Los tuits de disculpa de Kanye West son una burla

Tras publicar una serie de tuits que insinuaban un rechazo a la derecha, West rápidamente se aseguró de señalar que no le estaba dando la espalda a un año monstruoso. ¿Qué más podríamos esperar?
31.10.18
Kanye West pidiendo disculpas por nada

Momentos después de tuitear su intención de retirarse de la política, Kanye West aparentemente se puso en contacto con TMZ, su mejor opción para comunicar noticias, y se aseguró de que nadie se quedara con una idea errónea. No se trataba de sus elogios a los déspotas, los de casa y los del extranjero; no tuvo nada que ver con el año pasado, cuando se la pasó demostrando que tiene menos idea de la historia de Estados Unidos que un estudiante de sexto grado que reprobó civismo; no pretendía echarse para atrás de ninguna de las estupideces que dijo y que inspiraron a la derecha política de su país a abrazarlo como un héroe. No. Esto fue simplemente, dijo a TMZ, un plan de marketing que salió mal. "Kanye se puso en contacto con nosotros para dejar en claro que no mencionó a Donald Trump en sus tuits, y que se está saliendo de la política por completo", se lee una actualización del post inicial en el sitio de chismes. "En cuanto a ser 'usado' … dice que se estaba refiriendo específicamente a Blexit, y eso es todo".

Publicidad

Han pasado casi dos años desde que Kanye West visitó Trump Tower para darle la mano a un hombre que adquirió relevancia política por repetir teorías de conspiración racistas, ganó la presidencia porque difamó a las personas más vulnerables de su sociedad, y se benefició de la intervención de un gobierno extranjero en la elección general de su país. Ha pasado medio año desde que West sugirió enérgicamente, en una conversación con Charlamagne Tha God, que continuaría al lado de Trump porque Barack Obama se negó a reconocer su genio. (Sí, se siente como si hubiera sido hace mucho, mucho más tiempo). Las falacias blandas, aduladoras y, a menudo, totalmente absurdas que han salido de la boca de West y han sido publicadas en su página de Twitter en el lapso de tiempo comprendido entre esos dos momentos trascendentales para la estupidez en la historia moderna, nos han llevado hasta aquí, a esta disculpa cobarde de Kanye, que tuvo que ser respaldada por una aclaración de TMZ, en letras chiquitas, un martes por la noche.

1541010399041-Screen-Shot-2018-10-31-at-192619

Estos tuits de arriba son como el paquete básico de cualquier ser humano medianamente decente ––son el tipo de cosas que hacen que te detengas un segundo antes de arrastrarte por la ventana del baño para escapar de tu cita de Tinder. Ninguna persona merece ser adulada cuando dice, en las redes sociales, que está en contra del sistema de encarcelamiento fatalmente fracturado de los Estados Unidos, de la brutalidad infligida a los inmigrantes ilegales, y de la proliferación de armas letales. A menos, claro, que esa persona esté haciendo algo al respecto.

Publicidad

Y es difícil imaginar a West con algún tipo intención en ese sentido. Dice que quiere "amor y compasión para las personas que buscan asilo y para los padres que luchan por proteger a sus hijos de la violencia y la guerra", pero al usar las palabras "amor" y "compasión" ad nauseam a la mitad de diatribas trumpistas, reduce su significado a parodias. Dice que "apoya la creación de empleos y oportunidades para las personas que más los necesitan", pero hace dos semanas dijo que sí es verdad que realmente dijo que quería convertir Uganda en Jurassic Park. Dice que "apoya que las personas que hacen un uso indebido de su poder sean responsables", pero no parece que ese pensamiento haya cruzado por su mente cuando se paró en la Oficina Oval y pronunció un discurso tan extraño que incluso dejó sin palabras al mismísimo Trump.

Sus fans más leales, y no se engañen, aún existen millones, no lo ven de esa manera. No necesitaban este tipo de balas para proteger el pedestal de su ídolo (date una vuelta por los archivos de Kanye en reddit si quieres una bonita excusa para romperte la tetera de tu mamá en la cabeza) pero les encantan de todos modos. Esto, para mucha gente, es una prueba de que su filosofía de "difundir el amor", empaquetada y lista para captions de Instagram, estuvo más que a la altura del desafío, en un mundo que cada vez se torna brusca y claramente hacia la crueldad y la indiferencia. El hombre que hizo una canción tan empática y cruda como "Family Buiness" nunca podría haber estado realmente alineado con tantos pendejos. ¡Carajo, tal vez sí era arte performático!

Publicidad

Incluso si pretendemos que vale, es verdad que West ya "se quitó la venda de los ojos", eso no va a deshacer el daño que ha causado. Empoderó a la derecha radical, que recibió con brazos abiertos la idea de un ícono pop respaldando su agenda, incluso si no podía concentrarse en la conversación por mucho tiempo antes de pasar a sus categorías favoritas de PornHub. Los jóvenes que han admirado a Kanye (y, en menor medida, los fans que le han agradecido por "comenzar la conversación" una y otra vez) obviamente no se van a poner a verificar que lo que dice Kanye sea verdad, ahora que, según él, esta fase grotesca (al menos temporalmente) ha terminado. Cuando Estados Unidos necesitaba una voz brillante para enfrentarse al racismo, el nacionalismo y el fascismo nacientes, Kanye West no pudo esperar el momento para ponerse del lado equivocado. Su legado está en la basura.

Pero los ojos de West, como lo demuestra su aclaración a TMZ, siguen más que cerrados. En ningún momento de esos tuits se disculpó por haberse llevado entre las patas al hip-hop y a la cultura pop, envalentonando a los trolls de derecha más cobardes de Internet, o elogiando fervientemente a un presidente que ha demonizado a lxs afroamericanxs, a lxs latinx e inmigrantes, a las personas trans, a los sobrevivientes de abuso sexual y básicamente a cualquier persona que los conductores del programa de tele por cable favorito de Trump, Fox & Friends, hayan decidido insultar y ofender antes del desayuno. El nombre de Kanye West se usó para promocionar una mercancía sin su consentimiento expreso; ese es el principio y el final de su queja. Por lo que a él corresponde, fue "usado" por Candace Owens. Por nadie más.

Ahora Kanye quiere regresar a "ser creativo". Como si estas casi 130 palabras fueran una especie de punto final. Al menos la declaración suena más como el Kanye que hemos llegado a conocer en los dos últimos años: impulsiva, cobarde y profundamente ensimismada.

Yandhi sale a fines de noviembre.

Conéctate con Noisey en Instagram.