FIGHTLAND

Overeem y Arlovski: La preocupación de los peleadores con barbilla débil

Analizamos cómo la negación y la preocupación por el aguante de la barbilla le hace más daño a la actuación de un peleador.
3.5.16
Artwork by Gian Galang

Más que en cualquier otro deporte, las peleas es una combinación entre ciencia y suposiciones. El peleador moderno puede entrenar a una gran altitud, pasar horas previniendo lesiones y —mis disculpas para aquellos que creen que USADA llegó a arreglar todo en un mundo en el que el deseo colectivo de ganar supera la detección de sustancias en cualquier cuerpo—y toman un botiquín lleno de agentes enmascarantes y drogas para aumentar el rendimiento. Pero ese mismo peleador también puede abstenerse de tener seco antes de la pelea con la creencia de que le quitará sus poderes. Es el equivalente de ir a una clínica privada y ser sometido a análisis durante tu campamento por parte del equipo privado de Ivan Drago y luego entrar al campo para ver qué opinan los demás.

Publicidad

En ninguna parte la superstición es más abundante que con la "barbilla". La barbilla en los deportes de combate por lo general significa la habilidad de absorber un golpe en la cabeza por lo que escucharás que la gente se refiere a la barbilla de un peleador aunque haya recibido el golpe directamente en la frente. Si un peleador puede ser noqueado o hacerlo trastabillar más fácilmente que a la mayoría, se dice que tiene "barbilla de cristal" o que tiene una barbilla débil. La ciencia del nocaut es muy vaga porque en realidad no le puedes poner electrodos a un sujeto de estudio y luego causarle trauma para averiguar exactamente qué es lo que pasa.

Durante cientos de años los hombres han puesto sus barbillas a prueba. Jack Dempsey masticaba alquitrán, otros hacen puentes de luchador. Hay evidencia que sugiere que muchos nocauts llegan debido a que el peleador gira rápido la cabeza, así que mejorar su musculatura es probablemente la mejor idea para mejorar la habilidad de recibir un golpe. Ciertamente la técnica no hace daño. A diferencia de lo que la gente hace en Brasil.

Esto nos lleva a Andrei Arlovski y Alistair Overeem que se enfrentarán en la cartelera de UFC del próximo fin de semana. Solía recomendar tener cuidado al saltar a la conclusión de que un peleador tiene la barbilla débil, pero con Arlovski y Overeem es evidente que no pueden recibir el mismo daño que los pesos completos causan con sus golpes. En su defensa, no muchos pueden recibir un golpe potente en peso completo y tipos como Ben Rothwell y Roy Nelson son excepcionales justo por eso. Pero Arlovski y Overeem comparten un problema similar debido a que reconocer su incapacidad de recibir golpes potentes ha demostrado ser más perjudicial para ellos que cualquier defecto.

Aceptación y Negación

Publicidad

Dicen que una de las peores cosas que pueden pasarle a un peleador es averiguar que tiene una buena barbilla. Cualquier entrenador prefiere que sea una particularidad extra para cuando las cosas salen mal. Los peleadores que reconocen su barbilla y confían en ella a menudo son los que envejecen peor y tienen las peores caídas. Piensen en Chuck Lidell que pudo pelear con sus manos abajo durante toda su carrera sin dominar el movimiento de pies que por lo general permite que los peleadores trabajen de manera más segura. Un día recibía los golpes, al siguiente ya no podía. Pero para Overeem y Arlovski, el reconocer que su barbilla no podía recibir tantos golpes es lo que ha causado sus peores actuaciones.

Andrei Arlovski tiene la derecha más sorprendente en la historia de la división. Llega rápida y puede noquear casi a cualquiera que la reciba. Está Andrei, el peleador que es adecuado para pelear y luego está la fuerza de la naturaleza que conecta por sorpresa, aparentemente usando la derecha de Andrei como conducto. Esa derecha sola es la que eleva a Andrei al top diez. Es la diferencia entre el tipo que consistentemente puede ganar en el circuito regional y el tipo que puede noquear a cualquiera. Una vez que empezó a aprender cómo boxear comenzó a quedarse quieto y a comportarse muy pacientemente. Su famosa rodilla voladora contra Fedor Emelianenko no le ayudó ya que terminó en la lona. Tímido y pensativo con un enfoque más calculado que lo protegería, Arlovski comenzó a dejar de adelantarse y lanzar jabs y los contras de sus oponentes lo noqueaban.

