FYI.

This story is over 5 years old.

Cómete estas plantas carnívoras antes de que ellas te coman a ti

Científicos malasios han descubierto que las plantas Nepenthes son deliciosas cuando se rellenan con arroz. No importa que estas plantas se alimenten de insectos, ratas, e incluso lagartos y aves.
30.6.15

Nada abre el apetito como la idea de sentarte a saborear una planta suculenta que probablemente querrá devorarte antes de que tú la devores a ella.

No estoy hablando de un ceviche de pirañas fallido o de ser como Anthony Hopkins y comer un festín de carne humana. Estoy hablando de una planta carnívora de las tierras bajas de Malasia que se ha convertido en la botana favorita de varias tribus locales.

LEE: Esta guía te dirá cómo convertirte en caníbal.

¿Cómo sabemos esto? Un grupo de investigadores de varias universidades de Noruega, Dinamarca y otros países nórdicos, quisieron indagar cómo el cambio climático estaba afectando a la especie vegetal Nepenthes.

¿Nunca has oído hablar de Nepenthes? Bueno, es una familia de plantas carnívoras nativas de Asia y Australia, la mayoría se encuentra en las islas de Sumatra y Borneo. Sí, carnívoras, pero solo comen insectos rastreros y alados. Y algunos pequeños vertebrados, como los lagartos. Y ratas. Y bueno, para ser sinceros, se comen a uno que otro pájaro.

Nenphetes1

Éstas plantas son conocidas como "plantas de jarra tropical", o "vasos de mono," a causa de sus brotes de copa, que sobresalen en la parte superior de la planta. Los monos las usan como vasos de agua, de ahí el apodo.

Para atrapar a sus víctimas, las Nepenthes crean un líquido almibarado que luego utilizan para ahogar a sus presas. Las víctimas se sienten atraídas por sus copas, que generalmente son de colores, pero cuando se acercan, los bichos se deslizan en el líquido almibarado, dentro de las gargantas de las plantas dirigiéndose a su muerte segura. Suena como un viernes por la noche en el submarino sexual de David Duchovny.

Publicidad

A los investigadores les preocupaba que la especie Nepenthes estuviera en problemas gracias al cambio climático. Y bien, ¿dónde iniciaron su profundo análisis científico? En Flickr, en Pinterest y en YouTube, por supuesto. Las revistas científicas están tan pasadas de moda. Cualquier persona importante en el mundo académico sabe que la moda es publicar estudios en Tinder.

Buscaron "periuk kera", que es el nombre que se usa en Malasia para la planta, y descubrieron que la Nepenthes no solo estaba viva y bien, sino que también tenía seguidores que eran gastrónomos nativos provenientes de dos tribus de la región malaya de Borneo: Bidayuh y Kadazandusun. Las tribus indígenas siempre hacen su check-in en Foursquare, obvio.

Nenphetes2

Los investigadores sabían que la planta se utilizaba en las culturas tradicionales con fines medicinales. Otros investigadores habían observado que se pensaba que la Nepenthes aliviaba el dolor de estómago y era un remedio para no mojar la cama y una cura para la malaria. Pero las redes sociales —caldo de cultivo para la innovación científica— mostraron que la Nepenthes era una botana bastante furiosa.

"Las jarras de Nepenthes van llenas de arroz pegajoso y se mezclan con verduras y carne. Son del tamaño perfecto para una comida ligera, y el empaquetado es útil para transportarlas", dicen los investigadores.

Esas fotos de Pinterest se veían tan atractivas que los investigadores fueron a Borneo, donde llevaron a cabo encuestas etnobotánicas y aprendieron a cocinar la golosina llena de arroz. Consultaron con más de 300 personas sobre las botanas de arroz glutinoso servidas en las copas de las plantas carnívoras, siendo éste "el más amplio estudio etnobotánico de las plantas de jarra realizado hasta el momento".

Publicidad

Hicieron esta importante pregunta culinaria: ¿Contribuye la acidez del líquido de la planta —el jarabe asesino— a la exquisitez de la golosina? ¿Hace al arroz más pegajoso? Aparentemente no: "La actividad de pH y química analizada sugiere que no hay efecto correspondiente en la consistencia del arroz".

Nenphetes3

Platillo con Nephentes.

Incluso uno de los investigadores aprendió a preparar el sabroso manjar. He aquí, suertudos lectores, la receta:

"Enjuaga, recorta y llena las plantas carnívoras a la mitad con arroz tailandés pegajoso, blanco y empapado. A esto, agrega leche de coco bien salada hasta que el arroz esté cubierto. Coloca las plantas carnívoras en una olla de vapor para que se cocinen durante aproximadamente una hora.

En los mercados, el pollo o el camarón extra con especias se agregan frecuentemente al centro del arroz y generalmente son bellamente adornadas con cacahuetes u hoja de pandan".

Los investigadores incluso afirman lo siguiente: "La Nepenthes ampullaria no es demasiado difícil de encontrar en tiendas de jardinería". ¿En serio? ¿Hay un pozo enorme junto a la sección de muebles de patio lleno hasta el borde con plantas carnívoros?

Lo que se siembra, se cosecha, Nepenthes. Haz tu fotosíntesis con un ojo alerta, bastarda presumida devoradora de aves.

Los investigadores quedaron satisfechos con los resultados. Descubrieron un bocadillo que creen es poco conocido y concluyen así: "La cosecha de plantas carnívoras no parece disminuir el número de plantas de las poblaciones locales".

Nenphetes4

Además, animan a otros investigadores a utilizar las redes sociales para descubrir cosas que no habrían encontrado con anterioridad: "Sugerimos que las redes sociales sean utilizadas como un arma promocional para aperitivos patrimoniales como el platillo de arroz glutinoso de Nepenthes".

¿Cuál fue otro de sus servicios públicos? Han dirigido nuestra atención a una caricatura de Malasia, Upin & Ipin, que ahora recomiendo. La serie trata de dos gemelos de Malasia que han perdido a sus padres, pero viven lo que parece ser una vida feliz en un kampong de Malasia. En un episodio particularmente emocionante, los gemelos aprenden acerca de las delicias de los bocadillos de Nepenthes rellenas de arroz. De hecho, el episodio es tan convincente que lo han visto más de 7 mil millones de espectadores. Por ahora, la población de Malasia es solamente de 29 mil millones. Hazte a un lado, Bob Esponja, Upin y Ipin llegaron para quedarse.

Así pues, los investigadores ahora saben lo que casi 8 millones de niños en Malasia ya sabían: las plantas carnívoras rellenas de arroz son deliciosas.