Publicidad
actualidad

La diarrea en las sudaderas del Decathlon nos representa a todos

'Lo flipas. Te quedas flipado. Se han cagado en los jerséis'.

por Cristina Pérez González
10 Abril 2019, 12:00pm

Imagen vía Twitter

“Lo flipas. Te quedas flipado. Se han cagado en los jerséis”, dice el narrador en este vídeo en el que podemos ver cómo alguien se ha cagado en las sudaderas de una estantería. En fin, por si aún no te has enterado, a los españoles nos falta fibra en la dieta y por eso tenemos tantos problemas digestivos, que en general acaban en cáncer de colon. Así que, luego no nos quejemos por encontrarnos una mierda humana en el agua o, por qué no, en un Decathlon.

Parece que la semana pasada, alguien decidió protestar contra las limitaciones de baños públicos en las tiendas. Algo que me parece muy sensato, ya que en varias ocasiones he tenido que salir corriendo, como esa vez que acabé entrando en un bingo a descargar. I feel you.

El caso es que un ciudadano anónimo de Lloret de Mar nos ha ofrecido una captura del momento en el que descubren el mojón. El Decathlon había acordonado la sección de invierno como si en cualquier momento se le fuera a hacer el pasillo de la humillación a algún delincuente. El cámara le pregunta a Sergio, el guardia de seguridad: “Se van a quedar locos, ¿verdad?”. La verdad es que sí, amigo. El momento se te clava en la sien con mucha más intensidad que la imagen de Pablo Casado tocando el bajo.

La tienda estaba completamente vacía, algo que sinceramente no entiendo, ya que este momento se merecía una expectación mayor. Sergio deja pasar al intrigante locutor y nos advierte para que tomemos una decisión: “Lo que vais a ver es la polla, es un poco asqueroso, por si no lo queréis ver”. Me la juego. Enséñamelo, por favor.

“Es una situación en la que nunca me he encontrado, no sé qué hacer”. De momento, gracias por tomar la decisión de grabarlo. Atravesamos el cordón de seguridad y aunque hay un billete de diez euros rondando por el suelo, lo que de verdad nos importa está en el lado contrario. Efectivamente, alguien se había cagado —literalmente— encima de unas chaquetas de temporada.

Analizando la caca, podemos deducir que la persona que realizó este bonito lienzo debía haber estado aguantando el trance durante varios dolorosos minutos. Quizá habría pedido entrar a algún baño inexistente para clientes en la tienda y en el momento de echar a correr, encontró en ese montón de chaquetas el lugar ideal para irse de baretas. No te culpamos. Las chaquetas son bastante feas y poco prácticas. Esos diez euros que dejaste como forma de disculpa fueron suficientes.

Sigue a Cristina en @cristinaprz.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.