Champions League

Buffon: "Hubo demasiado optimismo en el equipo antes de la final"

El portero de la Juventus confesó que, antes del partido en Cardiff contra el Real Madrid, las expectativas de su equipo estuvieron alejadas de la realidad.
12.6.17

Días antes de la final de la Champions League, Cristiano Ronaldo concedió una entrevista exclusiva a un programa de televisión en España. Se habló de mucho, como suele pasar en estos casos, pero entre tanta paja, Ronaldo dijo algo que reforzó su imagen como jugador "soberbio" y que no sentó muy bien a muchos:

"Nadie quiere ser el favorito [en la final]", afirmó el entrevistador con todo el afán de crear polémica. "Yo me considero favorito siempre, y el Real Madrid tiene que serlo siempre", contestó el portugués. Ronaldo destacó que un equipo debe pensar siempre en ganar y creerse que puede más que el otro. Esta fue la fórmula que vio a los Merengues levantar su segunda Orejona consecutiva y la tercera en cuatro años.

Pero para la Juventus el buen ambiente previo al encuentro, paradójicamente, no fue positivo. Al menos, no para Gianluigi Buffon.

"Hubo demasiado optimismo antes de un partido donde hasta el jugador más estúpido del Real Madrid tenía más trofeos y partidos en finales importantes que yo", declaró Gigi para FootballITALIA.

A poco más de una semana del catastrófico resultado, Buffon sigue tratando de entender qué fue lo que realmente salió mal aquella noche. Inclusive dice no entender a aquellos en Italia que festejaron con ímpetu la derrota de la Juve. "En el futbol hay victorias y derrotas. Sigo convencido que uno aprende más de una derrota que de una victoria, por ello me cuesta trabajo aceptar la actitud de aquellos que automáticamente van en contra de la Juve… Honestamente, estoy orgulloso de ser nada como aquellos [italianos] que celebraron después de la final en Cardiff".

Buffon aún tiene un año más en su contrato con el equipo de Turín, año en el que buscará a toda costa llegar a otra final europea y, tal vez, coronarse. Pero si hay una lección qué aprender de todo esto es que el optimismo no es siempre el mejor aliado.