FYI.

This story is over 5 years old.

¿Enseñar a producir y mezclar resuelve la desigualdad de género en la música electrónica?

Muchas mujeres están usando la educación para revertir el sexismo en la industria.
1.3.16
French DJ collective These Girls Are on Fiyah (TGAF)

En el Lower Eastside Girls Club, una organización que provee programas educacionales a mujeres jóvenes de bajos recursos en la ciudad de Nueva York, la clase está terminando. "¡Prepárense para DJ Stacia!" grita alguien. El cuarto se estremece en gritos. Una encantadoramente extraña chiva con cola de caballo y lentes se enfoca en su controlador Pioneer mientras las otras chicas se van reuniendo a su alrededor.

Publicidad

Las chicas van a mitad de un taller de siete semanas para ser DJs, impartido por DJ Baby K (aka Kelly Webb) de WBAI y DJ Rebornd en el edificio de $20 millones donde se localiza el Girls Club, el cual abrió en octubre del 2013 y da alojamiento a todo, desde laboratorios de ciencia de alta tecnología hasta un planetario (todos los programas en el Girls Club son gratis). El estudio donde la clase se lleva a cabo es la envidia de cualquier DJ profesional: incluye unidades de Serato donadas por Pioneer, controladores PUSH de Ableton Live y una mezcladora Pro Tools usada por la estación de radio que albergan, WGRL.

De vuelta al salón de clases, suena un relajante intro de piano antes de que suene el beat y una vocal. Tras algunos falsos inicios, DJ Stacia da paso a otro track. Más gritos. No es el set más increíble de la historia pero a nadie le importa. Cuando termina, una MC voluntaria anuncia a la próxima DJ y cualquier error es olvidado. Es hora de mezclar.

Una estudiante del Lower Eastside Girls Club atendiendo un campamento para DJs en la Scratch Academy (Foto cortesía de LWGC)

Las mujeres han estado mezclando y produciendo música desde que existen las herramientas para hacerlo y muchos de los pioneros de la música electrónica fueron mujeres o individuos no conformes con el género. Aún así, en el 2016, las mujeres aún están poco representadas en todas partes, desde festivales hasta premiaciones anuales de DJs. En el notorio conteo TOP 100 de DJ Mag, por ejemplo, las mujeres siempre pueden contarse con cifras de un dígito. Un análisis de The Guardian del año pasado mostraba a un número bajo de mujeres presentándose en los festivales de Reino Unido y Coachella fue criticado por la escasez de mujeres en su lineup del 2015. Pero las cosas podrían estar cambiando—Coachella fue aplaudido este año por un lineup mejor balanceado, mientras grupos de DJs feministas como Discwoman están rompiendo el sistema al crear sus propios festivales que representan talento femenino.

"La gente dice que las mujeres no están interesadas en la tecnología. Son idioteces, ¿sabes?"—DJ Kelly Webb

Recientemente, cansada de esperar que la gente dentro de la industria, como los promotores o agentes cierren la brecha de género, un número de productoras, DJs y artistas han tomando las riendas para ayudar a otras mujeres a desarrollar las habilidades que necesitan para irrumpir en la industria. Mientras tanto, las instituciones mejor establecidas, como Lower Eastside Girls Club y Women's Audio Mission también están organizando clases y talleres para mujeres jóvenes. Esta nueva ola de activismo educativo representa una acción directa por parte de las mujeres para corregir el desbalance del poder que aún vive en la industria musical, mientras hacen de la producción y la mezcla algo accesible para la siguiente generación.

Relacionado: Discwoman: El género de la tecnología y las políticas de la pista de baile

Cuando visito el Girls Club, las chicas en la clase semanal de Webb preparan sus habilidades para una fiesta que llevarán acabo la siguiente semana. Webb, quien también es directora del Sound Studio de Girls Club, donde se llevan a cabo las clases de DJ, producción y radio, me comenta que ella está tratando de resolver lo que ella cree son las raíces del problema que mantiene bajos los números de mujeres en la producción de música y DJ: la falta de acceso a recursos y roles femeninos para las chicas que quieren aprender estas habilidades a una edad temprana. Webb también señala que ser DJ no es sólo una forma para estas chicas de expresarse creativamente, sino una habilidad lucrativa. "Te puedes pagar el colegio siendo DJ," explica. "Es una carrera muy viable hoy en día."

