FYI.

This story is over 5 years old.

Edición del Hombre de Arena

Cómo golpear a un paparazzi

No le pegues a la cámara.
24.8.12

El 19 de junio, Alec Baldwin, se sumó a la larga lista de actores que han golpeado paparazzis al derribar a un fotógrafo del Daily News en Nueva York, al salir de su boda civil. El punto es que golpear a un paparazzi no es tan difícil. Tú también puedes quedar inmortalizado por golpear a un güey que intenta fotografiarte, como hicieran Sean Penn, Kanye West, Quentin Tarantino y Chris Martin, entre otros, siguiendo estos cinco pasos:

Vuélvete famoso
Primero, necesitas que los fotógrafos te empiecen a seguir. Claro, podrías empezar una carrera musical o de actuación, o empezar a usar disfraces ridículos como Lady Gaga, ¡pero eso te tomaría años! La opción más fácil es volverte un infame famoso cometiendo algunos crímenes horribles. Piensa en todos los seguidores que tenían Charles Manson o Bernie Madoff. Pero no es fácil usar tus puños cuando estás esposado, así que este método sólo funciona para quienes pueden correr muy rápido y esconderse muy bien.

Grita mucho
Ahora que ya eres famoso, eres como la chica en un video de bukkake, y los fotógrafos son un montón de pitos compitiendo por venirse en tu cara con la toma millonaria. Si vas a golpear a uno, asegúrate de gritar y maldecir para que todos estén preparados. No cuenta si nadie toma una foto.

Golpea
Sabes cómo cerrar tu mano para hacer un puño, ¿cierto? Bien, pues sólo lánzalo lo más fuerte que puedas contra la cara de alguien y listo. Si quieres romper narices, deja ir todo tu peso detrás del golpe.

No rompas la cámara
Se supone que estás encabronado con el paparazzi, ¡no con la cámara! No tengas miedo de destruirle la cavidad ocular a alguien, pero por favor no arruines esa costosa Nikon. Eso sería un desperdicio. Si realmente la tienes que involucrar, róbasela e intercámbiala por drogas; ahora que eres famoso necesitarás ingerir muchas de éstas. Además, podría demandarte por pérdida salarial si destruyes la fuente de sus ingresos, y esas son malas noticias para ti en muchos niveles.

Olvida la indignación
Las celebridades se meten en problemas cuando empiezan a hablar sobre la injusticia y humillación por la que atraviesan, a causa de los infinitos destellos de ese maniático que los sigue a todos lados. ¿Adivina qué? El público en general ama las fotos de los paparazzis. De lo contrario no comprarían revistas de chismes ni leerían “artículos” compuestos de fotos de Angelina sacando la basura. ¿Dirías que estás tan harto de la Navidad que noqueaste a Santa? No. No conviertas ese madrazo en un gran sermón sobre los medios y la privacidad, sólo di: “Sí, me hizo encabronar y lo golpeé porque es un pendejo”. No sólo será verdad, también te hará ver muy chingón. Baldwin no es tan chingón, y negó haber golpeado al fotógrafo. Así que, Baldwin, amigo… está bien. Te gusta golpear güeyes. Acéptalo como hombre.