En busca de los defensores más aferrados de Lance Armstrong
Lance Armstrong

En busca de los defensores más aferrados de Lance Armstrong

Más de cuatro años después de haber admitido públicamente el uso de sustancias prohibidas, Lance Armstrong permanece marginado del mundo del ciclismo. Sin embargo, algunos defensores han sido leales al estadounidense. ¿Por qué?
4.7.17

"Este es mi cuerpo, puedo hacerle lo que quiera. Puedo llevarlo a sus límites, estudiarlo, mejorarlo; escucharlo. Todos quieren saber en qué ando. ¿En qué ando? Arriba de una bicicleta dándolo todo seis horas al día. ¿Y tú?"—Lance Armstrong, comercial de Nike, 2001

"No me arrepentiré de ciertas cosas. Me sentiré mal por aquella persona que creyó, que era un fan, y me apoyó, defendió y terminó como un tonto. Necesito arrepentirme de verdad. Lo estoy". —Lance Armstrong, entrevista con Agence France-Presse, 2015

Publicidad

Lance Armstrong era considerado el deportista más grandioso de la historia. Aunque algunos atletas habían escapado de sus lechos de muerte y regresado al campo de juego, ningún fénix se erigió tan alto como Armstrong. Ningún otro ciclista ha ganado siete títulos consecutivos del Tour de France. No hay deportista que haya recaudado miles de millones de dólares para combatir el cáncer. Ningún otro individuo ha redefinido las fronteras del cuerpo humano sin haber dejado la faz de la Tierra. El Tour de France es una carrera tremendamente difícil de ganar; no debería ser posible derrotar los achaques de muerte del cáncer y seguir en lo más alto. Lance Armstrong retó a lo imposible y escribió una historia extraordinaria de triunfos sobre la adversidad.

Y ahora lo odiamos por ello. El dopaje ha plagado al ciclismo por décadas, y las acusaciones merodearon a lo largo de la carrera de Armstrong. Finalmente, el vaso se derramó cuando su excompañero, Floyd Landis, presentó una demanda en 2010 como trabajador encubierto del gobierno estadounidense. En 2013, el gobierno tomó acciones en contra de Armstrong de parte del Servicio de Correos estadounidense, institución que pagó 30 millones de dólares en patrocinios al equipo de ciclismo de Armstrong entre 1998 y 2004. Haciendo uso de su poderío en materia de relaciones públicas, Armstrong pudo obtener, extrañamente, la oportunidad para confesar en el programa de Oprah Winfrey su dopaje. La verdad sobre las vidas que destruyó acabaron con su legado, la historia se convirtió en la mentira, y el atleta más grandioso de todos los tiempos pasó a ser el tramposo más infame en la historia del deporte.

La confesión de Armstrong fue un asunto curiosamente premeditado // PA Images

La base de fanáticos que se había extendido más allá del deporte pareció disiparse de la noche a la mañana. Fans del ciclismo, sobrevivientes de cáncer, e incluso admiradores casuales del mito Armstrong se quedaron con el sentimiento de traición, ira, y confusión. La admiración universal fue reemplazada por un malestar ferviente. Aquellos como David Walsh, el periodista de The New York Times que buscó desenmascarar a Armstrong durante su cima en el ciclismo, se reivindicaron. La comunidad del ciclismo le dio la espalda a su ídolo, quien es una persona non grata en eventos oficiales. Ningún ciclista profesional en la actualidad se atreve a defenderlo. Su organización benéfica Livestrong dejó de portar su nombre.

¿Qué se necesita para apoyar a Lance Armstrong? ¿Cuánta devoción hacia Armstrong se necesita para soportar el número de carreras que arruinó, como la de Scott Mercier y Christophe Bassons, quienes se negaron a cumplir con su régimen de dopaje? ¿Quien en 2017 sigue yendo a la Iglesia de Lance?

Publicidad

Existe poca evidencia de grupos activos en favor de Lance Armstrong. La campaña "Support for Lance", cuya página permanece igual desde 2015, parece haber cambiado del rechazo de su dopaje a una postura moralmente relativista, además de incluir críticas bastante familiares en contra de USADA y los medios. La cuenta de Twitter, "Friends of Lance" (el cual no cooperó para la creación de este artículo) continúa activa pero en silencio. Johan Bruyneel, cuya biografía en su cuenta de Twitter lo describe como "el exrepresentante de mi querido amigo Lance Armstrong, ganador de siete Tours de France. Sin hipocresías", no respondió para hacer comentario alguno. El mismo Armstrong me bloqueó en 2015.

