FYI.

This story is over 5 years old.

Comer carne es igual de malo que comer tofu

A ver, el cultivo de soya no es el mejor del mundo, está destruyendo ecosistemas. Recuérdalo antes de preferir un desabrido tofu sobre un jugoso filete de res.

Esta es un historia acerca del tofu, pero comienza con un trato de muerte. O, muchos tratos de muerte.

A finales del año pasado, el correo del entomólogo Piotr Naskrecki, estaba lleno de estos tratos. Fue llamado "Una persona horrible" que "destruiría la tierra". "Vete a la mierda imbécil" escribió otro corresponsal autocensurado.

¿Cómo un científico y fotógrafo estudiante de grillos, se convirtió en el blanco de la furiosa comunidad de internet? Naskrecki, quien por muchos años dirigió la investigación de grillos en la selva tropical de Guyana, encontró muchas otras especies de insectos ahí. En octubre, subió una foto a su blog de una criatura llamada Goliath birdeater, una enorme araña, peluda e inspiradora de pesadillas. Naskrecki describió a este espécimen como un cachorro pequeño por su peso y mencionó que una de estas arañas fue asesinada para preservarla en el museo de Harvard Museum of Comparative Zoology.

Publicidad

La señal del correo de odio. Los lectores, aparentemente ignorantes del hecho de que la preservación de la flora y fauna realizada por los científicos, es una parte esencial del entendimiento y por lo tanto la protección de plantas y animales. Esto el blog de comentarios, acusándolo de matar especies raras de la selva, incluso lo amenazaron de matarlo. Sin embargo, en respuesta al posteo del blog, Naskrecki señaló la ridiculez de enojarse con los científicos preocupados por la conservación, ya que se deben de matar algunos animales en el camino cuando la realidad, lo que él llamó "bioslaughter involuntaria" y se produce todos los días.

"Ese tofu que comes porque la carne implica asesinato", escribió "Probablemente viene de Brasil, en donde hay plantaciones de soya masivas que van desde un horizonte a otro han sustituido a la selva y ha llevado a la desaparición de miles de especies ".

Y tiene razón. Después de Estados Unidos, Brasil es el segundo lugar más grande del mundo en producción de granos de soya, los cuales hacen su camino en todo desde el aceite para preparar alimentos hasta alimentar a los animales. En la temporada 2014-2015, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, predijo que el país llegaría a un récord de 31.5 millones de hectáreas, o cerca de 78 millones de acres y cosecharían un récord de 95.5 millones de toneladas de legumbres.

Hacer espacio para las plantaciones de soya significa compensar la tierra y en Brasil tropical compensar la tierra normalmente significa compensar la selva tropical. Este país es uno de los lugares con más biodiversidad del mundo, pero esto está cambiando rápidamente. Por lo que los cultivos se están moviendo al Amazonas, la selva tropical más grande del mundo, en donde en los próximos años 38 especies de mamíferos, pájaros y anfibios estará extintos. El Amazonas es también un importante sumidero de carbono: se estima que 80,000 especies de plantas absorben cerca de 2.2 billones de toneladas de dióxido de carbono por año y juegan un rol crucial en compensar el calentamiento global mediante la reducción de los niveles de gases de efecto invernadero en el planeta. Como las plantas y el suelo no se excavan hasta ser reemplazado por cultivos de soya, el carbono almacenado se libera a la atmósfera y acelera el calentamiento global.

Y no es solamente la selva tropical de Brasil, es la única que se ve amenazada por la producción de soya. El Cerrado, la sabana más extensa, que cubre un cuarto del país, es también, uno de los lugares también más vastos en biodiversidad en el planeta. Pero en las últimas décadas, ha estado particularmente vulnerable, no sólo por las plantaciones de soja, sino también por las operaciones de ganado. Entre 2002 y 2008, el Cerrado perdió un porcentaje dede 14,000 kilómetros cuadrados cada año. Estos números significan grandes pérdidas para el hábitat, actualmente hay 32 especies de animales en peligro de extinción, al igual que plantas nativas importantes para los locales, ya que son utilizadas para cocinar o para medicinas. Lo preocupante también es que la mitad de estas plantas no se encuentran en ningún otro lugar del país.

Cuando se trata de la soya en la dieta común, es verdad que la industria de la carne es una industria más grande en la demanda de la producción de soya, como el tofu. La mayoría de la soya en el mundo termina siendo comida de ganado que debe darse a las aves de corral, a los cerdos, a las vacas y a los peces de cultivo. Pero el seis porciento de la soya se va directo a toda esa carne, leche y comida que nos gusta comer para sentirnos virtuosos, como leche de soya, tofu yo toda esa comida falsa.

Entonces la próxima vez que estés buscando en un plato de pollo picante con arroz, piensa en el aguará guazú y en el oso hormiguero gigante que de mala gana dejaron sus hogares para darle paso a tu comida saludable.