VICE Sports

Seis tonterías que aprendimos de la NFL este domingo

Vimos a dos jugadores pelearse por joyas, una solicitud de voto al Pro Bowl, y un estúpido intento de gol de campo, por nombrar algunas.
Juan  Regis
traducido por Juan Regis
27.11.17
Mike McCarthy buscando la peor jugada posible. Foto: Charles LeClaire-USA TODAY Sports

No hubo una historia fuera de lo común en la semana 12 de la NFL. Ya sabíamos que los Eagles eran bastante buenos y que los Chiefs se están cayendo a pedazos. Los Rams sacaron ventaja de una deteriorada defensa de los Saints en el mejor juego del domingo, pero no hubo mucho en términos de una narrativa divertida que valga la pena elogiar o de la cual burlarse.

Me encanta escribir sobre las tonterías que pasan en el mundo deportivo, pero ayer parece haber habido una cantidad inusual para un domingo cualquiera de futbol americano.

Publicidad

Estas son seis estupideces que sucedieron ayer en los emparrillados, clasificadas de la menos idiota a la más sorprendentemente tonta.

Estupidez número 6: Con los Patriots arriba en el marcador 35-17 ante los Dolphins, el entrenador Bill Belichick decidió mandar al campo a su mariscal de campo cuarentón, Tom Brady, con menos de cinco minutos restantes en el último cuarto. Queda claro que Belichick sabía que el partido había concluido, pero no le importó arriesgar a su jugador franquicia en un día con varias bajas por lesión. Antes de ello, Brady había recibido ocho impactos.

¿Por qué es tonto? Brady cree que puede evitar lesiones comunicándose mentalmente con sus músculos. ¿Es posible que Belichick crea lo mismo? ¿Acaso cree que Brady puede librarse de lesiones con pensamientos positivos? ¿Será que el entrenador de los Pats cree que su equipo haría bien las cosas con Brian Hoyer al mando para el resto de la temporada? No sería una mala idea darle algo de descanso al 12 de Nueva Inglaterra.


Relacionados: ¿Qué pizzería se parece a tu equipo favorito de la NFL?


Estupidez número 5: Aqib Talib de los Broncos de Denver, y Michael Crabtree de los Raiders de Oakland fueron expulsados por pelearse, porque Talib le arrancó su cadena a Crabtree otra vez. El simple hecho de describir lo que pasó me hace sentir estúpido.

¿Por qué es tonto? Por muchas razones. En términos de la pelea, Talib nunca se quitó el casco y fue el más listo de los dos. Crabtree no tenía casco y quería pelearse con alguien con un casco puesto porque le robó sus joyas. Ponerse cualquier tipo de cadenas o joyas en un deporte de contacto es estúpido; pelearse como verdaderas amas de casa adineradas es más que estúpido. Es todavía más tonta la expulsión de Crabtree, ya que los Raiders aún están en busca de un lugar en la postemporada. ¿Y los Broncos? Están calcinados.

Publicidad

Estupidez número 4: En lugar de correr el balón tres veces y forzar al tiempo extra, el entrenador de los Jaguars, Doug Marrone, ordenó pasar en segunda oportunidad en el último cuarto y no llegó al primero y diez. Los Jaguars tuvieron que despejar desde su propio territorio, lo que permitió a los Cardinals completar dos pases y patear un gol de campo con el que ganaron el partido.

¿Por qué es tonto? Los Jaguars son el amigo menos afortunado que tienes. Nunca gana en el fantasy. Siempre pierde en el casino. En lugar de jugar a lo seguro en blackjack, apuesta todas sus ganancias en una mano, le toca un 16 contra un cinco, y se caga. Así es poner todas tus fichas en la canasta de Blake Bortles. Desde luego, ha tenido una buena racha, pero forzar la situación con Bortles al mando fue una tontería.

Estupidez número 3: Coby Fleener de los Saints recibió un golpe en la cara con un casco, nunca lo revisaron para saber si tenía una contusión, se quedó en el campo para dejar caer un pase que le cayó en las manos, después lo revisaron, y resultó que sí tenía una contusión.

¿Por qué es tonto? El propósito del protocolo de contusiones y los doctores independientes que están en el campo es proteger a los jugadores de ellos mismos; todos los involucrados en el protocolo descuidaron a Fleener. Es más, todo el equipo de los Saints lo dejó solo. Fue un impacto tan duro que no se necesita ser un experto para saber que nada bueno saldría de ello. Para una liga que intenta minimizar contusiones por razones humanas y financieras, este incidente gana el premio a la estupidez más grande relacionada con una contusión.

Publicidad

Estupidez número 2: Robby Anderson de los Jets anotó su segundo touchdown del partido contra los Panthers, encontró una cámara y le pidió a los televidentes que votaran por él para el Pro Bowl.


Relacionados: Jerry Jones amenaza con demandar a la NFL con ayuda del exabogado de Harvey Weinstein


¿Por qué es tonto? Los jugadores inventan excusas descabelladas para no ir al Pro Bowl y partidos All-Star en general. "Es el aniversario 16 de la muerte de mi tortuga, y decidí pasarla con mi familia en profunda meditación. Por favor respeten mi privacidad". ¿Por qué quieres jugar futbol americano a media velocidad y poner tu carrera en riesgo?

Estupidez número 1: Los Packers iban ganando 21-14 a los Steelers en el tercer cuarto, pero el genio del futbol americano Mike McCarthy decidió intentar un gol de campo de 57 yardas en un estadio donde no existe tal cosa como un gol de campo de 50 yardas. Desde luego, Mason Crosby falló estrepitosamente y los Steelers anotaron un touchdown en la siguiente serie ofensiva. Los Packers perderían por un gol de campo.

¿Por qué es tonto? El gol de campo más largo registrado en la historia del Heinz Field es de 52 yardas, récord que el pateador de los Steelers, Chris Boswell, empató anoche al final del partido. Crosby había pateado desde las 57 yardas, y un poco más, dos veces en su carrera, pero no lo hacía desde 2013. Tenía 29 aciertos detrás de las 50 yardas antes de gol de campo de anoche. La patada fue tan tonta que les apuesto muchas personas como yo prefirieron ir al baño después de la captura de Brett Hundley porque la idea de un gol de campo para los Packers era inconcebible, pero cuando regresaron vieron a los Steelers con el balón a mitad de campo. Una cosa es perder por la superioridad del rival y otra perder porque tu entrenador tomó la decisión más estúpida del domingo en la NFL.