Derechos Humanos

En pleno 2017, la mutilación genital femenina aún se practica en, al menos, 30 países

Los cálculos conservadores de la UNICEF hablan de 200 millones de mujeres y niñas que han pasado por la también llamada ablación genital, es decir, la lesión intencional en algunas partes o la totalidad de sus órganos genitales.
5.3.17
Imagen por Stringer/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

A pesar de los avances científicos y sociales para acabar con la mutilación genital femenina (FGM por sus siglas en inglés), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) calcula que esa práctica aún es frecuente en, al menos, 30 países.

Los cálculos conservadores hablan de 200 millones de mujeres y niñas que han pasado por la también llamada ablación genital, es decir, la alteración o lesión intencional en algunas partes o la totalidad de sus órganos genitales por razones no médicas.

Publicidad

Estos países están ubicados principalmente en África y Asia: entre las naciones con más casos registrados están Egipto, Etiopía, Indonesia, Somalia, Guinea, Yibuti, Sierra Leona y Mali, donde las víctimas suelen ser "operadas" alrededor de los cinco años.

Mutiladas desde la cuna: así luchan estas indígenas en Colombia contra la ablación. Leer más aquí.

"En muchos de los países donde se practica la mutilación genital femenina, se considera una norma social profundamente arraigada en la desigualdad de género", explica UNICEF. "Se considera un rito de iniciación a la madurez; en otros, es una forma de controlar la sexualidad de la mujer. Muchas comunidades practican la mutilación genital porque creen que garantiza el desarrollo adecuado de la niña, su matrimonio en el futuro y el honor de su familia".

Sin embargo, no hay evidencia científica que hable de beneficios para la salud y sí de secuelas como dolor intenso, hemorragias prolongadas, infecciones o infertilidad, hasta la muerte.

Mutilación Genital Femenina, corrupción y silencio. Leer más aquí.

"Además, puede aumentar el peligro de transmisión de VIH. Las mujeres que han sido mutiladas pueden sufrir complicaciones al dar a luz a un bebé, como hemorragias posteriores al parto, muertes fetales o muertes prematuras de recién nacidos. Además de los peligros físicos, la ablación/mutilación genital femenina constituye una violación de los derechos humanos fundamentales de mujeres y niñas", recordó UNICEF.

En 2008, UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas han logrado la aprobación de varias leyes nacionales que prohiben la mutilación genital femenina en 13 países. Según sus cálculos, el esfuerzo conjunto de ambos organismos podría dar frutos en 2030, cuando podría estar erradicada esta práctica en todo el mundo.

Sigue a Martín Andrade en Twitter: @godomarto

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs