La playlist para cada etapa del romanceo de Hugh Hefner
Foto por Peter Yang.

FYI.

This story is over 5 years old.

La playlist para cada etapa del romanceo de Hugh Hefner

Recordamos al fundador del imperio Playboy con su playlist predilecta para hacer el amor, y de paso, recordamos un poco de su legado.

Esta mañana amanecimos con la noticia de la muerte de Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy, a sus 91 años de edad. La figura de Hefner es, por supuesto, controversial: mientras que para algunos fue una figura revolucionaria, y un personaje clave en el momento de liberación sexual, varios otros lo consideran como uno de los más grandes culpables de la objetificación de la mujer.

En la década de los sesenta, grupos feministas radicales se propusieron destruir la revista bajo la acusación de que Hugh Hefner trataba a las mujeres como objetos sexuales, y que las obligaba a representar una imagen imposible del cuerpo femenino (sabemos que Hef sentía una predilección evidente por las rubias y los senos grandes). Según ellas, el cuerpo artificial, tanto como los gestos y el comportamiento que proponían las fotografías, apoyaban el sometimiento de las mujeres a los machos que dominaban de manera consciente el sistema patriarcal opresor.

Publicidad

Sin embargo, según las estadísticas, hoy en día 40% de los suscriptores son mujeres heterosexuales. Ahora como en ese entonces, el discurso lúdico y hedonista de Playboy ha atraído a lectoras que no toman a mal el modelo femenino propuesto y que de hecho celebran la posibilidad de ser consideradas "objetos sexuales". Siempre he pensado que si alguien en la cama celebrara mis textos en lugar de concentrarse en mis atributos me sentiría muy decepcionada.

Hugh Hefner en 1978. Foto por Alan Light.

Con Playboy, Hefner abrió una posibilidad de que las chicas buenas pudieran sentirse malas sin remordimiento alguno. También fue de algún modo, "feminista". De hecho, favoreció la dilución de las divisiones morales determinadas por lo que la gente hiciera o dejara de hacer bajo las sábanas. Esta lucha es palpable en la revista. Los textos, tanto como las ilustraciones, caricaturas y fotografías, siempre se han preocupado por difundir un mensaje liberador. Playboy concentró la mirada del mundo en la sexualidad de hombres y mujeres, formando parte de la liberación sexual de ambos, celebrando su promiscuidad y goce, y preocupándose por que hombres y mujeres disfrutaran en la misma medida los placeres eróticos.

Así como no se habla, en mi opinión, lo suficiente sobre cómo Hefner fue un gran defensor de los derechos civiles y sexuales, tampoco se habla demasiado sobre su personalidad romántica. Cuesta trabajo imaginar que un tipo que organizaba orgías —y al que le obsesionaba filmarse mientras embestía a sus parejas de ocasión— fuera realmente un caballero dispuesto a enamorar y a enamorarse cada noche. Sus rituales de seducción son poco conocidos, pero para él era importante conquistar el corazón de las chicas con las que pasaría un buen rato. Su búsqueda del placer comenzaba con una buena melodía.

Publicidad

Hefner era fanático del jazz, un gustito que se celebró organizando un festival masivo de Jazz en 1959: el Playboy Jazz Festival, que reunió a más de 70,000 personas, e incluyó a leyendas como Louis Armstrong, Dizzy Gillespie, Dave Brubeck, Miles Davis, Sonny Rollins, Coleman Hawkins, Ella Fitzgerald, y más (Hefner reviviría el festival en 1979, y se ha realizado anualmente desd entonces). Se sabía que tenía la costumbre de escuchar a Stan Kenton, Dave Brubeck o a Duke Ellington en la habitación que para él era su paraíso. Así que, a manera de obituario, nos dimos a la tarea de armar una playlist con las canciones que, según él manifestó en diversas entrevistas, libros y en su biografía Hef's Little Black Book, lo ponían in the mood.

