Cultură

Cómo se siente ganar millones en el póquer siendo un veinteañero

En mayo de 2015, Charlie Carrel, de 21 años, ganó casi 25 millones de pesos en la Gran Final del PokerStars European Tour. ¿Envidia?
1.8.16

Charlie Carrel (Fotografía de René Velli).

En mayo de 2015, Charlie Carrel, de 21 años, ganó casi 25 millones de pesos (cerca de 1 millón de libras) jugando póker. En la Gran Final del PokerStars European Tour en Monte Carlo, venció a otros 215 jugadores en el torneo de grandes apostadores —un evento cuya inscripción cuesta cerca de 535,000 pesos (25,500 euros). Debido a que era un joven de 21 años que acababa de ganar una cuantiosa suma de dinero, los diarios y sitios web de todo el Reino Unido y Jersey, donde creció Carrel, hicieron un gran alboroto por su victoria.

"Fue extraño ver mi rostro en todas partes por un tiempo", dice Charlie, al reflexionar sobre los artículos publicados en lugares como TheSun y LadBible, que según él describían su éxito más como un premio de lotería que como algo que le tomó años de práctica y estudio conseguir. "Creo que no hicieron un buen trabajo en captar algo significativo sobre mí".

Publicidad

Charlie ya gozaba de renombre en el mundo del póker antes de Monte Carlo. Terminó en quinta posición de un torneo realizado en Malta dos meses antes, en el cual consiguió cerca de 3 millones 856,000 pesos (183,800 euros), y ganó un torneo en Londres en noviembre de 2014, en el que se llevó casi 2 millones 698,000 pesos (108,625 libras). "Lo hermoso es que nadie sabe la suerte que tienen cuando ganan un torneo", dice Charlie. "Puedo sentir que jugué bien, pero el sesgo y las emociones humanas nublan demasiado nuestro juicio como para saber realmente".

Charlie nació en Jersey en 1993 y vivió allí hasta los siete años, cuando su familia se mudó a Londres. Debido a que era un niño inteligente, tuvo que soportar lo mismo que han soportado otros como él: un bullying implacable durante una gran parte de su vida en la escuela. "Ser inteligente y no contar con la capacidad social para ocultarlo no es una gran mezcla", admite. "me molestaron mucho durante una gran parte de mi infancia".

De acuerdo con Charlie, aquel bullying le resultó útil.


Relacionado: La mano de Dios


"No tener más que un amigo —saludos a mi mejor amigo, Matthew Pettit— durante un largo periodo de tiempo sin duda atrofió mi desarrollo emocional y social", aclara. "Desarrollé un mecanismo de defensa con el que puedo separarme de mis emociones. Un ejemplo en el póker sería cómo nunca me siento estresado si estoy en una mesa final. Puedo apagar esa sensación y estoy agradecido por eso".

Charlie saltó de hobby en hobby a lo largo de su adolescencia, enfocándose en alguna actividad hasta que se aburría. Pero de lo único que no se aburrió fue del póker.

Publicidad

Si le preguntan a cualquier jugador de póker profesional menor de 30 años cómo se inició en el juego, les contará una historia similar; siempre se empieza con pequeños juegos en casa con los amigos. Luego viene un pequeño depósito en un sitio en línea. A menudo llega la suerte de principiante y ese éxito inicial se convierte en una pasión en la que enfocan todo su tiempo y energía. La historia de Charlie es la misma: hizo un depósito de 250 pesos (10 libras) en un sitio web de póker, ganó su primer torneo de 745 pesos (30 libras) y nunca más tuvo que depositar de nuevo.

Esta parte de la historia de Carrel es algo que los tabloides cubrieron. Transformó sus 745 pesos en casi 25,000 pesos (1,000 libras), luego ganó un poco más, seguido de otro tanto y finalmente obtuvo una gran suma. Lo que no reportaron, sin embargo, es cómo logró llegar a ese punto. No es como ganar la lotería una y otra vez; se requiere de mucho esfuerzo para llegar a la cima, como sucede con cualquier otro juego. El juego de póker en línea evoluciona tan rápidamente que mantenerse al día con las tendencias —y el nuevo software diseñado para ayudar a mejorar a los jugadores— toma horas de estudio, juego y revisión. La vida normal es a menudo una distracción.

"Mi vida social quedó aniquilada gracias al póker", cuenta Charlie. "Perdí contacto con el 90% de mis amigos porque sabía que el póker iba a ser una de las cosas más importantes de mi vida".

Publicidad

Cuando tenía 19 años, y con algunos resultados aceptables en su haber, a Charlie se le ocurrió un plan: se mudaría de nuevo a Jersey para vivir con su abuela y sólo se marcharía cuando fuera rico. "Tenía una cuenta de alrededor de 47,000 pesos (1,900 libras) y el objetivo de no irme de Jersey hasta que juntara 1 millón 887,000 pesos (76,000 libras)", relata. "Así que los únicos puntos para socializar eran los diversos grupos de Skype y de estudio en los que participaba para aprender más sobre el juego y desarrollar un enfoque más equilibrado. Obviamente, mis habilidades sociales se deterioraron a la par que mi vida social".


Relacionado: Carlos Slim tiene el doble de dinero que todo México


Por suerte, tanto tiempo de estudio rindió frutos: cuando llevaba dos tercios de su meta de 1 millón 887,000 pesos, ganó 3 millones 800,000 pesos (153,000 libras) en el mayor torneo semanal en línea de PokerStars, el Sunday Million.

"De repente me llegaron mensajes de personas que conocí una vez en un festival, de personas que me hacían bullying en la escuela, de familiares lejanos con los que no había hablado, y de completos extraños", recuerda. Pero, obviamente, Charlie no compartió sus ganancias con ellos, porque eso hubiera sido una cosa muy extraña. En cambio, llevó a algunos de sus amigos a un viaje a Ámsterdam.

Ben Heath (izquierda) y Carrel después de su victoria de 23 millones 371,941 pesos (1 millón 114,000 euros) en Monte Carlo.

Hay un amigo en particular, de quien Charlie no puede hablar mejor: su compañero de juego Ben Heath. "Podría hablar de mi amistad con Ben durante años", dice Carrel. "Es especial. Después de dos años de vivir y viajar juntos, en realidad nunca nos hemos peleado. Lo que me gusta de mi amistad con Ben es la manera en que manejamos los vaivenes del póker. Cuando me eliminaron de mi mayor torneo de paga, lo primero que Ben hizo fue reírse de mí. Yo hubiera hecho lo mismo y eso funciona para nosotros".

Mientras escribo esto, Charlie se encuentra en su hogar en Jersey, en lugar de asistir al torneo World Series of Poker (WSOP) en Las Vegas. La carrera de un jugador de póker se suele juzgar por la cantidad de victorias que acumula en el WSOP, por lo que el hecho de que Charlie —considerado hoy en día uno de los mejores jugadores jóvenes — se haya ausentado ha causado sorpresa.

"Ha sido una de las decisiones más difíciles pero también una de las mejores que he tomado", comenta. "Me ha permitido explorar nuevas cosas como el Jiu-jitsu, la cocina, el ejercicio extenuante y la escritura creativa. Lo más importante es que he sido capaz de pasar tiempo con mi familia".

Con 22 años de edad, Charlie tiene más dinero en su cuenta de lo que la mayoría de nosotros va a ganar en toda su vida. Entonces, ¿Qué va a hacer ahora?

"No tengo idea de lo que depara el futuro", dice. "Tengo tantos planes que es imposible tener tiempo suficiente para llevarlos a cabo. Lo que me emociona son los resultados infinitos que alberga el futuro".

@J_W_Stanton