FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo el Reino Unido ayudó a dirigir ataques letales con drones en Yemen

Una investigación de seis meses de VICE News ha dejado al descubierto como agentes de la inteligencia británica trabajaron de forma encubierta en Yemen durante años para identificar a blancos humanos para los ataques de los drones estadounidenses.
8.4.16
Manifestantes en Sanaa queman la efigie de un avión de combate estadounidense en Yemen. Imagen por Khaled Abdullah/Reuters
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Durante la última década la inteligencia británica ha cooperado sistemáticamente con agencias estadounidenses y yemeníes en la guerra encubierta contra Al-Qaeda en Yemen. Así lo revela una investigación de VICE News.

Siendo esto algo que ha caracterizado la política unilateral de Estados Unidos, VICE News ha descubierto que a través de agentes dobles, vigilancia y marcaje electrónico, los Servicios de Inteligencia Británicos (SIS, también llamados MI6) ayudaron en la identificación y la localización de blancos humanos para ataques con drones americanos desde 2010 en adelante.

Publicidad

Lee aquí el reportaje completo: La guerra británica encubierta en la Guerra del Yemen: una investigación de VICE News.

La guerra encubierta en Yemen se ha cobrado la vida de 1.651 personas, incluyendo a 261 civiles, de acuerdo con el Bureau of Investigative Journalism. Otras tantas han sido heridas.

"Teníamos una lista de objetivos con nombres que podíamos perseguir", explicaba Stephen Seche, antiguo embajador de EEUU en Yemen. "Era muy útil para ambos [Gran Bretaña y Estados Unidos] sentarnos y ayudar a triangular aquello que oíamos de diferentes fuentes".

'Reino Unido proveyó capacidades "únicas" a través de sus redes de inteligencia humana'

Un exfuncionario senior de la CIA, responsable de operaciones en Yemen, afirmó que el Reino Unido proveyó capacidades "únicas" a través de sus redes de inteligencia humana. "Si miras en las capacidades que tiene cada bando, esto te dice algo acerca de dónde viene la inteligencia enjuiciable".

Es preocupante que el rol del Reino Unido no se haya hecho público, dijo el parlamentario británico David Davis, representante sobre la cuestión de los drones en el Parlamento de todos los partidos. "La implicación del Estado británico es algo que el gobierno debería dejar claro al Parlamento", declaró.

"Si sabemos que hemos estando ofreciendo inteligencia que ha sido utilizada para un asesinato, entonces deberíamos estar muy seguros de que esto va de acuerdo a nuestras reglas y líneas maestras".

Publicidad

Un equipo de los SIS también guió a la Agencia de Seguridad Nacional del Yemen (NSB en inglés) en una Central de Operaciones Conjuntas para observar y fijar objetivos de Al-Qaeda para los drones estadounidenses. Ali al-Ahmadi, director de la NSB entre 2012 y 2015, explicó a VICE News: "Los SIS han cooperado mucho con nosotros guiando a nuestro equipo de vigilancia, que preparaban redadas y arrestos, monitorización y fijación de objetivos. Esta fue una de las razones del éxito de la NSB".

'Nuestra gente que estaba allí desplegada era muy talentosa'.

Al-Ahmadi confirmó que el guiaje británico fue tanto "teórico como operacional" y que "los equipos de vigilancia eran la especialidad británica".

Un exoficial británico que sirvió en Yemen lo deja meridianamente claro: "Nuestra gente posicionada era muy talentosa".

Pero los formadores británicos mantenían un perfil bajo. El coronel Yahya Saleh, que entre 2001 y 2012 comandó las Fuerzas de Seguridad Centrales de Yemen, que también habían sido entrenadas por Reino Unido, hizo notar: "Establecieron que no podíamos tomar fotos de ellos, ni mencionar sus nombres. Hasta cuando se condecoró a los formadores americanos, los británicos declinaron que sus nombres fueran mencionados".

Después de que Estados Unidos empezara a utilizar una táctica conocida como "ataque por marcaje" — disparando contra grupos de hombres en edad para combatir y sin identificar por su carácter "sospechoso" — en 2012 a los entrenadores británicos se les prohibió compartir inteligencia con las fuerzas estadounidenses, para asegurar que la lucha contra el terrorismo británica era acorde al imperio de la ley.

