se complican los guerreros

El récord de Golden State pasa por una final a dos juegos ante San Antonio

Un récord, cuatro juegos, dos rivales y una final adelantada. Un panorama complejo para Golden State.
6.4.16

Cuatro juegos, dos rivales, un récord y una final adelantada. El camino de los Golden State Warriors para el inicio de la postemporada no podría estar más cargada de presión.

Pese a ya estar calificado a los playoffs y entrar a la historia con el equipo que al menos, se le conocerá como el segundo mejor de todos los tiempos, los 'Guerreros' tienen ante sí, la posibilidad de colgar un récord que será prácticamente inalcanzable por otra quinteta.

El descalabro sufrido ante los Minnesota Timberwolves fue el menos previsto en todo el andar cuasiperfecto de Golden State en esta temporada. Sabiendo que enfrente estarán los San Antonio Spurs, en el panorama el único equipo que podrá parar a los Warriors en el camino al campeonato, la derrota del día de ayer supone el gasto inecesario de un tanque de oxígeno que se pretendía utilizar en el AT&T Center.

El calendario no es el mejor para los Curry Boys. Dos encuentros ante los Memphis Grizzlies no nos hace pensar que signifiquen gran peligro para Golden State sin embargo, una serie en casa y de visita frente a San Antonio es el mayor reto que tendrán los Warriors para batir la marca de los Chicago Bulls en 1995.

Publicidad

Primero, el siguiente 7 de abril recibirán en casa a los Spurs que apenas venció al Jazz de UTAH en lo que significó la victoria 1000 de Tim Duncan. El juego es el primer aviso de lo que se enfrentarán ambos equipos en un casi seguro choque en playoffs. Con el poder que tiene Golden State en casa donde habían sido prácticamente imbatibles.

La salida a Memphis se dará el día 9 para que un día después visiten el AT&T Center de San Antonio, un equipo que vive a la sombra de Golden State pero que está haciendo un temporadón con 65 triunfos y tan solo 12 derrotas. Una violenta campaña, histórica por cualquier ángulo que se le vea y que decimos, está opacada por la enormidad de los Warriors.

Ese día, el 10 de abril, podría definirse si Golden State se queda con la misma marca que Chicago o bien, lo supera y se instala como el mejor equipo de la historia en la NBA. Ya el juego del 13 de abril en casa, marcará ante Memphis el último juego de temporada con un partido que no tendría por qué perder.

Golden State debe ganar, debe barrer y como si fuera una serie por el título, acabar 4-0 para dar un golpe sobre la mesa y mostrar que los rumores sobre que el equipo se cayó en el peor momento de la campaña son falsos.

La serie de dos partidos contra San Antonio marcará en buena lid, la tendencia que se podrá ver en los playoffs con una final adelantada. Pase lo que pase, a los Warriors se les deberá recordar como lo que es, un equipo de época e inigualable, aunque seguramente habrá quienes los critiquen en caso de perder alguno de los cuatro partidos que aún les restan.

Hagan las apuestas… Hasta dónde podrán llegar estos Warriors y cómo lo podrá detener un equipo que vive tranquilo y sin presión, a la espera de atacar con toda su fuerza como lo es San Antonio.