Publicidad

¿Brett Rogers como boxeador? Es malo. ¿Sergei Kharitanov? Es un peleador excelente y creativo pero no puede bloquear patadas, le hace falta rendimiento cardiovascular, no es un grappler serio desde hace más de una década y recibe muchos golpes. Pero eso no importó. Eran conocidos como fajadores y claramente atemorizaron a Arlovski cuya ofensiva no estuvo presente contra ninguno de los dos peleadores. Vamos a adelantarnos a la presentación de Arlovski contra Browne y de pronto los fans de la vieja escuela aclamaban "¡Andrei está de regreso!" ¿Qué le impidió a Browne al adelantarse y noquear a Arlovski? Arlovski lanzó la derecha doce veces en un minuto.

La lanzaba como volado, recto, incluso conectó a Browne con un golpe de revés. Casi usó una mano por completo pero debido a la agresividad y a los golpes que lanzaba, usar sólo una mano le sirvió. Lo mismo ocurrió contra Antonio Silva, que superó a Arlosvki durante su racha de derrotas después de enfrentar a Emelianenko. Arlovski obsesionado por lanzar la derecha es el mejor. Arlovski cauteloso y usando kickboxing y lanzando patadas de izquierda y jabs sin tener mucho éxito es el tipo que puede ser conectado o darnos una pelea increíblemente tediosa.

Claro que esa no es la respuesta a los problemas de Arlovski. Se fue al suelo al recibir golpes de Browne en esa pelea y casi termina noqueado. En la pelea contra Miocic Arlovski fue noqueado al recibir una derecha mientras bloqueaba un jab para combinar un golpe al cuerpo, y antes de eso ya había estado fallando derechas y recibiendo contras. Hablaremos más sobre eso en un momento.

El siguiente oponente de Arlovski, Overeem ha sufrido derrotas similares cuando su confianza no era la mejor. Contra Ben Rothwell, Overeem intentó lanzar un golpe a la vez y se alejaba, luciendo tan extraño como cuando enfrentó a Sergei Kharitanov hace años. Parecía que Overeem quería agarrar algo del fondo de una alberca sin mojarse ya que se estiraba con golpes salvajes y rápidamente se quitaba del camino. Rothwell no tuvo razón para preocuparse y pronto encontró su distancia, haciendo que Overeem entrara en pánico y buscara derribarlo una y otra vez.

La preocupación por su incapacidad de recibir golpes fuertes hace que los peleadores lancen golpes de manera en la que según ellos recibirán menos daño. Claro que el técnico ordinario de golpear y regresar las manos a la guarida, mantenerse activo y moviéndose es diseñado para limitar el número de golpes que un peleador puede conectar. Tratar de reinventarte y convertirte en un genio a la defensiva al permitir que tu ofensiva caiga, o tratar de reinventar la ciencia del golpeo al avanzar y retroceder es menos útil para un peleador que tomar lo que ya tenía y hacer los ajustes necesarios para mantenerse a salvo.

Publicidad

Claro, el otro extremo es negarlo por completo. Overeem no hizo ajustes después de que Travis Browne había conectado su barbilla con una patada frontal en tres ocasiones, y no había razón para que se agachara por la cintura con las manos abajo cada vez que Antonio Silva le lanzaba golpes. De manera similar, más agresividad por parte de Arlovski hace maravillas al mantener a sus oponentes lejos pero aún lo expone a los contras cuando hace lo mismo muchas veces y se queda quieto después de lanzar un golpe a la guardia de su oponente. Poca precisión de los golpes es algo que no quieres en un peleador que batalla para recibir golpes potentes.

Encontrar un equilibrio es difícil pero el secreto está en la diferencia entre reconocer la falla y preocuparse por ella. Un peleador no puede esperar hacer su trabajo sin recibir golpes entonces debe aceptarlo e intentar mitigarlo sin perder de vista lo que hace tan bien. Si se preocupa se quedará paralizado por el miedo de ser noqueado y peleará de una manera que en realidad creará más posibilidades de que esto ocurra. Si se niega a reconocer que quiere evitar recibir mucho daño el peleador termina dando oportunidades por su negligencia. Un peleador puede estar consciente de que quiere evitar los golpes. No preocuparse por la fuerza del oponente o adelantarse y retroceder activamente es un comportamiento anormal.

