Comida

No, el fundador de Corona no regaló millones de euros a ningún pueblo español

Sus 84 residentes llevan una vida tranquila, o al menos así era hasta que Antonino Fernández, los hizo a todos millonarios. Aunque quizá sería más preciso decir que fueron los medios de comunicación.
6.12.16
Fotografía por Jirka Matousek

Cerezales del Condado es una minúscula localidad de la provincia de León. Sus 84 residentes llevan una vida tranquila, o al menos así era hasta que el vástago más popular del pueblo y fundador de la cerveza Corona, Antonino Fernández, los hizo a todos millonarios. Aunque quizá sería más preciso decir que fueron los medios de comunicación.

El pasado jueves, el diario británico The Daily Mail publicó un artículo en el que se afirmaba que el magnate de la cerveza había regalado 197 millones de euros a los habitantes de Cerezales, lo que significa que a cada uno le habrían tocado 2,3 millones de euros. Las agencias de comunicación de todo el mundo (incluidos nosotros) se hicieron eco de la noticia.

Publicidad

Una gran historia que, sin embargo, los habitantes de Cerezales aseguran que no es real. "Me temo que tengo que desmentir ese hecho concreto", nos explicó Lucía Alaejos, portavoz del centro cultural Fundación Cerezales Antonino y Cinia. "Los habitantes del pueblo no figuran como beneficiarios en el testamento de Antonino, quien ha hecho mucho por ellos a lo largo de toda su vida. El legado era para su familia. Hace unas semanas, tras el fallecimiento de Antonino, un periódico local publicó un artículo sobre su testamento que otros medios parecen haber malinterpretado".

A pesar de la confusión, lo que sí es cierto es que Fernández donó dinero para la creación de la Fundación Cerezales Antonino y Cinia en 2009. Alaejos asegura que Antonino también cedió una parte de su fortuna a los descendientes de sus 13 hermanos, muchos de los cuales siguen pasando temporadas en Cerezales en verano. Eso sí: no hubo repartición de millones de euros entre los habitantes del pueblo.

Eso no quita que los residentes no estén agradecidos a Fernández, que falleció el 31 de agosto a la edad de 98 años. Además del centro cultural, el empresario financió incontables proyectos de mejora de su pueblo natal. "Ha invertido mucho dinero en la restauración del pueblo, en mejorar la iglesia y las calles y en llevar agua potable a todas las casas", añadió Alaejos.

En todo caso, pues, brindemos con una botella o dos de cerveza en honor de Antonino.

Traducción por Mario Abad.