FYI.

This story is over 5 years old.

Cultura

La mujer que quiere dar a luz a un tiburón

Y luego comerlo.
7.9.12

Cuando no está ocupada participando en programas híper coloridos de la televisión japonesa o encerrada en una oficina del este de Londres enfaenada con una lluvia de ideas sobre el futuro del futuro, las preocupaciones de Ai Hasegawa, de 32 años, no son muy diferentes de las de cualquier otra mujer de su edad: el incesante tic-tac de su reloj biológico.

Otra cosa que le va mucho es eso de comerse animales pequeños y monísimos. Pero debido a la puñetera ética medioambiental, se le rompe el corazón cada vez que come carne de delfín.

Dividida entre su necesidad de ser mamá y su preocupación por el destino incierto de sabrosas especies en peligro de extinción, Ai Hasegawa ha encontrado la manera de confluir ambas cosas: dar ella misma a luz a esos animales.

Como soy un poco escéptico, le pregunté si había alguna posibilidad de que esta idea llegase en algún momento a territorio europeo, como los robots que bailan, las gafas 3D y todas esas otras movidas raras que los nerds japoneses han estado inventando durante la última mitad de siglo.

VICE: Hola, Ai. ¿De dónde sacaste esta idea de dar a luz a tiburones?
Ai Hasegawa:Tengo 32 años. Es una buena edad para empezar a pensar en tener hijos. Pero tener un niño no es tan sencillo. Tienes que proporcionarle una vida feliz. No puedes abandonarlo. Creo que simplemente querer un bebé no es razón suficiente para tenerlo.

Bueno, es un buen comienzo.
Pronto tendremos que afrontar una crisis por escasez de alimentos. ¿Cómo vamos a alimentar a los nuevos humanos? Sin embargo, yo todavía quiero dar una vida. No quiero que 30 años de dolores menstruales hayan sido en vano. Y también quiero comer buena carne.

¿Pero es técnicamente posible estar embarazada del feto de otra especie?
En un futuro próximo lo será. El útero humano tiene el tamaño justo para un feto. He hablado con un ginecólogo sobre posibles maneras de agrandarlo. Creo que los humanos podrían usar sus úteros como un acuario o una incubadora.

¿No habría problemas de compatibilidad entre la placenta de un humano y la de un tiburón?
La placenta viene del feto, no de la madre, lo que significa que no hay necesidad de modificar el ADN de los humanos. Me han asegurado que debería ser posible crear placentas medio delfín y medio humanas, y lo mismo sirve para los tiburones simplemente modificando el ADN del animal. Todavía lo estoy investigando, pero los tiburones parecen ser los más compatibles. Y, como especie, el tiburón cumplen todos mis criterios: están en peligro de extinción, su esperanza de vida es casi tan larga como la de los seres humanos y, lo más importante de todo, está delicioso.

¿Crees que las mujeres aceptarán eso de estar embarazadas de un feto animal?
Tener el feto de un tiburón en tu útero significa que vas a dejar de tener la menstruación. Pero la medicación para eso tiene efectos secundarios muy desagradables. Creo que el perfil de la “portadora” ideal sería una mujer rica, soltera y menopáusica.

¿Cuáles son las ventajas de hacer esto?
No necesitamos más humanos en el planeta, ya somos demasiados. Sobre todo, es un modo de preservar una especie en peligro de extinción.

Y sería un nuevo método de producir comida. Porque uno se podría comer al tiburón bebé justo después de parirlo. Lo cual es algo muy lógico.
¡Exacto! Y ya no te sentirías mal por haberte comido a otro animal. Además es más barato que criar a un humano, y no tienes tantas responsabilidades. Creo que asusta menos que adoptar a un crío al que puedas terminar por no querer.

¿Qué animal sería más peligroso de llevar?
El elefante, por su tamaño.

OK. ¿Y el más guay?
El más simple sería el chimpancé, porque su ADN es el más parecido al nuestro. Pero a mí no me interesan los chimpancés, yo no como carne de mono. Personalmente me encantaría dar a luz a un delfín de Maui. Son súper monos y listos, nos podríamos comunicar fácilmente, y son adorables. Sería genial nadar con ellos en el mar. Además, me encanta la carne de delfín, pero siempre me siento mal por comerme a un animal en peligro de extinción.

Ah. Creía que escogerías el tiburón.
También me encantan los tiburones. Son casi tan inteligentes como los delfines. Mi especie de tiburón favorita es el tiburón cebra: son como redondeados y tienen unas caritas monísimas, ¡casi como un cachorrito!

¿Crees que la gente estaría dispuesta a comerse la carne que ha salido del interior de una mujer?
Sí. Después de todo, hay animales que se comen a sus propias crías. Nosotros comemos ternera, que es la cría de una vaca. Incluso matamos a gente, aunque no para comérnosla, pero esa gente también viene del útero de alguien. No veo dónde está el problema.

¿Crees que esos animales sabrán mejor?
Creo que tendríamos que dejarlos en libertad un tiempo para que sepan igual que a los que estamos acostumbrados.

Tiene sentido. ¿Te comerías un delfín que hubieses parido tú?
Una vez muerto, sí. Debería poder seguir sus pasos con un GPS, y una vez lo hubiesen vendido en el mercado, lo compraría y me lo comería. De esa forma lo tendría dentro de mi cuerpo una última vez.

Parece que lo has pensado todo muy bien. ¡Gracias, Ai!