La conexión Livestrong permanece viva pero fracturada. Brian Patrick Dowd, sobreviviente de cáncer y partidario de la organización benéfica, no está interesado en el escándalo de Armstrong. Dijo para VICE Sports: "No soy fan de Lance Armstrong. Soy seguidor de la Liverstrong Foundation. Por cierto, lo de Lance ya fue hace años. No pierdo mi tiempo en lo mismo. Me enfoco en ayudar a las personas.

La fundación de Armstrong retiró en 2012 su nombre para convertirse en Livestrong // PA Images

"Deberías hacer un artículo sobre las cosas positivas que Livestrong está haciendo y la cantidad de personas que ha ayudado. Ha sido un impacto impresionante", añadió Dowd.

Scott Joy, quien al igual que Armstrong es sobreviviente de cáncer en los testículos y ahora trabaja para Livestrong, continúa siendo un aferrado defensor del ciclista. Joy dice que aún existe mucho apoyo para Armstrong, y hasta asegura que su recuperación se debió al deportista.

Publicidad

"Estoy agradecido con Lance por poner el ejemplo de abrirse y ser franco con su diagnosis, su espíritu de lucha en todo el tratamiento, y el impacto positivo que tuvo en la vida de tantos sobrevivientes de cáncer, incluyendo la mía.

"Leer It's Not About the Bike [la autobiografía de Armstrong] cambió mi actitud. Durante mi recaída en 2005, cuando tenía que lidiar con los efectos secundarios de una cirugía abdominal, ver el Tour de France me motivó a seguir adelante. Las características que más admiro en Lance son su capacidad de recuperación y empuje".

Joy me platica de los sobrevivientes de la comunidad que Armstrong construyó con Livestrong. No hay duda que el ciclista es responsable de inspirar a millones de Scott Joys en todo el mundo para librar sus luchas contra el cáncer, y sólo podemos simpatizar con una organización benéfica que nació del caos financiero del escándalo Armstrong. Livestrong opera con la mitad de empleados que tenía hace seis años, se vio obligada a retirar el nombre original Lance Armstrong, y sufrió pérdidas millonarias de 47 millones de dólares en 2011 a 16.6 millones en 2014.

No todos sus seguidores son tan amigables como Joy. Jerry Kelly, amigo personal de Armstrong, se puso a revisar mi perfil de Twitter y encontró publicaciones que me excluyeron del campamento de Armstrong hace dos años.

Presintiendo que haría un artículo sobre su amigo, Kelly publicó: "Si te consideras un medio, puedes resumir mi respuesta con esto: @lancearmstrong campeón mundial y embajador del cáncer, recaudó miles de millones para la lucha contra el cáncer, 7 veces campeón del Tour de France, #SigueSiendoMiAmigo".

PA Images

Esta defensa a capa y espada de un amigo a lo largo de una campaña incesante quizás sea entendible. Podemos estar de acuerdo que Lance Armstrong realizó contribuciones positivas a la lucha contra dicha enfermedad, y esto pocas veces se menciona por la prensa. ¿Pero qué hay del ciclismo?

Dom Miller (seudónimo) es un triatleta competitivo que ha concursado en los niveles más altos del Reino Unido. Cree que los logros de Armstrong y la fuerza del campo a su alrededor mitigan la torpeza moral de sus acciones.

Publicidad

"Respeto a cualquier atleta que haya participado en el nivel más alto de su deporte. El sacrificio, la dedicación y determinación requeridas en lo más alto de la cima son las mismas sin importar quién esté concursando. El hecho que en esa época viviéramos el periodo más competitivo en la historia del Tour hace aún más impresionantes sus logros", dijo Miller.

"Lance concursaba a un nivel muy alto a la par de rivales que hacían los mismos sacrificios. Si te fijas en todas la carreras deportivas donde hay mucha presión siempre hay conflictos de interés. Fue en contra de las reglas consumir sustancias para mejorar el rendimiento deportivo. El hecho que grandes números de pelotones también lo hacían no excusa el comportamiento de Lance, pero a mi parecer sí lo reivindica ligeramente".

Si vamos a perdonar a Armstrong, deberíamos esperar un arrepentimiento total. A pesar de las disculpas enmudecidas por sus acciones, las cuales han sido dirigidas en gran parte a sus propios seguidores, el ciclista no se ha arrepentido del todo. Armstrong sigue luchando en la corte, y exigió que la demanda del gobierno estadounidense sea retirada. Lance argumenta que a pesar de ser uno de muchos ciclistas que recurrió al dopaje, el trato que se le ha dado es desproporcionado. Esto no es necesariamente falso, pero la mayoría de nosotros sigue esperando una disculpa sincera.

Por supuesto, a menos que no creas que debería ser perdonado en absoluto. Regresemos a Scott Joy, quien le debe la vida a Lance Armstrong.

"El perdón es para el que perdona. Nunca me sentí ofendido".

@AlexWarna