FYI.

This story is over 5 years old.

ALABAMA

Así consiguió Alabama su campeonato colegial

Nick Saban ganó su cuarto campeonato en siete años.
12.1.16

Durante tres cuartos, todo hacia pensar que por fin Clemson había descubierto cómo detener a la máquina de Alabama. Los Tigers estaban arriba por tres gracias a su quarterback Deshaun Watson que acumulaba cifras similares a las de Vince Young en el clásico Rose Bowl entre Texas y USC exactamente hace una década.

Pero entonces, Alabama hizo lo que Alabama hace. La Marea Carmesí anotó 24 puntos en el último cuarto, desgastando a la defensiva de Clemson que había aguantado en la primera mitad. Al final, Alabama hizo lo que Alabama siempre hace: ganar. El marcador final de 45-40 le s daba su cuarto campeonato nacional en siete años.

Publicidad

No los habríamos culpado por pensar que este juego estaba terminado. Clemson había ganado 51 juegos consecutivos cuando estaba arriba después de tres cuartos, y Alabama pareció estar de acuerdo con que las cosas serían funestas. Así que después del empate vía gol de campo, el entrenador Nick Saban ordenó la jugada menos apegada a su estilo, una patada corta sorpresa.

La siguiente vez que Alabama tomó el balón, Kenyon Drake tuvo un regreso de patada de 95 yardas para touchdown. Fueron 17 puntos seguidos para una escuadra clasificada en el lugar 85 de equipos especiales a nivel nacional.

Alabama necesitó un poco del factor sorpresa para ganar, pero al final, el mejor equipo venció. Casi siempre Alabama es mejor que todos los demás, y el lunes no fue excepción para la Marea Carmesí. Contaron con el corredor ganador del Heisman Trophy, quien corrió para 185 yardas y tres touchdowns, y con la línea defensiva interior que arrolló el frente de la defensiva de Clemson.

Vamos, Alabama es tan buen equipo que había reservado al ala cerrada de cinco estrellas O.J. Howard hasta el lunes por la noche. Howard entró al juego sin una recepción para touchdown en la temporada —no había anotado desde 2013— y terminó con 208 yardas y dos touchdowns.

Es algo típico para Alabama, que cuenta con cinco generaciones de reclutas en primer lugar. Todos los jugadores reclutados de Nick Saban de Alabama han ganado un Campeonato Nacional.

Tal vez Clemson tenga al mejor quarterback de los EE.UU, y los Tigers hayan encontrado en su receptor abierto una joya andante, al igual que en su grupo de alas defensivas monstruosas. Para llegar tan lejos como lo hicieron los Tigers, necesitas tener jugadores como estos —jugadores trascendentales—. Pero no fue suficiente para detener a la Marea.

Alabama son los mejores, y continuarán siendo los mejores. Clemson es un equipo extraordinario, pero a veces hay demasiado talento del otro lado del campo. Es lo que sucedió el lunes por la noche en Glendale. Por esto Alabama son los campeones una vez más.