En el caso específico de Arlovski, podría aprender lo que Antonio Rodrigo Nogueira aprendió en sus últimas peleas —el valor del clinch en eliminar los problemas de velocidad que tienen los peleadores que están en los últimos años de su carrera. Lanza una derecha, falla y termina en el clinch. Arlovski se mantenía en la cima de los rankings por su defensa de derribo en UFC durante años y eso no tenía mucho que ver con su movimiento de pies ya que el tipo es bueno para los clinches.

Publicidad

La idea de golpear y acercarse es para terminar en el clinch de inmediato después de lanzar golpes potentes, negándole al oponente la oportunidad de contraatacar. Fedor Emelianenko, Roberto Durán, hay un montón de peleadores que lo han hecho y dejan a sus oponentes sintiendo que es de alguna manera injusto. Aquí está Gunnar Nelson atacando con una barrida después de lanzar una izquierda. No hubiera importado si Nelson conectaba la izquierda o no, ya estaba cerca de recibir un contragolpe. Si la barrida hubiera fallado Nelson simplemente podía recuperar su distancia e intentarlo de nuevo.

Y aquí está Fedor mostrando la combinación que debería reemplazar toda clase de defensa personal —cómo comenzar y ponerle fin a una pelea en el pavimento en menos de dos segundos. La mano derecha primero, la izquierda atrapando en clinch antes de un contra seguida de un intento de derribo y patada a la cabeza.

Debido a que el cuerpo del peleador se desploma después de este golpe puede fácilmente convertirse en un intento de derribo o incluso en un empujón hacia atrás. Giorgio Petrosyan ha mantenido su buena apariencia con ésta técnica en su kickboxing pero pasa desapercibida en el MMA. Empuja a un tipo hacia atrás para que pierda el equilibrio y su guardia se moverá de su lugar aunque sea por un momento. Es ahí cuando Peter Aerts lanzaría una patada a la cabeza —llevándolo a lograr el récord por más nocauts con patadas a la cabeza en la historia del kickboxing— y cuando Arlovski pudo noquear a Silva con una derecha. Arlovski seguía poco preciso en este intercambio, pero muestra el valor que debería tener el golpe y el agarre si se usan de manera correcta.

Noten la diferencia entre lanzar un golpe y agarrar al oponente con una pequeña desviación de la cabeza en la línea central y lo que Overeem hace cuando entra en pánico —se agacha para agarrar las caderas de su oponente mientras mira hacia abajo. Fue en ese momento exacto en el que Overeem fue conectado por "Bigfoot" Silva y Ben Rothwell.

En el caso de Overeem, su clinch es mucho más poderoso como arma a la ofensiva —los golpes de rodilla que usó contra Paul Buentello y Travis Browne son de las mejores que he visto en el MMA —pero también ha demostrado ser mejor para pelear a la distancia. Su presentación contra Junior dos Santos pudo haber sido una de las mejores que he visto porque no se mostró tímido o adelantándose con golpes y retrocediendo —controló la distancia, lanzó patadas potentes y entró lanzando golpes para demostrar que podía hacerlo. Y sucedió en una de las primeras ocasiones en las que tumbó a dos Santos. El peleador con fuerza que se vuelve difícil de conectar es una pesadilla, el peleador que está preocupado por recibir golpes y comienza a entrar en pánico es una pelea soñada.

Golpear requiere un balance y desafortunadamente cuando los peleadores comienzan a batallar con las anormalidades de aguantar en una pelea —ya sea por una barbilla de acero o una muy débil— su mentalidad se convierte en un factor más grande del que era al inicio de la pelea. La timidez y la imprudencia surgen del entendimiento de un atributo como tener buena o mala barbilla. Lo mismo podemos decir de los peleadores que tienen la mano pesada, se vuelven flojos y olvidan la ciencia que los hacía conectar los golpes, mientras que aquellos sin poder en los puños tienden a mantenerse disciplinados en su forma y combinaciones en una pelea.

Cuando Arlovski y Overeem se enfrenten este fin de semana será en una pelea entre dos con "barbilla de cristal". Ambos podrían tumbar de un golpe a cualquiera en la división, pero entre ambos tienen un récord de 17 derrotas por nocaut. Podría ser bueno, podría ser malo pero regresen el próximo lunes y hablaremos de todo lo que suceda.