FYI.

This story is over 5 years old.

Los mejores videojuegos que pude jugar este 2015

Estos son los mejores juegos del año según Motherboard, porque ¿Quién podrá detenerme?
Imagen: Nintendo.

El 2015 fue un año increíble para los videojuegos y un año terrible para mi tiempo libre. La lista de cosas que aun no hago sigue creciendo hasta poco antes de mi muerte, porque en 2015 se vio un exceso de lo que me gusta llamar juegos monógamos.

Estos juegos son tan divertidos que te pierdes por horas cada vez y te demoras muchas más horas en experimentarlo por completo, tanto que podrías jugar por meses e incluso años. El 2015 estuvo lleno de juegos monógamos y en realidad sólo pude jugar unos pocos.

Publicidad

Por esta razón la lista de videojuegos del año según Motherboard fue hecha con el método científico de anotar los juegos que jugué este año y luego ordenarlos del menos favorito al más favorito.

Estos son los 8 mejores y es una lista extraña. Se darán cuenta que la mejor mitad está llena de juegos monógamos, pero también hay algunos más pequeños. Espero que hayan olvidado que se lanzaron este año. Todos son juegos espectaculares y probablemente están a la venta en la oferta de fin de año en Steam.

Consíganlos.

Imagen: Microsoft Studios.

8. Ori and the Blind Forest

Es una gran versión de la fórmula 2D de Metroid: explorar un mundo que se expande a medida que posees nuevas habilidades, mezclado con una encantadora animación al estilo de Hayao Miyazaki. Es una gran combinación y es uno de los dos juegos de esta lista que no necesitan de una vida completa para ser jugados. No hay razón para que no lo pruebes.

Imagen: Introversion Software

7. Prison Architect

Luego de tres años en beta, el juego de administrar una prisión por fin fue lanzado este año. ¿Valió la pena la espera? Absolutamente.

Prison Architect es entretenido de la misma manera que Sim City lo es. Si optimizas el ingreso de dinero puedes invertir en nuevos proyectos y ganar más dinero. Si te obsesionas por los detalles tu negocio puede ser rentable, pero también agradable estéticamente y cómodo a la hora de administrar.

La diferencia es que con Prison Architect lo más probable es que arruines la vida de algunas personas en el proceso. Es una cruel lección sobre qué pasa cuando administras una prisión. El juego funciona bien porque la simulación está muy bien ejecutada. Cada ladrillo es importante. Cada tubería debe encajar para que el agua llegue a las duchas. Cada prisionero tiene su hoja de vida y una serie de problemas personales.

Publicidad

Es increíble lo mucho que se refleja el estado actual de los complejos industriales utilizados como cárceles, cosa que averiguamos al conversar con los desarrolladores del juego y un arquitecto real.

Imagen: Davey Wreden

6. The Beginner's Guide

"¿Los videojuegos son arte?" es una pregunta que no fue necesario hacer en el 2015. Una pregunta más interesante y específica es: ¿Puede un juego hacer entender y conectar personalmente con el autor, de la misma forma en que lo hace el escribir en primera persona?

The Beginner's Guide prueba que si se puede y de una forma que es única en los videojuegos. Es una experiencia corta y conmovedora de la que ya escribí cuando apareció y la que todavía no quiero adelantar.

Todos los juegos de esta lista son geniales, pero The Beginner's Guide es el más personal y emocionante que jugué este año. Por esta razón probablemente también es el juego más valiente de esta lista. Está innovando donde la mayoría de los demás juegos no lo hacen.

Imagen: Bethesda Softworks.

5. Fallout 4

Fallout 4 no me gustó mucho al comienzo. Todavía creo que tiene muchos problemas, pero ahora me gusta más. Llevo 50 horas jugándolo y no veo ningún final cerca.

Lo que me gustó no fue la historia o la habilidad de hacer como en Minecraft y crear mi propia realidad post-apocalíptica. Lo que me gustó son las armas y el sistema de elaboración del juego. Los juegos tipo rol de Bethesda siempre te han permitido tomar cualquier pedazo de basura que esté ahí, pero Fallout 4 te da una verdadera razón para hacerlo. Esas no son dos bandejas sucias de comida, son dos unidades de aluminio necesarias para actualizar el poder de tu armadura. Ese no es sólo un juego de mesa, contiene material nuclear que sirve para mejorar la mira de mi escopeta.

Publicidad

Es también un juego mucho más grande de lo que pensé al comienzo. El mapa no abarca muchas más millas que el de Fallout 3, pero es mucho más denso. Cada pequeña esquina de esta mancomunidad está llena de cosas que ver y hacer. Las mejores experiencias que he tenido con el juego es cuando iba hacia un objetivo al otro lado de la ciudad y me distraje con algo en la distancia, lo que me llevó a una historia completamente diferente y esta a otras historias. Tres horas después no pude llegar al lugar donde iba originalmente, pero encontré e hice otras cosas muy entretenidas. Me perdí en el mundo, como dice el marketing del juego, pero esta vez es algo real.

Imagen: Warner Bros Interactive.

4. Dying Light

Así es, uno de los mejores juegos de zombies que se ha hecho apareció este año, pero seguro lo olvidaste porque salió en marzo.

Es un juego en primera persona, pero no es un shooter porque acá no utilizas ninguna pistola para luchar contra las horas de zombies. Utilizas un bate de baseball o un machete y el sistema de Dying Light te permite ponerle clavos o electricidad para que sea más mortífero. Dentro del juego debes ser rápido y ágil. Dying Light posee unos de los mejores sistemas de correr libremente (o parkour si prefieres) que he visto en un videojuego (rivaliza con Mirror's Edge, que fue diseñado para ser un juego de correr libremente). Y, como fue tendencia este año, es un gigante, abierto y dinámico mundo que puedes explorar libremente y dónde cualquier encuentro con un zombie es distinto al anterior.

