liga mx

¿Palencia en la cuerda floja si Pumas pierde ante América?

La afición universitaria comienza a cansarse de los pobres resultados en la cancha y de las burlas de la directiva, como el fiasco de Gastón Silva. El clásico ante el América podría redimir o terminar de condenar a Palencia.

Este sábado, el Estadio Azteca recibirá a los Pumas de la UNAM en la Jornada 3 del Apertura 2017-18. A diferencia de otros clásicos capitalinos donde ambos equipos suelen llegar en momentos diferentes, este fin de semana veremos a dos conjuntos con el mismo récord (una victoria y una derrota) y casi los mismos problemas de funcionamiento del año pasado.

Un Pumas-América siempre se juega con intensidad y pasión profusa. Esto debería ser garantía suficiente para esperar un lindo espectáculo. Sin embargo, uno de los 24 protagonistas que estarán a ras de cancha en el Coloso de Santa Úrsula es consciente que el destino de su puesto como director técnico podría depender de su actuación: una victoria le perdonaría la vida ante la afición; una derrota provocaría más quejas e inconformidades en su contra y, quizá en unas cuantas jornadas más, le veríamos salir por la puerta trasera de Ciudad Universitaria.

Publicidad

La afición auriazul no quiere a Juan Francisco Palencia. Las razones son muchas, desde el pésimo funcionamiento del plantel, las broncas con jugadores -entre ellos el mítico Darío Verón, quien terminó por salir del club-, las constantes excusas en conferencia de prensa, y su falta de carácter y visión para hacer cambios más que evidentes, son algunos de los gestos que crean conflictos en el aficionado auriazul. La directiva tampoco se salva. El más reciente caso de la falta de profesionalismo de Gastón Silva dejó mal parado al club, el cual por momentos parece olvidar que representa más que a un equipo de futbol, se le olvida que al Puma le acompañan las siglas de la UNAM, la máxima casa de estudios del país.

Los problemas de Palencia con el vestuario se tradujeron en la salida de "El Capitán" Darío Verón. Foto: Club Pumas de la UNAM.

La del sábado será una prueba de aquellas en territorio hostil para la tolerancia de la afición y la permanencia de Palencia en el banquillo. Quizá suene un tanto apresurado considerando que el torneo acaba de empezar, pero si Pumas sale del nido americanista con un resultado adverso o un empate, los días podrían estar contados para "El Gatillero"; no olvidemos que en dos fechas más, el equipo del Pedregal viajará al Volcán para enfrentar a Tigres, el equipo que sabe cómo humillar a los felinos capitalinos.

Si el marcador le favorece, aunque sea por la mínima, el aficionado quedará contento y Palencia podrá dormir un poco más tranquilo; un triunfo sobre el acérrimo rival puede darle la dosis de oxígeno que el cuerpo técnico y la directiva tanto necesitan en estos momentos ("cortina de humo" le dicen en otros contextos).

Palencia tiene una gran deuda con la afición. Como jugador no hay más que elogios y agradecimientos por lo que hizo representando los colores azul y oro, pero la dirección técnica es un cuento distinto. La exigencia en los Pumas de la UNAM debe ser siempre la misma, se debe conservar la mística que tanto los ha caracterizado a como dé lugar.