte de dos adolescentes tailandeses. Un par de brackets chapuceros fueron la causa de la muerte por tiroiditis aguda y parada cardíaca de un adolescente de 17 años en la ciudad de Khon Kaen. En Chonburi la policía relacionó la muerte de una niña de 14 años con unos brackets falsos comprados en un puesto ilegal. La respuesta del gobierno tailandés fue prohibir la importación, producción y venta de dichos brackets. Vender brackets falsos ahora conlleva una pena de hasta seis meses en prisión y una multa de 50.000 baht, unos 1300 dólares. Para los importadores y productores de brackets falsos, la pena es de hasta un año en prisión. La Consumer Protection Board de Tailandia (junta de protección del consumidor), ha declarado que algunos hilos de los brackets falsos que se confiscaron en redadas contienían plomo.

No es una sorpresa que las medidas contra los brackets falsos solo hayan causado más venta ilegal; se ha creado una especie de mercado negro de brackets falsos en el cual los kits DIY siguen vendiéndose discretamente tanto online como en mercadillos. Los brackets falsos también se han llegado a asociar con la subcultura de las motos conocida como dek wehn wehn. (Dek, en tailandés, significa “niño”, y wehn wehn es una onomatopeia para el sonido de una moto arrancando).

En Indonesia, donde los brackets falsos todavía son legales, esta moda no se limita solo a los niños; los adultos también los compran. Algunos viajeros se han dado cuenta de que en algunos hoteles de Indonesia es difícil encontrar un miembro del personal que no tenga una sonrisa verde de plomo.

Para más rarezas de la moda, visita VICE Style.