Publicidad

¿Necesitamos otros juego de zombies? Probablemente no, pero Dying Light tiene tantas cosas buenas sobre la fantasía de sobrevivencia que sería una pena ignorarlo porque otros juegos de zombies que son más malos vinieron antes que este.

Imagen: Nintendo.

3. Splatoon

Call of Duty aprendió de Nintendo este año.

Me encantan los juegos de disparos multijugador, pero hay que decir que la gran mayoría de estos juegos son aburridos. Siempre son los mismos soldados corriendo en círculos y disparandose a la cara entre ellos.

Es un genero que necesita una buena patada en el culo y jamas habría pensado que la mejor patada vendría de Nintendo, el desarrollador amigo de los niños. Nunca pensé que ellos podrían llegar más allá de los soldados y los disparos.

La solución de Nintendo para arreglar los juegos de disparos fue doble. Primero, sacar las balas. Splatoon es juego sobre disparar pintura, lo que cambia completamente la velocidad y la física de los proyectiles. Te hace pensar en manchas y gotas en vez de disparos a la cabeza y al centro del cuerpo. Segundo, no apuntes a la cabeza. No apuntes a otros jugadores, apunta a la etapa. La manera de ganar es pintar el mundo con el color de tu equipo, otra manera en que nunca jugaste un juego de disparos.

Es rápido, es divertido, es colorido y tiene la marca de Nintendo en pulcritud y encanto.

Imagen: Konami.

2. Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

Que Hideo Kojima se haya separado de Konami es una de las más grandes historias sobre videojuegos del año y la razón más importante es que aleja a Kojima de su amada serie en la que ha trabajado toda su carrera: Metal Gear.

Publicidad

Kojima está trabajando en nuevas aventuras y estoy muy ansioso de ver que hace ahora, pero la gran esperanza es que dejó a Metal Gear mejor que nunca.

Desde el primer juego las ambiciones de Kojima eran más grandes que lo soportado por cualquier Metal Gear. Gráficamente, en términos de control y distintas mecánicas de juego, Kojima siempre iba más allá de lo que podía entregar.

Esto no sucede con Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. Por primera vez y tristemente por la última, su visión fue ejecutada a la perfección. Snake, quien siempre ha sido difícil de controlar, esta vez se movió por los campos de pelea de Afganistán y África como una navaja suiza donde cada instrumento es una versión distinta de cómo patear traseros en silencio. Dónde los otros juegos se sentían reducidos, Phantom Pain es gigante y hermoso, fácilmente uno de los juegos más bonitos del año. Incluso las ideas locas de Kojima como construir un un imperio militar privado, la que fue introducida en el juego poco conocido de Playstation Portable, Metal Gear Solid: Peace Walker, acá funciona bien. De hecho son cosas muy adictivas que se unen este extenso, épico y demente viaje.

La incredulidad es una reacción común al jugar Metal Gear. Es muy loco. Va a lugares que pocos juegos se atreven a ir, pero a menudo se puede ver cómo Kojima llegó a su tope al diseñar de esta manera. Con The Panthom Pain, el loco finalmente lo logró. Creó el juego que Metal Gear debía ser, su obra maestra.

Publicidad

Imagen: Psyonix

1. Rocket League

Podría debatir los méritos de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain versus Fallout 4 y el estado del diseño de los videojuegos abiertos en el 2015, pero al final del día los números hablan por sí mismos:

Jugué Rocket League, el juego de fútbol con autos, por cerca de 160 horas. Eso es muchas horas. Probablemente demasiadas horas. Pero no voy a parar, porque no puedo parar. No se cómo.

Rocket League tiene un concepto muy simple que abre un espacio de infinitas posibilidades. Es siempre el mismo estadio, la misma pelota y los mismos autos, pero tiene diferentes niveles de destreza y un motor físico que hace que la pelota rebote desde tu capó de manera distinta dependiendo del más pequeño ángulo, lo que es una receta para el caos, la diversión y el logro humano.

Si, estoy hablando en grande. Rocket League es el juego que me hizo entender el entusiasmo por los eSports, es el escenario perfecto para ese tipo de drama. Y sucede lo mismo con el fútbol real, porque ver a alguien que anota un gol no significa nada en general, pero es hermoso y emocionante. El ver a uno de los mejores jugadores de Rocket League en el mundo, llamado Kronovi, es igual de emocionante, sobretodo cuando salta en el aire y hace un gol con su parachoques trasero desde el otro lado de la cancha. Cuando yo logro algo la mitad de emocionante, es uno de los mejores sentimientos que te puede provocar un videojuego.

Publicidad

Esto es lo fundamentalmente humano de jugar (cualquier tipo de juego) que se logra en Rocket League muy exitosamente. El juego no sólo compite por ser el mejor del 2015, en mi opinión está luchando con clásicos competitivos como Counter-Strike, Dota y Street Fighter.

--

Ahora, si ves esta lista y no puedes creer que tu juego favorito del año ni siquiera está mencionado, aquí va un adicional "Los mejores juegos del año que no tuve tiempo de jugar, pero que pretendo hacer cuando tenga tiempo":

The Witcher 3: Wild Hunt

Her Story (Este es el juego del año para Zack Kotzer)

Assassin's Creed Syndicate

Bloodborne

Super Mario Maker (Nicholas Deleon de Motherboard lo amó)

Axiom Verge

Everybody's Gone to the Rapture

Rise of the Tomb Raider

Undertale

Batman: Arkham Knight

Cities: Skylines (El aparente heredero de Sim City)