El ecléctico sonido mestizo de Morfonia está de regreso
Foto cortesía de la banda.

FYI.

This story is over 5 years old.

El ecléctico sonido mestizo de Morfonia está de regreso

Hablamos con la banda antes del lanzamiento de su próximo sencillo.

En 1993 nació Morfonia, una banda con una propuesta ecléctica que se tomó Bogotá. Este grupo definió de forma perfecta el mestizaje, ya que su sonido era una mezcla entre los sonidos raizales el rock, el funk, el punk, mejor dicho el rock en general. La caótica capital y la complejidad de vivir en ella fue la fuente de inspiración de esta banda que tomó toda esa locura y lo volvió música. El tráfico, el miedo, la lucha, la belleza que día a día recorren las calles de una ciudad como Bogotá, se sienten en las canciones de este grupo que el sábado 2 de septiembre lanzará un nuevo sencillo con un concierto en Latino Power.

Publicidad

'Calibre 24' es el primer adelanto de lo que será el nuevo disco de Morfonia. A parte de grabar para el tributo de Hora Local en 2007 y el Tributo Anónimo a Aterciopelados en 2016, la banda no había lanzado nada nuevo en un buen tiempo. Además, hace un año no se reunían para tocar. Por eso esta noche es especial, ya que también marca un nuevo camino de música, improvisación y creación de Morfonia.

Para el próximo año, la agrupación piensa lanzar un vinilo con temas nuevos que irán viendo la luz de a poco. Antes de eso, y de este lanzamiento especial en el que estarán como invitados David Castiblanco, quien tocará un sintetizador hecho por él, y Julio Maldonado, que tocará el bajo en algunos temas, hablamos con Gregorio Merchan sobre 'Calibre 24' y cómo era hacer música en los 90.

Háblenme del nuevo sencillo.
'Calibre 24' es una canción que está escrita para todas aquellas personas que con sus palabras solamente destruyen. Aquellas personas que solo usan las palabras como medio para llegar a algo sin importar si es verdad o no, una canción personal que puede ser universal en un mundo en el que las palabras cada vez tienen menos significado y son simplemente utilizadas a conveniencia. El mundo está lleno de políticos que solo buscan logros personales y destruyen al mentir, igual que en las relaciones personales.

¿Cómo nace la idea de fusionar la música tradicional con el rock?
Desde que empezamos, nuestro punto de encuentro en cuanto a gustos musicales fue Distrito, una banda que hacia esta fusión de una manera única y que ha influenciado a todos los que han venido detrás haciendo nuevas músicas colombianas. Desde ese entonces, tuvimos la oportunidad de conocer a estos increíbles músicos y nos sembraron la semilla de buscar en nuestras raíces musicales. Al dedicarnos a la música como profesión, terminamos aprendiendo muchos ritmos colombianos, latinoamericanos y de otras latitudes. Eso nos mostró que todo tiene la misma raíz, o por lo menos lo que viene de lo afro, la música colombiana y el rock no son la excepción, por eso confluyen muy fácilmente y al tiempo fluye una identidad que no niega ni lo uno ni lo otro. La música es una.

Publicidad

¿En los 90 hubo una especie de explosión de esta fusión, encabezada por bandas como ustedes, Aterciopelados, en cierta medida Carlos Vives. Ahora hay una segunda explosión con grupos como Romperayo, La Tromba Bacalao, Bomba Estéreo entre otros. ¿En qué se parecen y en qué se diferencian estos dos momentos?
En esos momentos la situación de violencia en el país era mucho mas complicada que ahora. El sonido que se escuchaba en el rock era mucho más crudo, más distorsión y voces gritando, así sonaban esas fusiones que además tenían una perspectiva mucho más cachaca que ahora. En este momento la mayoría de músicos que estudian los sonidos tradicionales van a los pueblos raizales y eso da una visión mas exacta de lo que es en realidad hacer música tradicional y poder fusionarla con el rock, el pop y el jazz. En este momento hace falta arriesgar un poco más, irrespetar, en el buen sentido de la palabra, esas raíces y darles una visión mas personal. Igualmente, creo que las nuevas músicas colombianas son las que están mostrando mayor creatividad a la hora de hacer producciones, el rock está en un lugar bastante cómodo y estándar que no sorprende. La mayoría de propuestas suenan muy bien, pero no hay sorpresa, no hay riesgo, no hay algo que rompa el molde.

¿En lo personal, cuál es la diferencia entre roquear en los 90 y roquear ahora, en términos de escena, energía y edad?
Roquear en ese momento y ahora para mi es lo mismo. Es volver a ser niño, volver a ser rebelde en cuanto al discurso, en cuanto a no decir lo que todos dicen, en tener mi propia forma de decirlo. En cuanto a la escena, hay muchas más bandas, muchos más festivales, muchos más medios de divulgación, de información. Eso es bueno porque ya no dependemos únicamente de la radio para poder hacer conocer una propuesta, pero también es malo porque hay tantas cosas que finalmente si lo que tú divulgas en las nuevas plataformas no te engancha en los primeros 10 segundos, ya perdió su oportunidad de ser escuchado. Es un consumo en el que nadie se acuerda de los nombres de las bandas y nadie se escucha un álbum completo, solo el fan. La energía, por lo menos para nosotros, en este momento está en un buen punto, estamos botándola toda en los ensayos, grabaciones, presentaciones, jugando como en 1993 cuando nos conocimos, ahora con 42 años lo que buscamos al final de todo ello es la satisfacción de un buen disco, de un buen show, de una buena canción terminada, que diga algo coherente. Creo que era lo mismo que cuando teníamos 20, solo que ahora tenemos más historias que contar.

Publicidad

Lea También:


¿Cuál era la inspiración para componer en los 90 y cuál es la inspiración para componer hoy en 2017?
Bogotá ha sido un tema recurrente en las historias que contamos, siempre buscando metáforas que dejaran claro que somos parte de todo esto. El cine, el rock argentino en sus gloriosos años 80 y 90, el funk, King Crimson fueron sonidos inspiradores que hoy en día siguen latentes. La Bogotá del 2017 es diferente en muchos aspectos. Ya no podemos pegar carteles de los conciertos, los bares son otros, hay más información, más conciertos de bandas internacionales y eso permite tener un buen punto de referencia para saber que el mensaje que tenemos para decir desde Bogotá, cada vez tiene mas oídos no solo aquí sino en el mundo.

¿De dónde nace esa inquietud por la improvisación?
La improvisación nace desde el primer día en que tocamos juntos. Nos encontramos en la casa del bajista, Rodrigo y yo, cuando terminamos de armar nuestros instrumentos decidimos tocar sin pensar en estructuras y lo que sucedió fue mágico, nos convirtió en hermanos eternos. La música nos unió para siempre y sin pensar, y todo esto de la nada, sin partituras, sin esquemas, simplemente tocamos, nos escuchamos, identificamos lo que el otro quería decir y simplemente lo enfatizamos o lo acompañamos. La improvisación como herramienta de composición es la que actualmente más estamos utilizando. Partimos de la nada hasta llegar a algo que luego moldeamos hasta hacerlo canción. ***
Si quieren ir al concierto de este sábado 2 de octubre solo tienen que compartir este artículo en su muro, tomar un pantallazo y mandarlo al correo colombia@vice.com con el asunto "CONCURSO Morfonia". Los primeros cinco se llevan entradas dobles. Tienen hasta el viernes 1 de septiembre a las 3 p.m.

Revise términos y condiciones aquí.