FYI.

This story is over 5 years old.

africa

África podría convertirse en el nueva esperanza para la producción de energía solar

Muchos hogares africanos dependen de lámparas de queroseno sucio, caro, y a veces mortal, pero la generación de energía solar ha comenzado a ofrecer una fuente alternativa de energía económica y segura.
29.1.15
Imagen vía Rebecca Cooke

Al acabar su sesión de estudio bajo la luz de las lámparas, los alumnos de la Escuela Secundaria Idodi en Tanzania se fueron a sus habitaciones a dormir. Por la mañana doce de las alumnas habían fallecido. El incendio que afectó a la escuela se inició cuando una lámpara de queroseno cayó durante la noche, provocando que las mortales llamas se propagaran a través del edificio mientras las niñas dormían.

Publicidad

Cientos de personas asistieron al funeral de las niñas, que fueron enterradas en un improvisado y pequeño cementerio en el patio de la escuela. Sus cuerpos quedaron inidentificables debido a la intensidad de las quemaduras y fueron enterrados en una fosa común. A unos metros del cementerio, bajo un sauce, una única pieza de madera muestra los nombres de las doce niñas.

Idodi es un pequeño pueblo situado a unos 320 km de Dodoma, la capital del país. Este pueblo tiene solo una escuela secundaria y en las semanas siguientes al incendio, los alumnos fueron enviados a sus casas, hasta que se finalizara la construcción de un nuevo dormitorio.

Cementerio en el patio de la escuela en Idodi, donde las victimas del keroseno fueron enterradas

Accidentes como el que tuvo lugar en 2009 en la escuela Idodi, no dejan de ser sorprendentemente habituales. El 86 por ciento de los hogares de Tanzania no tienen acceso a electricidad. En lugar de interruptores de luz o bombillas, los ciudadanos utilizan contaminantes y costosas lámparas de queroseno. Además desprenden también una enorme cantidad de gases contaminantes, que causan problemas respiratorios y contribuyen al calentamiento global — una de las mayores amenazas a las que se enfrenta África en la actualidad.

El recurso más abundante del continente, a menudo ignorado por los gobiernos y el mercado, es considerado cada vez más como la mejor manera — y la más razonable —de proporcionar luz.

Por primera vez, África tiene esperanzas tangibles de contar con un suministro eléctrico seguro, limpio y estable en forma de energía solar. Por primera vez, una generación de africanos está empezando a beneficiarse del acceso a la electricidad — algo que sus padres sólo podrían haber soñado.

Publicidad

Desde el espacio y durante la noche, el continente se ve totalmente oscuro, a excepción de unos pocos grupos de luces procedentes de las grandes ciudades de los países más ricos, como Ciudad del Cabo en Sudáfrica y Nairobi en Kenia. Para los millones que viven en la pobreza energética — el 30 por ciento de los ingresos de una familia se destinan a cubrir los costes de queroseno — la oscuridad perjudica a los estudios, los negocios y las actividades recreativas.

Sin embargo, la energía solar provee actualmente a muchas escuelas de una fuente segura de luz, lo que se traduce en un mayor número de horas de estudio y aprendizaje para los alumnos. La Escuela Secundaria Idodi, que alberga los fantasmas de las víctimas del incendio provocado por las lámparas de queroseno, ahora cuenta con paneles de energía solar que proveen de luz a sus clases y dormitorios.

"La energía solar conserva nuestro medio ambiente", dijo Lucas, un estudiante de 17-años de edad, que planea ser ingeniero cuando termine la escuela.

Desde la instalación de los paneles solares, la escuela ha confirmado una mejora en los resultados de los exámenes porque los estudiantes ahora pueden pasar más tiempo estudiando por la noche.

"El aumento del rendimiento de los estudiantes en toda la escuela promoverá el desarrollo de nuestra nación, porque los niños crecerán y conseguirán trabajos más profesionales", dijo Lucas a VICE News.

Alumnos de la escuela Idodi inspeccionan las lámparas 

África se considera cada vez más a nivel internacional como una nueva esperanza para la inversión en energía solar. La instalación de paneles solares más grande del continente, situada cerca de Kimberly en Sud África, entró en funcionamiento el año pasado, generando electricidad limpia para más de 80.000 hogares. Y, a pesar de su amplio historial de conflictos derivados de la extracción de recursos naturales y de la corrupción generalizada con los productos básicos como el combustible, África se está convirtiendo en líder en energía limpia

La oportunidad de crecimiento en el mercado solar de África es enorme — no sólo para los inversores a gran escala que buscan comprar terreno para instalar inmensos parques solares con miles de paneles fotovoltaicos, sino también para su uso en los hogares y las empresas locales.

Publicidad

Solar Aid es una de las empresas que está ayudando a estimular la transformación de la energía en África, una ONG internacional con un claro objetivo: erradicar las peligrosas lámparas de queroseno del continente para el año 2020. Su objetivo es sustituirlas por lámparas solares portátiles, que ofrecen entre cuatro y ocho horas de luz cargando la batería una sola vez.

Las lámparas solares han tenido un gran éxito en el mercado nacional, y propietarios de pequeñas empresas, escuelas y familias ya han defendido sus beneficios tanto económicos como para la salud.

Gilbert Mwalwanda vive en Karonga, Malawi, y dirige una pequeña tienda desde su propia casa, donde viven su esposa y sus cinco hijos.

"El negocio está en auge porque los fondos que gastábamos antes en la compra de queroseno, ahora se utilizan para comprar los accesorios del ordenador y puedo cargar la batería de mi teléfono utilizando energía solar para comunicarme con los clientes", dijo Gilbert a VICE News. "Uso la luz solar para cargar mi teléfono, para iluminar mi casa, leer y escribir."

Sus hijos también pueden destinar dos horas más a los deberes cada día debido a los beneficios de la luz solar. "La luz solar es muy luminosa y no afecta a sus ojos al leer. La luz solar no huele como el queroseno, que no permitía leer durante más tiempo".

El uso de luces solares portátiles se está expandiendo en los hogares y las escuelas de África, cómo ésta en Kenia. 

En toda África, ya se han vendido más de 1,5 millones de las luces solares portátiles.

Para un continente que ha descartado casi por completo la tecnología de la línea fija y utiliza actualmente los dispositivos móviles, el salto de una situación de escasa electricidad a una de energía solar generalizada sería muy adecuado. La capacidad de poder evitar que generaciones enteras utilicen tecnologías perniciosas para el medio ambiente, como las centrales térmicas, es un desarrollo que jugará un papel importante para fortalecer las economías de África dentro de la economía mundial, ya que contribuye a un futuro bajo en carbono. Ello también proporciona una lección para países como China, India y Brasil, que también están lidiando con el desafío de proveer de redes eléctricas a sus poblaciones.

Publicidad

En la actualidad más de 28,5 millones de africanos tienen electricidad solar en sus hogares o negocios. Para diciembre de 2015, Blue Energy completará un parque solar de 155 megavatios en Ghana, dotando al país de su primera red de electricidad limpia. Será la planta de energía solar más grande de África y la cuarta más grande del mundo. Solo en los últimos cinco años, el África subsahariana ha experimentado un aumento del cuatro por ciento en energía solar.

Las plantas de energía solar de gran escala como el proyecto Nzema proporcionan un modelo para los gobiernos africanos para poder desbloquear el enorme potencial de la generación de la energía solar, pero aún se ve como una tecnología nueva y en expansión. Aunque la caída de los costes de fabricación y de montaje está causando que la energía solar alcance nuevas cuotas en muchos países desarrollados, como Estados Unidos y Alemania, se necesita aún una gran afluencia de capital para ayudar a que la tecnología despegue en los países más pobres de África.

Chris Dean, consejero delegado de Blue Energy cree que el continente africano podría ser decisivo para el gran avance de la energía solar.

"La estrategia de Ghana con la implementación de la energía solar sitúa a este país en una posición fuerte para dirigir la revolución de las energías renovables en el África subsahariana", dijo. "Hay un enorme potencial para desarrollar la energía renovable en la región. Creemos que Nzema mostrará a otros países africanos lo que puede lograrse y estimulará a la acción."

Imágenes por Rebecca Cooke

Sigue a Rebecca Cooke en Twitter en: @RebeccaCooke1