Con emoción, Webb menciona que la última fiesta que ofrecieron fue todo un éxito. "Pensé que se pondrían a bailar, pero las chicas estaban más interesadas en la cabina del DJ," recuerda. "Querían ver que sucedía, '¿Qué es eso? ¿Cómo lo haces?' La gente dice que las chicas no se interesan en la tecnología," continúa Webb. "Son idioteces, ¿sabes?"

Foto cortesía de Women's Audio Mission

Si el Girls Club es una incubadora vital para las jóvenes interesadas en la música electrónica, entonces las organizaciones como Women's Audio Mission (WAM) es a donde las chicas van cuando crecen. La asociación sin fines de lucro de San Francisco fue fundada por el profesor del Colegio de la Ciudad de San Francisco, Terri Winston en el 2003 como una "respuesta directa a la desigualdad económica y social que las mujeres enfrentan en la producción musical y en las artes de grabación," de acuerdo con su sitio web. Desde entonces, el programa ha crecido hasta convertirse en un formidable recurso para las mujeres que quieren hacer una carrera en las artes de estudio y grabación, con 1200 estudiantes en talleres en todo el país cada año y 5,000 miembros en línea, de acuerdo con Winston. WAM también ha incrementado el porcentaje de mujeres en el departamento de audio de la universidad de 12 a 43 %. "El número más alto que se haya visto, al menos en el país, probablemente a nivel global," me cuenta Winston a través de una llamada telefónica.

"De verdad cambia el asunto cuando ves hombres mirando a mujeres como las expertas."—Terri Winston

Winstons comenta que los extensos recursos de la organización, como la bolsa de trabajo y el servicio de renta de equipo, están disponible para los músicos de ambos géneros. Artistas masculinos como R.E.M. y Radiohead también han usado el estudio en el distrito de South of Market en San Francisco, el cual, de acuerdo con Winston, es el único construido en el mundo completamente por mujeres. "Realmente cambia el asunto cuando ves a hombres mirando a mujeres como las expertas," comenta. "El hecho de que les parezca bien que venga de mujeres, es un gran cambio."

La fundadora de Powrplnt, Angelina Dreem (Foto cortesía de Angelina Dreem)

Además de las organizaciones como Girls Club y WAM, un número de iniciativas comenzadas por mujeres jóvenes en ciudades de todo el mundo también han surgido para cambiar el desbalance de género en la industria.

En el 2015, la artista de Brooklyn, Angelina Dreem, abrió un estudio permanente en Bushwick donde se encuentra su organización, Powrplnt, la cual provee talleres de artes digitales a niños en Nueva York. Una de las ofertas de Powrplnt una clase de Ableton para todas las chicas, donde la productora FIN enseña a mujeres de todas las edades los básicos de la producción de música electrónica.

Itchel "Seashell" Coker presentándose en una reciente fiesta de Powrplnt (Foto cortesía de Powrplnt)

Dreem cree que las clases como esta ayudaran a terminar el estereotipo de que las mujeres son menos competentes o desinteresadas en la tecnología. "Aún hay una gran idea de que las mujeres son las que actúan y los hombre son los que producen," comenta. "El beneficio de un taller para mujeres," continúa, "es que provee un ambiente donde las mujeres pueden ser novatas—donde está bien equivocarse." Entrar a una industria dominada por hombres puede ser intimidante para las productoras novatas, pero en Powrplnt, "no debes preocuparte por estas agresiones," explica Dreem. "Crear un espacio seguro es esencial para cambiar la cultura."

