FYI.

This story is over 5 years old.

Música electrónica: la mejor pareja para estas fechas

Queridos todos: sonrían, el único amor que necesitan es el que se desprende de las bocinas.
15.2.15

A pesar de que el sufrimiento durante estas fechas no es obligado, se respiran tantas hormonas apendejadas que se vuelve casi un requisito para los no "felizmente enamorados" sentirnos carne de segunda. Es por eso que pasamos el 14 de febrero llorando, tomando tequila y diciendo lo mucho que odiamos la vida.

Acá en THUMP sabemos que lo anterior genera situaciones lamentables. El amor hacia los seres humanos resulta ser siempre una cosa bastante complicada, sobre todo cuando se trata de establecer relaciones de pareja. Por eso, y para alejarlos de cualquier fracaso, tenemos aquí muchísimas razones para que durante estas fechas en vez de lloriquear, revienten al máximo sus bocinas con una de las cosas más preciosas que existen: música electrónica. Ella será por siempre y para siempre, la pareja perfecta.

Genera hiperactividad de la buena  

La música electrónica masajea el cerebro de tal forma que logra activar de manera positiva las ondas betas. Estas oscilaciones electromagnéticas provocan en nosotros mayor velocidad de pensamiento y lucidez lo cual puede ayudarnos a resolver problemas y/o actividades de manera mucho más rápida. También, géneros como el trance ayudan a combatir el cansancio. Una buen playlist de esta música funciona mejor que un par de cafi-aspirinas.

Sirve como barrera mental para diluir el dolor y la ansiedad 

Está científicamente comprobado que cualquier tipo de música de nuestro agrado, en este caso la música electrónica, actúa sobre el sistema opiáceo de nuestro cerebro. El estímulo generado activa una especie de barrera mental que ayuda a combatir cualquier tipo de dolor físico y/o ansiedad.

Música electrónica = Dopamina por montones

Según estudios hechos en la escuela de Medicina de Nueva York, las frecuencias sonoras que posee la mayoría de la música electrónica genera en el ser humano una producción alta de dopamina, un neurotransmisor que activa el mismo centro de placer que se dispara con las experiencias sexuales o gastronómicas.

Refuerza la memoria 

La vibraciones de la música electrónica activan unas ondas cerebrales llamadas theta. Estas ondas mejor conocidas como "guardianes del umbral" son algo así como las mensajeras de nuestro inconsciente. Cuando se estimulan, se crea un puente neuronal que nos ayuda a recordar situaciones pasadas con mayor claridad.

Mantiene la paz entre tus dos hemisferios 

Una serie de estudios realizados con base en la música trance han demostrado que los tiempos entre 125 y 150 BPM provocan una acción "neg-entropica" en los sesos que ayuda a la sincronización de los dos hemisferios. Esto genera una mayor fluidez en los procesos creativos debido a que el cerebro entra en una especie de lucidez absoluta.

 Te ayuda a viajar a otros planetas (literalmente)

La música electrónica, al igual que la música  usada las ceremonias chamánicas, cuenta con frecuencias altas y bajos profundos. Esto facilita la introspección y la visualización creativa. La experiencias que se desatan de reventar los sentidos al máximo a través de ondas sonoras altas son situaciones fuera de la realidad.

Retarda la vejez de tu cerebro

Si escuchas música electrónica tu cerebro tardará más en convertirse en anciano. Los genios de la Escuela de Medicina de Nueva York comprobaron que este tipo de música produce, a través de hormonas, la misma cantidad de energía que se genera cuando bailamos o nos movemos rápidamente. Según estos mismos señores, bailar y, escuchar electrónica son las mejores opciones que tenemos para mantener nuestros sesos jóvenes.

Refina tu gusto y apreciación por la música

A excepción de las vocales, la música electrónica  es casi enteramente digital. Esto genera que el sonido producido sea más limpio y que nuestro cerebro pueda identificar de manera mucho más rápida los elementos con los que cuenta cada pieza sonora. Además, debido a que los sintetizadores ofrecen una amplia gama de sonidos (los cuales no son fácilmente procesados por el cerebro), este tipo de música resulta ser para nuestra cabeza un especie de crucigrama musical que nos ayuda a ejercitarlo.