Como todo un experto en las artes amatorias, Hefner tenía las canciones precisas según avanzaba de la noche. Para empezar, nada para ambientar la situación como la luz de las velas, una cama con sábanas negras de satín, una cubeta de pollo frito y Pepsi, (su comida y bebida favoritas). Para este momento casual, algo coqueto pero informal que ayudara a relajar a la invitada.
"Let's Get Lost" – Chet Baker
"Concerto for Cootie" – Duke Ellington
"Something Cool" - June Christy
"Misty" – Eroll Gardner

Para prevenir el rechazo de la chica antes de poner en marcha el plan defensivo, nada como inspirar un poco de lástima apelando a su compasión. Mostrarse de inmediato perdidamente enamorado y contarle alguna historia de decepción amorosa para evitar la temida friend zone. Aunque parezca difícil de creer, a Hefner le rompieron el corazón más de una vez. Por eso guardaba esta canción de Sinatra como un as bajo la manga.

Publicidad

"Can't We Be Friends?" – Frank Sinatra

Una vez que la chica se hubiera mostrado dispuesta a ser más que una amiga, llegar a su corazón con algo de Stan Kenton. Momento de ofrecer unos tragos de whisky o un Martini vesper, la bebida favorita de James Bond —figura admirada por Hefner y de quien parecía imitar muchos de sus comportamientos. Pensaba en el agente secreto como el cliente ideal de los clubes Playboy.

"Sentimental Serenade" - Stan Kenton
"Prisioner of Love" - Oscar Peterson

Antes de empezar las caricias, incitar el acercamiento corporal con algunas insinuaciones "sutiles":
"If You Were Mine" – Billie Holiday
"I'll Be a Friend 'With Pleasure'" – Bix Beiderbecke and his Orchestra

El coqueteo ha dado resultados. La música hará que una cosa lleve a la otra. Las melodías pueden hablar del contacto físico siempre y cuando sea de una manera elegante. Hefner trató de evitar toda su vida cualquier contacto con la vulgaridad. La sofisticación se mostraba evidente al momento de hacer el amor.
"Cheek to Cheek" – Oscar Peterson Trio
"Hold My Hand" – Al Bowlly
"Close Your Eyes" – Al Bowlly

Besos apasionados. Disfrutarlos sin prisa, haciendo sentir a la compañera de la noche como en una fantasía erótica impregnada de romance. Para Hef, era importante incluir en la lista de canciones para este momento el tema musical de Casablanca, su película favorita.
"As Time Goes By" – Max Steiner, Dooley Wilson

Publicidad

Se ha encendido la flama, hora de dejarse llevar. La pareja con la que Hefner compartía un momento tan especial era un sujeto sexual que requería gozar y hacer gozar en la misma medida, y que tenía todo el derecho de disfrutar de su cuerpo. Según sus escritos, se mostraba afortunado de que una mujer tan bella quisiera compartir ese momento con él.
"Love Locked Out" – Al Bowlly
"Alright, Okay You Win" - Count Basie, Joe Williams

Hefner difundió en su publicación el descubrimiento del funcionamiento del ciclo sexual humano y las investigaciones sobre el orgasmo que hicieron los fisiólogos sexuales William Masters y Virginia Johnson. Era importante para él darle un momento placentero y satisfactorio a su conejita.

"It's Like Reaching For The Moon" – Billie Holiday
"Midnight, The Stars And You" – Al Bowlly
"Stardust" - Hoagy Carmichael
"My One and Only" - Oscar Peterson Trio

Tras la satisfacción del deseo, Hefner abrazaba a su acompañante y preparaba el momento de despedirse. Tres canciones ideales para darse las gracias por tanto amor derrochado, prometer que no se olvidarían, y emprender una nueva conquista amorosa como todo un don Juan.
"Is That All There Is?" – Peggy Lee
"Something to Remember You By" – Bobby Darin

Más que amar a todas las mujeres que estuvieron con él, Hef amaba la idea del amor. Romántico empedernido, él supo conectar su corazón a sus impulsos sexuales. Y lo hizo todo en grande, convirtiendo en oro todo lo que tocaba. Incluso los cuerpos de los que tanto disfrutó, fascinación por las formas voluptuosas que compartió con nosotros defendiendo nuestro derecho de excitarnos y tocarnos como nadie. Sus ideas cambiaron al mundo para siempre. Hasta siempre, Hef.