Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Noticias

Turquía planea construir la primera prisión abiertamente gay del mundo

La iniciativa no tiene precedentes en la historia mundial reciente.

por Thor Benson
16 Abril 2014, 9:07am

La comunidad LGBT de Turquía está indignada. El fin de semana pasado, el ministro de justicia Bekir Bozdag anunció un programa gubernamental para “proteger a los convictos”, consistente en la construcción de prisiones separadas para reclusos abiertamente gais o transexuales.

“Aquellos presos que hayan manifestado su homosexualidad no se mezclarán con el resto de reclusos en el área común o durante las actividades sociales en las nuevas instalaciones de la prisión”, escribió Bozdag en respuesta a la pregunta de un legislador de la oposición en el Parlamento.

La creación de estas prisiones tiene el objetivo de evitar que el colectivo LGBT sufra abusos. La iniciativa no tiene precedentes en la historia mundial reciente.

Murat Koylu, portavoz del grupo en defensa de los derechos de los homosexuales Kaos GL, en Ankara, no tardó en dar su respuesta.

“Es una práctica propia del Medievo. Este tipo de segregación es simplemente un castigo”,  declaró. En lugar de crear zonas públicas en las que puedan convivir personas con cualquier orientación sexual, el gobierno opta, una vez más, por marginar a los homosexuales”.

Koylu también ha asegurado que ya hay prisioneros del colectivo a los que las autoridades penitenciarias someten a confinamiento cuando no saben qué hacer con ellos.

“Creo que es mala idea”, manifestó Graeme Reid, Director del Programa de Derechos de LGBT del Observatorio de Derechos Humanos. “Es cierto que debe protegerse a los más vulnerables en prisión, pero no mediante medidas punitivas.”

Reid opina que las cárceles deben buscar medidas para evitar los abusos contra los reclusos LGBT sin necesidad de aislarlos completamente de los demás prisioneros. Asimismo, coincide con los grupos LGBT en que resulta ofensivo que sea el gobierno el que decida quién debe ir a una prisión o a otra y atribuya una condición de “anormal” a estas personas.

Este no es el primer intento de Turquía por sesgar los derechos del colectivo LGBT. Si bien la homosexualidad no está prohibida en el país, sí que está sancionada. En diciembre fue vetada la ley que calificaba como delito de odio homofóbico la discriminación a las personas por su orientación sexual. Solo los hombres que estén enfermos, discapacitados o que sean homosexuales quedan exentos de realizar el servicio militar. El simple hecho de mostrar una actitud abiertamente gay en público puede suponer una infracción de las leyes de “la moralidad pública.

Según la World Values Survey (encuesta mundial de valores) de 2013, 9 de cada 10 personas en Turquía aseguran que no les gustaría tener vecinos homosexuales.

Puedes ver más noticias en Vice News.

Tagged:
LGBT
Europa
Derechos Civiles
Turquía
Vice Blog
prisiones