FYI.

This story is over 5 years old.

Viajes

El país que no existe

Un país que no existe aparenta funcionar bastante bien.
3.1.12

En las afueras de la antigua Unión Soviética, en un pequeño bolsillo de la Europa del Este, no se han sacudido del todo el trauma de la caída del imperio soviético. Desde 1990, una zona poco conocida de la tierra entre Ucrania y Moldavia, se ha aislado en un mundo donde Lenin todavía ocupa un lugar preponderante. Cuenta con su propia patrulla fronteriza, pasaportes, moneda y todo lo que normalmente se necesita para ser un verdadero país - incluyendo una población que es el doble del tamaño de Islandia. Sus credenciales soviéticas son impecables: Es gobernada por un líder corrupto al que le rinde culto una élite de ladrones y contrabandistas de armas que zurrará tu rostro más rápido que alguna cita de Marx. Sin embargo, nadie reconoce su soberanía y por lo tanto, no es un país real. Su nombre es Transnistria, pero a los ojos del mundo, simplemente no existe.

Fui a Transnistria el pasado septiembre para ayudar a celebrar su vigésimo aniversario y pasar el rato con un traficante de armas y asesino buscado por la Interpol.

La fiesta de cumpleaños de Transnitria estaba llena de las tropas que cualquier espectáculo dictatorial requiere: Veteranos de guerra y dignatarios del gobierno con una bandera en el podio central, niños enrolados en el ejército, ondeando banderas y mostrando sus rutinas gimnásticas mediante una coreografía, convoys con pantallas balbuceando por ahí y las más bonitas jóvenes promesas desfilando sobre tanques.

Para una falsa y pequeña nación, hay un chingo de solados horrendos…

Y morenas militares….

Y pubertos boxeadores.

No estábamos 100% seguros de qué sucedería en este punto pero le preguntamos a alguien que dijo que se suponía que este Zorro de los Balcanes representaba al imperialismo occidental. Quizá el imperialismo occidental no habría sido capaz de tirar mierda audazmente para todos si el Este hubiera dejado de verlo como el güey más cool en el pueblo con fiestas en jeans dobles.

Una de las razones por las que Transnistria ha podido reverenciar orgullosamente para afirmar su independencia y proteger a los propietarios legítimos en la bahía de Moldavia se debe a la reserva de armas MASIVAS que ocultan en una colina en algún lugar del norte - un nido de huevos que han estado empollando desde el colapso de la Unión Soviética.

El país se encuentra dominado por el líder Igor Smirnov, un director de una fábrica rusa de poca monta que consiguió un trabajo en el lugar equivocado en el momento adecuado, lo que le permitió hacerse del poder cuando Transnistria se formaba en 1990.

Ese de ahí arriba es Igor con el bonito traje blanco, de manga corta. A pesar de una mirada desencajada entre Dennis Hopper, Ming Merciless y Del Boy, Smirnov ha creado un culto a la personalidad alrededor de su proclamada grandeza como libertador de la región. Al mismo tiempo, crea su propia forma de gobierno dinástico que le cede el poder de los grandes recursos industriales de Transnistria y exitosas empresas de propiedad estatal a sus hijos.

Fotos de este escalofrío masivo se esparce por las calles de la capital de Transnistria como un recordatorio constante de su poder consumador. La mayoría de los ciudadanos de Transnistria –entrenados para ser patriotas, pero en última instancia, libres políticamente hablando- no están dispuestos a contradecirlo.

Publicidad

Tal vez como un antídoto a su situación, a la gente en Transnistria le encanta beber. Están profundamente borrachos al mediodía y cada noche es la víspera de Año Nuevo en Cardiff. En la plaza principal, después de que el podio de Igor fuera barrido, en la parte trasera del camión tocaron un montón de bandas de Moldova y Ucrania para entretener a Tiraspol.

Si crees que ser una estrella del pop en Gran Bretaña debe ser deprimente, imagina qué tan suicida te sentirías si estuvieras en una banda moldava mega-pop cuyos fans sólo se encuentran en un país que en realidad no existe.

Fuimos a un club que rompió con el género euro-pop y donde tocaron un remix trance de "Wonderful Life" de Hurts, para el regocijo de las mesas con hombres gordos comiendo alitas de pollo. Era muy obvio que esos güeyes son los que dirigen el pedo aquí (reloj de oro + alitas de pollo = mafia). También había un chingo de mujeres rubias muy altas que se sacaron de pedo cuando se dieron cuenta de que no éramos ciudadanos de un país ficticio.

¿Qué tan urgidas crees que estén por salir de Trasnistria?

Un chingo.

Moldova y Ucrania regularmente cumplen e imponen diversas sanciones económicas enTransnistria como parte de las negociaciones sobre el estatus de estancamiento perpetuo de la región, y el pueblo de Tiraspol y sus alrededores invisibles más allá de Transnistria , las cuales están empezando a sentir los efectos de este aislamiento. La gente en repetidas ocasiones declara su amor por la patria, pero todos admiten que las oportunidades laborales son limitadas y que su única esperanza a largo plazo es irse al infierno.

La mayoría de los ciudadanos de Trasnistria hace pausas por Rusia, hablan con nostalgia de sus familiares que ya brincaron al extranjero y han tenido éxito. Podrían hacer lo mismo si tuvieran en sus manos un pasaporte ruso y uno moldavo –los que emite el estado de Transnistria no tiene ningún valor en el mundo, así como sus billetes del Monopoly.