La productora británica, E.M.M.A., recientemente anunció un esfuerzo similar. Su taller gratuito para mujeres el 19 de marzo será impartido por ella junto a productoras como Ikonika y los productores Dexplicit y P Jam, en los cuarteles de Radar Radio en Londres, usando software donado por parte de FL Studios. En las dos semanas desde el anuncio, ha recibido 450 aplicaciones, para lo que ella espera que sea una clase de una noche. En respuesta al interés masivo, esta planeando expandir el evento a una serie de dos semanas.

Flyer del taller de E.M.M.A. (Foto cortesía de Radar Radio)

Por teléfono, E.M.M.A. explica que ella comenzó el programa después de sentirse frustrada con la ideología dominante de que las productoras representan un grupo minoritario en la industria de la música dance. "Si creamos un grupo de mujeres que son creativas y quieren aprender y tener esa pasión, entonces ya no estamos en una minoría," comenta. "Esa es la respuesta."

A pesar de que los programas comenzados por E.M.M.A., Dreem y otras son extremadamente prometedores, aún queda mucho trabajo que hacer cuando se trata de cambiar los sesgos tan profundos que hay de las mujeres en la tecnología. Scott Fisher, el Gerente de Comunicaciones en Image-Line Software (la compañía que posee FL Studios) me dice que sólo el 3% y 7% de los usuarios de Image-Line son mujeres.

Publicidad

Cuando le pregunté por qué estos números eran tan bajos, me respondió con una explicación comúnmente depresiva. "Creo que el espacio de producción musical está realmente dominado por hombres por la afinidad natural que tienen con la tecnología," comenta. "Es similar a lo que pasa con las computadoras. Las mujeres ven las computadoras como diciendo '¿Qué puedo hacer con esto?' Los hombres las ven y 'oh mira una computadora, ¿cómo puedo separarla en partes y hacer más cosas con ella?'"

Cuando lo cuestioné en este punto, Fisher insistió en que él simplemente esta "viendo los números." Caminas a un cuarto, es 90% hombres, 10% mujeres. Debe ser por una razón," argumenta. "De hecho, [el número de usuarias de Image-Line] puede que sea menor porque muchas madres compran el software para que lo usen sus hijos."

Lo que Fisher puede que no entienda es que la razón de esta brecha de género no es la diferencia biológica, sino el sexismo institucionalizado. Recientemente, varias productoras exitosas han hablado sobre las formas en que han sido discriminadas de acuerdo a su género.

"Crear un espacio seguro es esencial para cambiar la cultura."—Angelina Dreem

En una entrevista de Björk con Pitchfork el pasado mes de enero sobre el lanzamiento de su álbum Vulnicura, compartió los problemas que pasó para ser tomada seriamente en sus inicios. "Quiero apoyar a las jóvenes en sus 20s y decirles: No estás imaginando cosas," comenta a Pitchfork. "Es duro. Todo lo que un chico dice una vez, tu debes decirlo cinco veces." En julio del 2015 en la publicación Fader, Grimes hablo de forma similar sobre el sexismo que enfrenta como productora. "Ir a los estudios, hay todos estos ingenieros y no te dejan tocar el equipo," comenta. "Y luego un productor llega y dejan que lo haga. Era algo tan sexista. Estaba atónita."

Relacionado: Las mujeres en los festivales siguen siendo sólo un #FotoONoPasó

Por su parte, Fisher parece apoyar los esfuerzos de E.M.M.A., diciendo, "es genial ver mujeres tomar la iniciativa de involucrarse con otros en el lado tecnológico de la música." Mientras más mujeres sean entrenadas como productoras, ingenieras o DJs, esta nueva ola se volverá una puerta en la industria y asegurará que incluso más mujeres estén equipadas con el conocimiento y las habilidades necesarias para tener éxito en la industria.

E.M.M.A. no fue desalentada por los comentarios de Fisher, pues toma los números que el menciona como un desafío a vencer. "Creo que es realmente interesante obtener las estadísticas en la base de usuarios," me comentar por mail. "Sin embargo, la [reacción a nuestro programa] muestra que la demanda está ahí."

Sigue a Sophie Weiner en Twitter