Identidad

Puedes mejorar tu vida sexual inyectándote sangre en el clítoris

Por unos 1.300 € puedes introducir sangre en tu clítoris para mejorar tu vida sexual. Un cirujano plástico aconseja que no lo hagas.
18.7.16
Photo by Yuko Hirao via Stocksy

A veces no es realmente necesario que un experto —con su costosa educación, su bata blanca de laboratorio y sus complicados conocimientos médicos— te diga que algo es una idea realmente mala para saberlo. El panteón de los procedimientos de automejora estúpidos y potencialmente peligrosos es tan amplio como ignominioso.

En la lista de "cosas que no deberías hacer a tu cuerpo y mucho menos pagar a otra persona para que lo haga por ti", ya tenemos las inyecciones de silicona o aceite mineral (potencialmente letales) o los liftings de escroto (dejad que cuelgue, muchachos). Esta semana, contamos con un nuevo candidato.

El Mirror informa de que algunas mujeres están pagando una media de 1.500 dólares para que les inyecten sangre en el clítoris, en lo que ha venido a denominarse "O-shot" o "inyección orgásmica". Según reza la publicidad oficial de este procedimiento, se trata de "un método muy específico que emplea factores de crecimiento derivados de la sangre para rejuvenecer la vagina y ayudar a las mujeres con sus problemas de incontinencia urinaria y sexuales".

En la práctica, este procedimiento supone que un médico o una enfermera extraigan sangre de otra parte del cuerpo (normalmente el brazo), separen la sangre para aislar el plasma rico en plaquetas e inserten después este plasma en el clítoris y en la parte superior de la vagina utilizando una aguja. Los médicos afirman que la inyección de sangre en el clítoris es virtualmente indolora debido a la crema anestésica que emplean.

Te puede interesar: Cada vez son más las mujeres que se tunean la vagina

Se dice que, tras el procedimiento, las pacientes pueden disfrutar de un "sistema orgásmico femenino" rejuvenecido. Entre los beneficios que pregonan quienes realizan este procedimiento se encuentran una mayor excitación sexual a través de la estimulación clitoriana, orgasmos más intensos y frecuentes, mayor deseo sexual y un suave y turgente clítoris gracias a todo el aceite de serpiente que te has inyectado (esta última parte me la he inventado).

Aunque en internet no hay testimonios disponibles del procedimiento "O-shot", encontramos resplandecientes reseñas en el sitio web de una clínica de Texas que ofrece este servicio. "El resultado de esta inyección fue una gran cantidad de Intensos Orgasmos Múltiples Definitivos [sic] durante y después el sexo", escribe una clienta satisfecha. "Mi vagina pasó a estar perfectamente lubricada y libre de dolor durante el sexo con un incremento de las sensaciones clitorianas. Además, la O-Shot® rejuveneció mis tejidos, lo que permitió a mi vagina recibir el contorno del pene y ajustarse a él como un guante".

Algunas mujeres pagan más de 1.000 dólares para someterse a este procedimiento. Foto por Robert Zaleski vía Stocksy

El Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos fue incapaz de explicar a Broadly si este procedimiento es médicamente seguro, a pesar de que repetidamente solicitamos su opinión. Sin embargo, el consultor de cirugía plástica Paul Banwell nos aconsejó precaución.

"Inyectar plasma rico en plaquetas en torno al clítoris o en torno a la vagina para mejorar los orgasmos es un procedimiento controvertido", explicó. "Las pruebas científicas actualmente disponibles en los escritos que defienden los resultados beneficiosos son escasas y sin duda es preciso realizar más investigaciones".

Le pregunté sobre los peligros potenciales si el procedimiento sale mal. "Como sucede con todos los procedimientos inyectables", me respondió, "existe un riesgo de hemorragia e infección, además de complicaciones específicas como alteración de la sensibilidad y la libido, y daños potenciales en el clítoris".

Según el punto de vista de Banwell, es preciso investigar más. "Sería bueno que ser realizaran estudios controlados cuidadosamente diseñados para evaluar la eficacia de este tipo de tratamientos". ¿Y esos spas vaginales que prometen una vida sexual de primera por unos miles de dólares? Quizá quieras plantearte si no se trata simplemente de un discurso publicitario.

"Los especialistas médicos creen que se trata de un procedimiento impulsado por el marketing y no un procedimiento basado en las pruebas". Por ahora, quizá lo mejor sea que te limites a tus ejercicios Kegel habituales, un procedimiento vaginal realmente avalado por los médicos. O, mira, cómprate un vibrador mejor.