FYI.

This story is over 5 years old.

crimen y drogas

El tráfico de metanfetamina se dispara en Asia, a pesar de las penas con que se castiga

El crecimiento económico y la existencia de unos mercados cada vez más conectados han posibilitado que la metanfetamina se hayan extendido por toda la región Asia- Pacífico.
28.5.15
Imagen por Narong Sangnak/EPA

Las incautaciones de metanfetamina en el este y el sudeste asiático, y en Oceanía se ha disparado en los últimos años: se ha pasado de las 11 toneladas incautadas en 2008 a las 42 de 2013. Las cifras casi se cuadriplican en un solo lustro, según estima un informe publicado el martes por la oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Los decomisos van desde dosis de cristal extremadamente puro que alcanza precios tan exorbitantes como los 800 dólares por gramo que se pagan en Corea del Sur; a los comprimidos diluidos que se comercializan a 1.50 dólares la píldora en Vietnam. A día de hoy la suma de las tres regiones asiáticas se han convertido en el mayor mercado de mundo para los estimulantes anfetamínicos y sus derivados, liderados por la metanfetamina.

Publicidad

"Este significativo incremento podría ser, en parte, el resultado de la efectividad de las medidas de control policial, aunque las cifras también apuntan a una expansión de la producción y del tráfico a través de la zona", subrayó Tun Nay Soe, la coordinadora en Asia para Naciones Unidas del programa Globa SMART, centrado en monitorizar el uso de las drogas de diseño. "Desafortunadamente, los datos preliminares que recabamos el año pasado indican que la distribución y la demanda han seguido subiendo para los dos tipos de metanfetamina".

El crecimiento económico y el hecho de que los mercados estén cada vez más conectados ha posibilitado que los dos tipos de metanfetamina y los productos químicos que se emplean para su elaboración se hayan extendido por toda la región Pacífico. La UNODC señala que China y Birmania serían los epicentros de la producción de drogas sintéticas, incluida la meta. Birmania, donde varias zonas del país siguen estando fuera del alcance del gobierno, es también el segundo mayor productor de opio del planeta y suministra gran parte de la heroína que se consume en el Este de Asia. El año pasado, la UNODC se refirió a "un comercio a dos bandos, de sustancias químicas entrantes y de heroína saliente del Triángulo de Oro", una vasta superficie que existe fuera de la ley y que se concentra en las regiones fronterizas de Birmania, Laos y Tailandia.

El principio activo para preparar drogas como la metanfetamina, que a menudo procede de China, ha sido incautado en los últimos años en lugares tan remotos como México. Los rastreadores de estupefacientes de Naciones Unidas, señalan que los mercados asiáticos están comprando tal cantidad de lo que se produce localmente, que los traficantes de Norteamérica, África Occidental y Asia Occidental, han puesto la vista en la zona.

Publicidad

"No cabe duda que consiguen el principio activo en Asia, que lo producen allí y que luego tratan de devolverlo a nuestra región", declaró Tun Nay Soe a VICE News, en referencia a los carteles mexicanos. "Una vez comprueben lo extremadamente bien que les sale de precio… me temo que entonces empezarán a expandir su negocio hacia nuestra zona".

El consumo de píldoras muy económicas que contienen distintas cantidades de metanfetamina — en ocasiones, nada en absoluto — se ha desplegado a una velocidad de vértigo por Asia. La UNODC informó que se habrían incautado en la región alrededor de 250 millones de pastillas, a las que localmente se conoce como "yaba" o "yama", en 2013 — una cifra que multiplica ocho veces de la de 2008. Durante el mismo periodo, los decomisos de la metanfetamina más pura y cara se han doblado hasta alcanzar las 14 toneladas.

Pastillas de metanfetamina decomisadas en Birmania. (Foto de Nyein Chan Nang/EPA).

Las pastillas se consumen a menudo en países pobres del sudeste asiático, como Camboya, Laos, Birmania y Tailandia. Soe explicó que los currantes se han acostumbrado a comprar píldoras baratas "cuando se sienten cansados". Otros estupefacientes que contienen distintas variedades de sustancias sintéticas que a veces se comercializan como metanfetamina o como éxtasis, también se han popularizado en la escena de clubes local.

Entre sus descubrimientos, la UNODC también ha interceptado las llamadas "nuevas sustancias psicoactivas", las cuales pretenden emular el comportamiento de las drogas ilegales a costa de eludir las prohibiciones legales a las que están sometidas. Los países de la zona han denunciado a la UNODC el descubrimiento de hasta 137 distintas sustancias de ese tipo desde noviembre pasado — un crecimiento sustancial respecto a las 34 que se habían registrado en 2009.

