Nick Cave cree que "quizás no valga la pena salvar al rock"

Buen timing para decirlo, considerando lo sucedido en Coachella el pasado fin de semana.
15.4.19
nick cave
(nickcave.com)

Muchas personas ya lo sabían. Ya lo habían entendido. Pero para los que no, quizás el fin de semana pasado fue una pesadilla de botargas sin sentido y luces multicolor. ¿Por qué? Porque los actos que mayor atención atrajeron del festival de mayor relevancia comercial del mundo fueron, quizás por primera vez ––al menos a este grado de casi monopolización mediática––, aquellos que no guardan relación directa con la música hecha a base de guitarras.

Es necesario señalarlo porque, bajo su estúpido argumento de que “no porque las moscas se reúnan alrededor de la mierda significa que algo es bueno”, a muchos se les olvida que, si por años Coachella fue un festival de tradición puntualmente rockera, fue porque su vocación siempre fue una y la misma: responder al mainstream. Vaya, hace diez años, o sea en la edición 2009 del festival, siete de los nueve headliners fueron bandas de rock o derivados ––Paul McCartney, Morrissey, Franz Ferdinand, The Killers, The Cure, My Bloody Valentine y Yeah Yeah Yeahs.

La discusión está cerrada. Más bien ha dejado de ser una discusión. Pero siempre es necesario saber qué opinan los verdaderos protagonistas; en este caso, una leyenda que parece ser siempre abierta al cambio y a la diversidad de sonidos y personajes. Hablamos de Nicholas Edward Cave.

A través de su blog, donde ocasionalmente escribe y responde preguntas, Cave subió su propia entrada alrededor del asunto, especialmente del estado del rock y de la intervención de asuntos morales de carácter personal en proyectos artísticos. "La música rock se ha sacudido y se ha abierto espacio a lo largo de su variada y tumultuosa historia y de alguna manera ha logrado sobrevivir. Está dentro de la naturaleza misma del rock n' roll mutar y transformar, morir para que pueda volver a vivir. Este batido es lo que hace que todo siga avanzando. Como músicos, siempre corremos el peligro de volvernos obsoletos y reemplazados por los esfuerzos de la próxima generación, o por el mundo mismo y sus grandes ideas".

En ese sentido, el mítico líder de los Bad Seeds tiene muy claro que el rock, al menos como solía ser conocido, está en estado crítico. "Mi sensación es que la música rock moderna, tal como la conocemos, ha estado enferma por algún tiempo. Se ha afligido con una especie de cansancio, confusión y desmayo, y ya no tiene la resistencia para pelear las grandes batallas que la música rock siempre ha peleado. Me parece que hay poco nuevo o auténtico, ya que se ha vuelto más seguro, más nostálgico, más cauteloso y más corporativo”.

Y de manera mucho más directa, Cave apunta que “quizás en su estado actual, no vale la pena salvar al rock”. Sin embargo, no significa que ha perdido la esperanza pues considera que la aseveración es necesaria. "Tal vez se necesita este reconocimiento doloroso, esta gran y decepcionante forma de creatividad que ha descendido para cubrir como hielo al arte es necesaria para que, con el tiempo, una forma de música salvaje, peligrosa y radical pueda abrirse camino a través de ese hielo, con los dientes desnudos, y que el rock 'n' roll pueda volver al negocio de la transgresión”, concluyó.

Conéctate con Noisey en Instagram.