LGBTQI

Denuncian a un instituto por obligar a un chico a llevar una etiqueta de trans

Un estudiante de Wisconsin de 16 años de edad afirma que su instituto le obligó a llevar un brazalete que le identificaba como trans después de negarse a usar el baño de las chicas.

por Kimberly Lawson
26 Julio 2016, 9:00am

Photo by Julie Rideout via Stocksy

Un estudiante de Wisconsin de 16 años de edad ha demandado a su distrito escolar después de que los administradores le pidieran presuntamente que llevara un brazalete de color verde brillante para identificar su condición de transgénero. La política de llevar el brazalete se instauró después de que el estudiante utilizara repetidamente el baño de los chicos cuando se le había indicado que utilizara las instalaciones conforme al género que constaba en su expediente.

Este chico, que vivió como chica hasta que llegó a secundaria, aparece en la demanda como A. W. y está representado por el Centro Legal Transgénero de California. En la primavera de 2015, A. W., con apoyo de su madre y de su orientador académico, solicitó poder usar los baños de chicos en el Instituto George Nelson Tremper. Los administradores del centro le negaron la solicitud, afirmando que debía usar los baños de las chicas o el baño individual mixto situado en las oficinas del instituto. Esta respuesta hizo sentir al alumno "abrumado, impotente, desesperanzado y solo", según la denuncia.

"Las opciones de utilización de lavabos ofrecidas por los acusados eran discriminatorias, onerosas o inviables", indica la demanda. "A. W. se sintió profundamente angustiado ante la perspectiva de utilizar los baños de chicas, porque eso menoscabaría y entraría en conflicto con su transición social pública en el instituto, perjudicaría su identidad masculina y haría creer a los demás que debería ser considerado y tratado como una chica".

También temía que usar el baño individual mixto, que solo usan los miembros del personal y los visitantes, promovería la estigmatización. En lugar de ello, el estudiante intentó evitar utilizar los baños a toda costa, lo que agravó sus problemas médicos preexistentes y su estrés.

El otoño pasado, después de que el Departamento de Justicia de EE. UU. concluyera en otro caso que los estudiantes transgénero están protegidos por el Título IX y pueden usar los lavabos de acuerdo con su identidad de género, A. W. afirmó que "entendía que era su derecho legal" y volvió a utilizar los lavabos de chicos en su primer año de instituto.

El Título IX especifica que las personas que participan en programas de educación de financiación federal están protegidas de ser discriminadas en base a su sexo. Los administradores del centro educativo, sin embargo, no estaban de acuerdo.

Cuando el demandante continuó utilizando los lavabos de chicos, la subdirectora le amenazó con emprender acciones disciplinarias. "Específicamente", indica la demanda, "indicó a A. W. que tendría que ir a 109 o 203, refiriéndose a la Sala 109 (sala de castigo del instituto) y a la Sala 203 (la oficina disciplinaria del instituto)".

En una de sus muchas reuniones con los responsables del centro, A. W. preguntó al jefe de educación especial y apoyo a los estudiantes del distrito por qué no podía utilizar los lavabos para chicos. Según el demandante, el administrador le respondió con una declaración similar a "Bueno, nunca antes habíamos tenido un estudiante que se identifica con el género masculino habiendo nacido de género femenino". El jefe de educación especial y apoyo a los estudiantes también se negó a reconocer los derechos que le avalaban bajo el Título IX.

Ni siquiera puedo ir al baño sin preocuparme por si me ven

Además de ser constantemente molestado por la administración del centro, A. W. supo que se había ordenado a los guardas de seguridad que vigilaran los lavabos e informaran si veían a alguien entrar en el "equivocado". En mayo, A. W. se enteró de que el instituto pretendía obligar a los estudiantes transgénero a llevar brazaletes de color verde brillante para ayudar a vigilar su uso de los lavabos. Aquella propuesta le hizo sentirse "indignado y asustado".

"Etiquetar de este modo a los estudiantes transgénero les colocaría en una situación en la que serían objeto de escrutinio, estigma y potencial acoso y violencia, además de violar su privacidad revelando su condición de transgénero a los demás", indica la demanda.

En una declaración ofrecida al Centro Legal Transgénero, A. W. afirmó que, a pesar de todo el apoyo mostrado por sus compañeros y profesores, el instituto ha convertido su vida en un infierno.

"Me preocupa cómo voy a gestionar las exigencias del último año si ni siquiera puedo ir al lavabo sin preocuparme por si me están observando", explicó.

La demanda judicial especifica que el distrito escolar no ha modificado sus políticas discriminatorias después de habérsele recordado repetidas veces cuáles son sus obligaciones legales de acuerdo con el Título IX.

Incluso después de que el Departamento de Educación de EE. UU. y el Departamento de Justicia de EE. UU. emitieran una carta conjunta a principios de año declarando que los centros educativos públicos debían permitir que los estudiantes transgénero utilizaran los lavabos de acuerdo con su identidad de género, el distrito escolar mantiene su posición, que está totalmente alejada de esas directrices federales.

Wisconsin es uno de los 11 estados que presentó una demanda judicial contra la administración Obama en mayo cuestionando la directiva.