FYI.

This story is over 5 years old.

Los expertos dicen que este mensaje de texto podría impedir que los adolescentes beban en exceso

Un nuevo estudio de investigadores de medicina de la University of Pittsburgh afirma que enviar mensajes de texto a los adultos jóvenes puede reducir el consumo excesivo de alcohol y las lesiones relacionadas con el alcohol.
Phoebe Hurst
London, GB
26.11.15

La diapositiva de la noche del jueves que dice: solo-un-trago-oh-está-bien-una-ronda-de-shots-no-hace-daño hasta las vibras de TGIF que comienzan alrededor de las 11.32 el viernes por la mañana y derivan en unas cervezas antes de cenar y cocteles al 2 por 1 tiene una inevitabilidad similar a aquella de la rotación de la marea o los cambios de estaciones. Después de trabajar toda la semana de 9 a 5, el camino de la oficina al pub al bar (es) y a la tienda de kebab desacertada está básicamente predestinado.

Publicidad

Pero los expertos dicen que este ciclo perpetuo de bebida de fin de semana puede romperse. Y solo se necesita de un simple mensaje de texto.

Un nuevo estudio de investigadores de medicina de emergencia y de psiquiatría en la University of Pittsburgh afirma que enviar mensajes de texto a los adultos jóvenes puede reducir el consumo excesivo de alcohol y las lesiones relacionadas con el alcohol.

Publicada en la revista de ciencia y medicina PLOS ONE y apoyada por la Emergency Medicine Foundation, la investigación involucró a 700 participantes entre las edades de 18 y 25, los cuales habían sido dados de alta de cuatro departamentos de emergencias urbanas en el oeste de Pensilvania.

LEE MÁS: Tu excesivo consumo de alcohol en la adolescencia ha arruinado tu cerebro para siempre

Los participantes fueron asignados al azar en tres grupos y recibieron diferentes mensajes de texto y niveles de apoyo. A lo largo de 12 semanas, los investigadores le dieron atención estándar al primer grupo de "control", pero no mensajes de textos. El segundo grupo de "autocontrol" recibió un mensaje de texto en domingos consultando su consumo de alcohol, pero sin retroalimentación dirigida a reducir la ingesta de alcohol.

El grupo final recibió el programa de intervención completo, que incluyó un mensaje de texto los jueves preguntando acerca de los planes para beber el fin de semana. Si los participantes respondían diciendo que venía algo en grande (es decir, más de cinco bebidas durante un periodo de 24 horas para hombres y más de cuatro para mujeres), recibían un mensaje de texto expresando preocupación y preguntando si estarían dispuestos a establecer una meta para limitar su consumo de alcohol.

Publicidad

Los que estaban reacios a establecer metas recibieron un mensaje animándoles a reflexionar sobre su decisión, como por ejemplo: "Está bien tener sentimientos encontrados sobre reducir tu consumo de alcohol. Considera hacer una lista de todas las razones que querrías cambiar".

Un poco diferente del emoji de copa de vino y el signo de interrogación que por lo general envías al chat grupal las noches de jueves.

El domingo, los participantes en el programa de intervención completo, recibieron un mensaje de texto preguntando sobre su consumo de alcohol el fin de semana, así como "mensajes de retroalimentación personalizados" para apoyar un bajo consumo de alcohol y fomentar la reflexión sobre cuán borrachos estuvieron.

Seis meses después de la prueba, el estudio afirma que estos participantes reportaron un promedio de un día menos de consumo excesivo de alcohol por mes. También encontraron un 12 por ciento menos de incidencia de consumo excesivo de alcohol. En comparación, ni el grupo de control ni el de autocontrol (quienes recibieron mensajes de texto mínimos) reportaron una reducción en el consumo de alcohol.

Brian Suffoletto, profesor asistente de medicina de emergencia en la University of Pittsburgh y uno de los autores del estudio espera que la investigación pueda ser utilizada para desarrollar nuevos servicios de intervención de alcohol para los jóvenes.

Dijo: "Teniendo en cuenta el bajo costo por enviar mensajes de texto y la capacidad de

mandárselos a casi todos los adultos jóvenes en situación de riesgo, una intervención por medio de un mensaje de texto dirigida al consumo excesivo de alcohol podría tener un impacto en la salud pública al reducir los problemas de salud a largo y a corto plazo".

La próxima vez que alguien te escriba por Whatsapp con la frase típica del viernes por la noche: "¿Saldrás?", piensa en aquellos adultos jóvenes que algún día podrían eludir los mensajes de intervención de alcohol bien sincronizados.