FYI.

This story is over 5 years old.

Así luchan en Canadá para detener la temporada de caza del oso grizzly

Se estima que unos 300 osos grizzly, una de las subespecies del oso pardo, son cazados cada año en la provincia canadiense de la Columbia Británica mediante las cacerías reguladas.
Imagen vía Flickr

Mientras los cazadores se desplazan hacia las costas norte y central de la provincia Columbia Británica como consecuencia del inicio de la temporada de caza del oso grizzly, los miembros de las comunidades de las Naciones Originarias de la región están haciendo todo lo posible para detenerlos.

En 2012, las Naciones Originarias Costeras, una coalición de comunidades de las Naciones Originarias en la Columbia Británica, anunció la prohibición de la caza del oso grizzly en su territorio, a pesar de que está regulado por el gobierno provincial, el cuál sigue expidiendo permisos de caza de trofeos.

Publicidad

Hombres y mujeres junto a los Guardianes y Vigilantes Costeros patrullarán el área a pie y en barco para colaborar con el cumplimiento de la prohibición pidiendo a los cazadores que se detengan y ahuyentando a las presas para dificultar su caza.

"Vamos a salir y hacer valer nuestra autoridad", dice Doug Neasloss, director de recursos del Guardian Watchmen y jefe de la Kitasoo/Xai'xais Nation, a VICE News. "Hemos sido educados para pedir respeto para estos animales y es realmente lamentable que las personas vengan aquí y les disparen por deporte".

"Nos gusta que vengan a nuestro territorio y se gasten dinero", agregó. "Pero hay algunas industrias que no son aceptables y no son bienvenidas, y la caza de trofeos es una de ellas".

La larga historia de la práctica de cacería regulada en Canadá provoca preocupación cada año en relación a la conservación de las especies y a la ética de la caza como pasatiempo, aunque de manera muy alejada de la indignación mundial que provocó la caza del león de Zimbabue llamado Cecil.

Se estima que unos 300 osos grizzly son asesinados cada año en la Columbia Británica por la cacería regulada. Según el gobierno provincial, la población total de osos grizzly en esa zona es de 15.000 ejemplares, aunque esa cifra ha sido ampliamente discutida.

La provincia de Alberta suspendió la caza de osos grizzly en 2006 y más tarde la declaró especie amenazada. La Coalición Canadiense para las Especies en Peligro de Extinción expresó tener una "preocupación especial" por los grizzly ya que son "particularmente sensibles a las actividades humanas o sucesos naturales".

Publicidad

Neasloss afirma que la prohibición no oficial de las Naciones Originarias ha frenado un poco el número de osos cazados anualmente y que muchos cazadores han devuelto sus permisos por respeto.

Pero es poco probable que el gran negocio de la caza de osos en esta provincia vaya a terminar pronto. Una de empresa de la Columbia Británica, Covert Outfitting, que ofrece excursiones para cazar osos grizzly que cuestan unos 19.000 dólares.

Kiff Covert, uno de los guías de la zona, dijo a VICE a principios de este verano septentrional que los cazadores no son considerados bajo su perspectiva. Según Covert Outfitting, el número de osos pardos que ellos cazan se encuentra dentro del límite establecido por la provincia, necesario para mantener la población.

El dentista que mató al león Cecil dice que vuelve al trabajo. Leer más aquí. 

"¿Por qué personificamos a un animal solo porque tiene un nombre y la gente se toma fotos con él?", pregunta Covert. "Con los osos grizzly, es porque son hermosos y la gente piensa que son increíbles, pero si fueran feos y no tuvieran pelo y mataran gente todos los días, todo el mundo querría dispararles".

"Mucha gente piensa que es una locura total, pero no lo es", añade. "Tal vez la locura sea estar en la cima de un rascacielos en el centro de Vancouver, sin tener idea de lo que la es naturaleza o de dónde proviene la comida con la que te alimentas".

Cuando los osos grizzly son cazados como trofeo, generalmente sus cabezas son desechadas, y sus cadáveres despellejados. Sean quienes sean los cazadores, lo que todos quieren es la piel.

Publicidad

En marzo, un miembro de la asamblea legislativa del Partido Verde de la Columbia Británica presentó un proyecto de ley que pretendía desalentar la caza de trofeos al exigir a los cazadores acarrear a sus casas la carne de sus presas.

Neasloss confía en que su lucha será un éxito y dice que cuenta con el apoyo de otros ciudadanos de la provincia, la mayoría de los cuales se oponen a la caza de trofeos.

"Estoy muy esperanzado de que vamos a detenerlo. Y creo que la provincia tiene que escucharnos, tiene que empezar a escuchar a la gente", expresa con deseo.

Sigue a Rachel Browne en Twitter: @rp_browne

Imagen por Mike Chernucha