Publicidad

Los investigadores de UN también subrayaron sucesivos decomisos de ketamina, un tranquilizador de efecto disociativo que sigue sin estar tipificado bajo las convenciones sobre estupefacientes de Naciones Unidas — a diferencia, por ejemplo, de la morfina —, pero que, sin embargo, ha sido severamente regulado en Asia. Este año, China propuso una votación en Naciones Unidas para contemplar la ketamina, sin embargo se encontró con una considerable resistencia, pues es una droga que se emplea a menudo como un analgésico fundamental en países muy pobres, especialmente en África; de manera que la votación fue pospuesta. El informe de esta semana advierte, de hecho, que China es la fuente de gran parte del tráfico ilegal de ketamina a través de gran parte de Asia, y no al revés.

Expertos en política contra el narcotráfico dicen que las drásticas leyes que se aplican en muchos países asiáticos no ayudan a recortar el preocupante abuso de sustancias. En el sudeste asiático, la Asociación de Países del Sudeste Asiático (ASEAN), ha insistido en instaurar un plan para que las drogas sean gratis en sus países, un objetivo caprichoso del que el resto de países se han ido desmarcando lentamente. Al mismo tiempo, países como Indonesia continúan ejecutando a los presuntos traficantes, entre ellos montones de extranjeros, por delitos de drogas.

Sou reconoció que las cifras de Asia están lejos de ser perfectas y que las incautaciones no tienen porqué traducirse en consumo local. Gloria Lai, la inspectora de policía del Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC), asentada en Manila, afirmó a VICE News que el hecho de que la UNODC se concentre en incautaciones y en estadísticas generales, desvía la atención de lo que, según los abogados, debería de ser la principal preocupación de toda intervención: la salud pública.

Publicidad

"Nuestra mayor preocupación es que, incluso en el que caso de que todas esas cifras sean verificables, las estadísticas no reflejan las consecuencias de semejantes mercados de la droga para la seguridad, el bienestar social y la salud de las comunidades de la zona", dijo. "El informe señala que hay muchísima gente recibiendo tratamientos por abuso, pero no detalla la calidad ni la efectividad de esos tratamientos".

En muchos países asiáticos el tratamiento puede incorporar una rehabilitación obligatoria, y los esfuerzos por la prohibición están vagamente definidos, lo cual permite que las autoridades locales tengan mucho margen para emplear medidas drásticas contra consumidores que puede que necesiten asistencia médica y que podrían beneficiarse de terapias comunitarias, algo que NU preferiría.

La lucha de China contra las drogas se está convirtiendo en una guerra sin cuartel. Leer más aquí.

En abril China anunció los resultados de una masiva operación contra el consumo, que terminó en más de 600.000 consumidores siendo "castigados" desde el mes de octubre hasta la fecha, mientras que otros 133.000 fueron detenidos por estar implicados en delitos de drogas.

En China, al igual que en otros países asiáticos, la heroína y los opiáceos son las sustancias ilegales más populares. Sin embargo, las autoridades locales señalan que el uso de estimulantes como la metanfetamina, iguala, sino rebasa ya, al consumo de opio. La semana pasada la Comisión Nacional por el Control de Narcóticas china proclamó que, en 2014, había 14 millones de drogadictos en el país, de entre los cuales 2.96 millones están oficialmente registrados como tales por las autoridades. De estos, alrededor de la mitad — 1.46 millones —, confesaron ser adictos a drogas sintéticas, como la metanfetamina.

Publicidad

Si observamos el consumo general de todo tipo de estupefacientes, comprobaremos que el consumo ilegal de China es significativamente más bajo que el de Estados Unidos. Claro que la metanfetamina es una excepción, según las cifras oficiales chinas, pues el índice de consumo del país asiático dobla al norteamericano.

El khat y el kratom, dos relativamente suaves estimulantes naturales, son otras dos de las sustancias resaltadas en el informe de la UNODC. El khat es una planta, tipo matorral, que se mastica popularmente en el África Oriental y en algunas zonas de Oriente Medio; mientras que el kratom es un árbol autóctono del sudeste asiático, donde ha sido tradicionalmente utilizado durante años — sin embargo la catinona, una de las sustancias químicas que contiene el árbol, se emplea a menudo para la fabricación de drogas sintéticas.

Tom Blickman, un investigador que trabaja en el programa de Drogas y Democracia del Instituto Transnacional, declaró a VICE News que la preocupación de la UNODC sobre el katom es exagerada, especialmente dado su papel como alternativa a drogas más duras.

"Uno se pregunta porque la UNODC está invirtiendo tal cantidad de sus escasos recursos financieros y humanos, en un seguimiento tan prejuicioso de estas sustancias", dijo, advirtiendo que el kratom, en particular, se emplea en los tratamientos de rehabilitación para las adicciones al opio, la heroína y la metanfetamina. "Demonizar esas sustancias es contraproducente", sentencia.

Sigue a Samuel Oakford en Twitter: @samueloakford