Publicidad

Aunque de acuerdo a funcionarios americanos, británicos y yemeníes que sirvieron en este último país, miembros del Regimiento de Reconocimiento Especial británico — una unidad de las fuerzas especiales — fueron apoyados por los SIS, guiando a la NSB y a la Organización para la Seguridad Política de Yemen. Esto ha situado a estos soldados bajo el control de la Oficina de Exteriores de la Commonwealth (FCO en inglés), eximiéndolos de las regulaciones del Ministerio de Defensa y permitiéndoles continuar alimentado el programa de drones y aportar agentes de inteligencia de forma encubierta.

Un oficial británico ha sostenido que "en el momento en el que son transferidos, el Ministerio de Defensa pierde todo control sobre lo que están haciendo".

En respuesta a una pregunta parlamentaria sobre la implicación del Reino Unido en la guerra de Yemen por el parlamentario Tom Watson en julio de 2014, la FCO contestó: "Los ataques con drones contra objetivos terroristas en Yemen son responsabilidad de los gobiernos yemení y estadounidense. Esperamos que las partes implicadas actúen en concordancia con la ley internacional y que tomen todas precauciones factibles para evitar bajas civiles cuando lleven a cabo las operaciones".

El número de ataques derivados del apoyo de la inteligencia británica es un secreto muy bien guardado, pero un oficial senior de la CIA responsable de operaciones en Yemen confirmó que el hecho de compartir de objetivos entre la inteligencia es algo habitual.

Publicidad

Hasta nueve ataques se cree que pueden haber surgido de un agente británico, incluyendo un ataque a un grupo de granjas conocidas como Wadi Rafad el 6 de mayo de 2012, que mató a Fahd al-Quso, un comandante sobre el terreno de Al-Qaeda en la Península Árabiga (AQAP en inglés) que estaba en disposición de haber bombardeado el USS Cole en 2000.

'Una forma muy rápida de alistar a un montón de gente a las filas de nuestros enemigos'

El ataque también mató a un estudiante de 19 años llamado Nasser Salem Lakdim, quién se ocupaba de sus cultivos en el campo adyacente. El padre de Nasser fue a toda prisa hacia su casa para encontrar a su hijo en pedazos. "Era horrible, apenas no puedo describirlo", rememora a VICE News.

En otro ataque basado en los informes del mismo agente británico, el 30 de marzo de 2012, un drone estadounidense disparó tres misiles contra un coche en el centro de una ciudad yemení. En 2015, documentos GCHQ sostenían que el ataque acabó con la vida de un "doctor pionero en utilizar cirugía para implantar explosivos". Junto a un combatiente de AQAP, el ataque mató a un espectador civil de 60 años e hirió a 6 niños cuando jugaban a fútbol.

Nabeel Khoury, el vicejefe estadounidense de la misión de Sanaa entre 2004 y 2007, escribió en 2013 que "los ataques con drones quitan de enmedio a unos pocos tíos malos, pero también matan a un gran número de civiles inocentes. Teniendo en cuenta la estructura tribal de Yemen, Estados Unidos genera aproximadamente entre 40 y 60 nuevos enemigos por cada agente de AQAP asesinado por drones".

Publicidad

Davis coincide: "Matar a gente que no es culpable desde el cielo es una forma muy rápida de alistar a un montón de gente a las filas de nuestros enemigos".

El pasado noviembre, la parlamentaria Harriet Harmam, miembro de la Junta Parlamentaria del Comité para los Derechos Humanos, dijo ante la audiencia del Royal United Services Institute que "hay que estar atentos a la gobernanza en la que suministramos inteligencia a otros países, como a EEUU, que lideran el ataque. Somos culpables en este proceso".

Respondiendo a alegaciones de VICE News, un representante de la FCO aseguró que "habían suministrado capacidad antiterrorista para apoyar los Servicios Securitarios yemeníes con el objetivo de incrementar su habilidad para perturbar, detener y procesar a terroristas sospechosos en línea con el imperio de la ley yemení y los estándares internacionales de derechos humanos. Tras el cierre de la embajada de Sanaa en febrero de 2015 hemos suspendido esta actividad. Continuamos trabajando con socios regionales e internacionales para enfrentar la amenaza que suponen las organizaciones terroristas, incluyendo AQAP y Daesh Yemen [utilizando un acrónimo árabe para referirse a Estado Islámico] para levantar una capacidad regional en el área del contra terrorismo".

Un portavoz del Ministerio de Defensa británico declaró que este ministerio "no comenta nada sobre operaciones de las fuerzas especiales o cuestiones de inteligencia".

EXCLUSIVA: Cómo explosivos 'Marca España' pudieron acabar en manos de yihadistas sirios. Leer más aquí.

Sigue a Namir Shabibi y a Jack Walting en Twitter: @nshabibi @Jack_Watling

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES