La noche que me fui de fiesta en Bogotá con Depeche Mode
Ilustración por: Juan Ruiz | Noisey en Español.

La noche que me fui de fiesta en Bogotá con Depeche Mode

Así fue una noche de cócteles y discusiones sobre política con los papás del new wave en su primera visita a la capital colombiana. ¿Repitis el 16 o miedo?
16.3.18

Van a ser nueve años desde que tuve el honor de abrir el primer concierto de Depeche Mode con mi banda Angele Phase en Colombia. Fue una experiencia única, cargada de buena energía y algunas sorpresas desde cómo escogieron mi proyecto musical, a luego pasar el resto de la noche con la banda de Basildon a puerta cerrada, donde empezamos una amistad que tenemos hasta hoy.

En resumen, alguien le sugirió al empresario del concierto que nuestro proyecto tenía la relevancia y fuerza para abrirle a estos pioneros del Electro - New Wave. Entramos en convocatoria con otras cuatro bandas que si no estoy mal eran Estados Alterados, V for Volume, De Lux Club y Soviética.

Publicidad

Para que se hagan una idea, en nuestro primer disco, 7 de 11 canciones eran en inglés y las otras 4 instrumentales. Estaba inspirado en las bandas de new wave y krautrock como Stereolab, Ladytron, CSS, Trans Am, NYPC, Talking Heads, Ice House, The Cars, OMD, Joy Division, New Order, David Bowie, The Cure y por supuesto Depeche Mode.

¡Tres semanas antes del concierto, me llamó el empresario a contarme que nos habían escogido! Llevaba un año de haber terminado la grabación del primer LP, seis meses de haberlo lanzado y estábamos empezando la campaña de promo en bares de Bogotá y Medellín. Apenas recibí la noticia contacté a Juan Martin Fierro, que nos estaba ayudando con la prensa y nos reunimos a hacer el comunicado. Se convirtió en una bomba mediática, era grande abrirle a una de las bandas más influyentes y famosas del mundo.

Aquel 10 de octubre del 2009, nuestro concierto fue de 30 minutos y tocamos siete canciones sin parar. Fue muy emocionante tocar en frente de un público tan grande que venía a ver a Depeche Mode. Se pasó muy rápido y salió muy bien a pesar de unas dificultades técnicas. Volvimos a nuestro camerino y en medio de la celebración alguien golpeó a la puerta, era el manager de la banda que fue a felicitarnos y de paso nos dejó pases para ir a saludarlos después del concierto.

Pasamos a saludarlos en el camerino y apenas vi a Andrew Fletcher me le acerqué a felicitarlo. Él se estaba comiendo un curry y no quería charlar entonces me dijo "habla con Martin, él los escogió". ¡Quedé frío! Me le acerqué e inmediatamente comenzamos a hablar de música. Me felicitó por Angele Phase y me confirmó que nos había escogido porque le gustó mucho nuestra propuesta musical, que dijo, le recordaba a Joy Division, The Cure y Talking Heads. Según él las otras propuestas eran muy buenas pero que ellos buscaban el sonido fresco que encontraron en la nuestra.


Lea también:


Después de oír un playlist muy potente que ponía Martin en el parlantico Bose, un remix buenísimo de New Wave, la tour manager dijo que esto se estaba terminando y que tenía que llevárselos a un compromiso en Andrés D.C. Martin me dijo que por favor le dijera a los organizadores que fueran a otro lado porque habían almorzado allá y ya había sido suficiente "tropical". La manager me dijo que tenían que ir por convenios pero que después los recogiera y fueramos a otro lado. Luego nos fuimos en la van de Angele Phase a la zona rosa y entré a Andrés D.C. a encontrarlos solos en un espacio reservado gigante con mesas llenas de comida, jugos, cocteles y decoración. Hablé con la manager y le propuse llevarlos a Armando Records, donde tocaba con mi banda y ponía música con otros amigos músicos. Me dijo que no se podía por lo lleno que estaba ese lugar en esos días, tenía apenas un año y estaba de moda. Me dijo "escoge un lugar cerca y los llevas allá sin decirle a nadie".

Así que salimos de Andrés y nos fuimos caminando a Mai Lirol Darlin. Algunos en la calle los reconocieron y se pegaron, éramos solo unos 12 y entramos al bar. Salió el dueño del bar a recibirnos con una cara de asombro que no podía y me dio un abrazo muy espichado. Luego la manager le dijo que cerrara la puerta en cinco minutos y así lo hizo. Seríamos unos 20 o 25 como mucho. Nos quedamos poniendo música, bailando y hablando con Martin, Andrew y los músicos invitados hasta las 3:30 casi 4am.

Publicidad

Ya entrando en el calor de la noche dejamos de hablar tanto de música y pasamos a temas más personales. Me contaron que estaban viendo a las afueras de Los Angeles hacía varios años por la calidad de vida, que no les gustaba el frío de Londres. Esto llevó la conversación a la política y el entorno en el Reino Unido porque nos explicaron que estaban en contra del rumbo derechista que estaba tomando la isla y Europa.

Dijeron que ellos ya habían vivido el Thatcherismo y habían sido partícipes de la revolución anti derecha, de los derechos LGBT, de las drogas, la libertad de expresión y obvio, el new wave… Contaron que en ese punto de la vida estaban disfrutando y no peleando pero igual siempre manifestando sus ideas por medio de la música y el arte. Me acuerdo que nos contaron que les ofendía la actitud de los Estados Unidos y el Reino Unido de imponerse extorsionando al planeta a su juego financiero, al negocio de las armas enmascarando situaciones que no existían en el medio oriente, que estaban siendo fabricadas y difundiendo esos mensajes en sus propios medios y repitiendo las mismas "versiones oficiales" de los hechos hasta que calaran y se volvieran "reales".

Se calentó la conversación y ya estábamos en temas de conspiración y manipulación. Yo estaba en mi salsa, ¡feliz! Discutir de todos esos temas con estos personajes ya era como un sueño. Hasta hablamos de política en Colombia, de quienes finalmente estaban por salir del poder, de lo que estaba pasando aquí y demás. La noche se puso tan buena que decidimos seguir en el hotel y llegamos a Casa Medina a abrir el bar. El teclista invitado, mi tocayo Peter, nos hizo cócteles y destapó unos vinos. Creo que allá nos quedamos hasta las 6:30 a.m y ahí terminó la noche mágica. ¡Que personas tan bacanas, tan humanas, tan normales!

Me sorprendió que los viejos no se tomaran nada en el camerino, en Andrés, en Mai Lirol ni en el hotel y de hecho se los pregunté. Me dijeron que después de tanta rumba, en los ochenta especialmente, ya estaba bien, que ya habían rumbeado suficiente. Por el contrario, los músicos invitados de la banda si rumbearon con toda, andaban felices de estar en Colombia.

Mantuvimos saludos por email con Martin y comentábamos sobre música y remixes cada tanto. En 2013 fui a un festival que se llamaba Optimus Alive en Lisboa y le escribí a Martin contándole que estaba allá con unos amigos y lo quería saludar. Al rato me contestó y me contactó. Unas horas más tarde me llamaron de Los Ángeles para concretar las entradas para el "after show". Nos volvimos ver con el mago que escribe las canciones en Depeche Mode y parchamos una horita.

Aún seguimos en contacto y nos escribimos de nuevo para este concierto del 16 de marzo. Nos invitó al concierto y al "after show" y espero que esta vez pueda conocer a Dave Gahan en persona porque las últimas dos veces se ha ido al hotel justo al bajarse del escenario.