Bad Hombres en el Azteca

¿Se excedió Christian Pulisic, joven sensación de Estados Unidos, al prometer triunfo en el Azteca?

Debatimos en VICE Sports si se trató de una arrogancia, y si tiene ya los méritos para ser un líder y hablar a nombre de todo el equipo.
11.6.17
Kyle Terada—USA TODAY Sports

Anoche, la selección nacional de futbol de Estados Unidos obtuvo una solida victoria de 2 a 0 contra Trinidad y Tobafo en las Eliminatorias para el Mundial. Luego de mucha posesión y poca definición, Christian Pulisic, de 18 años, dejó el campo tras haber marcado los dos únicos goles del partido. ¿Quién sigue? México en el Estadio Azteca, la noche del domingo.

En una entrevista posterior al juego, Pulisic dijo: "Será un juego difícil en México. Pero realmente queremos revancha luego de que nos ganaran este año. Así que realmente estamos confiados para el juego. Y saldremos de allá con un triunfo".

Aaron Gordon: Para mí, su comentario posterior al juego de que Estados Unidos va a ganar en el Azteca es muy emocionante. Lo dijo con tanta serenidad que pareciera algo sin importante, no pareciera un comentario emvalentonado. Ya ha jugado a un nivel de clubes más alto que cualquier otro jugador en la historia de Estados Unidos y está desempeñándose bien. Jugó en el Bernabeu en un juego de eliminación de la Champions League. Cuando salte al campo eld omingo, será uno de los tres mejores jugadores en el campo. No tiene razón para estar intimidado por el Azteca o por México.

Liam Daniel Pierce: Estoy procesando las cosas más en el sentido de la dinámica del equipo. He visto lo que el Estadio Azteca y sus 100,000 aficionados le han hecho a la selección estadounidense y no ha sido lindo. Es un lugar sagrado para El Tri. Los estadounidenses tienen un solo triunfo ahí, y fue en un amistoso. Un empate ameritaría la celebración. Una pieza reciente de ESPN FC habla de lo que esta rivalidad significa para ambos bandos, y está claro que a México le importa más como nación y como equipo. No se tomarán este comentario a la ligera. Para un joven Pulisic prometer un triunfo es un poco arriesgado. Coincido en que Pulisic se ha ganado el derecho de tener confianza -ha jugado a niveles en que ningún otro seleccionado de Estados Unidos lo ha hecho- pero creo que está un poco excedido al dar el paso de hablar por todo el equipo. Se ha ganado sus blasones en el campo, pero quizás no en el vestuario todavía. Decir que está confiado para ese juego es una cosa. Pero prometer un triunfo puede terminar en ridículo.

AG: No creo que sea malo que Pulisic se atreva a tomar un rol de liderazgo, al contrario. De hecho, creo que fue una de las grandes notas durante el juego de Trinidad y Tobago. Era a menudo el primer jugador -y a veces el único- en hablarle al árbitro en momentos críticos. Lo ví en varias ocasiones dando instrucciones a otros ugadores y no recuerdo a alguien más haciéndolo. Y nocreo que haya un argumento en contra de que Pulisic tome un rol de liderazgo para Estados Unidos más allá de la edad, aunque no exhiba ninguna de las característcias de un joven. Para mí, su declaración después del juego es solo otra faceta de este desarrollo. Solo por que hoy es un líder, no quiere decir que sea el único líder. Hay mucho espacio para que también sobresalga la experiencia de Bradley, por ejemplo. Pero ya era hora de que alguien cambiara el tono antes de un partido en el Azteca.

LDP: Yo no dejo de pensar en la reacción de Clint Dempsey al ser sustituido. Incluso uno podría argumentar que temprano en el juego, Pulisic le robó un gol a Dempsey, cuando Dempsey busca romper el récord de más goles en la historia que tiene Landon Donovan. El ex capitán (de 34 años) tuvo que trabajar en su regreso luego de que le fuera diagnosticada un latido irregular en el corazón, solo para ser sustituido por Bruce Arena en el minuto 61. Claramente, eso no salió nada bien, pues Dempsey salió furioso. Imagínense cómo se sintió Dempsey sobre los comentarios de de Pulisic después del partido.

AG: Dempesey nunca se iba a ir en silencio de ese partido.

LDP: No se metan con Dempsey.