FYI.

This story is over 5 years old.

Sexo

Consejos para que aprendas cómo dedear a una mujer

Córtense las uñas, recuerden nuestro clítoris y olviden todo lo que aprendieron viendo porno.
27.12.15
fdb4bd144a957f040dca7e83705f4862_vice_670

No me gusta jalársela a los hombres. Aprendí con el tiempo y algunas experiencias que a cada hombre le gusta de una manera diferente. Entonces, cada que se la jalo a un güey estoy compitiendo contra la otra persona que sabe más sobre el tema de jalar pitos —el tipo al que se la estoy jalando.

Para ser honesta, jalársela a un güey no es difícil y por lo general una vez que te dice cómo le gusta, es fácil seguir el ritmo que desea (una pista: repetitivo, muy repetitivo). La técnica se puede enseñar y aprender, pero al final del día nunca serás mejor que el dueño del pene y tal vez ésa es la razón por la que Dios inventó las mamadas. Si jalársela a un hombre es intimidante, no puedo imaginar el miedo que siente un tipo al momento de dedear a una chica, ya que las diferencias entre vaginas y preferencias femeninas son demasiadas y mucho más complejas que los penes (bueno por lo menos en mi experiencia). Además, las mujeres tenemos un montón de otras partes ahí y los güeyes sólo tienen una erección notoria.

Publicidad

Realmente no puedo decir exactamente qué hacer para que la próxima vez que vayas a dedear te salga perfecto, pero sí te puedo decir lo que la mayoría de mujeres no quieren que les pase a su perfecto capullo. Ahí te va.

1. CÓRTATE LAS UÑAS

Toma tu dedo. Métetelo a la boca. Pasa el dedo por la parte interna de tu boca. ¿Puedes sentir eso? Ahora imagínate ese dedo en la parte más sensible de nuestras vaginas. Haznos un favor, ¡córtate las pinches uñas! Nos vale madres que las necesites para tocar la guitarra o por cualquier otra razón pendeja. La neta eres un puerco. Córtate las uñas, así de sencillo. No hay nada sexy en un hombre que te mete las uñas largas.

2. NO TE OLVIDES DEL CLÍTORIS

Sé que es muy obvio, pero estoy segura que muchos hombres no prestaron atención a sus clases de educación sexual y tampoco cuando sus ex novias tomaron sus manos y las PUSIERON EN EL LUGAR CORRECTO DE LA VAGINA. Creo que puedo hablar por la mayoría de las mujeres cuando digo que los hombres nos hacen sentir como niñas de 15 años cuando nos tocan de manera incorrecta. Cuando pasa eso, te pones a pensar cosas como: "Bueno tal vez no está buscando mi clítoris sino mi muslo". 3. ¡TOMA EL CONSEJO!

Cuando una mujer te enseña lo que debes hacer, es porque a ella le gusta eso. Ahora —esto es lo más importante— cuando una chica se detiene para mostrarte qué hacer, entonces tú aprendes y ella podrá recostarse y disfrutar. POR NADA DEL MUNDO SEAS UN PENDEJO Y REGRESES A LAS PENDEJADAS QUE ESTABAS HACIENDO. ELLA YA TE ENSEÑÓ. TÚ NO TIENES LA RAZÓN.

Publicidad

4. PREGUNTA ANTES DE METERLO EN OTRA PARTE

Ok, tienes el dedo en un lugar, pero eso no significa que puedas meterlo en otro. Te puede sorprender, pero meternos el dedo al ano no es algo que le guste a todas las mujeres. Y tal vez un día le gustó, pero no significa que será así para la próxima vez. Antes de meterte con el cucu, primero pregunta.

5. NO ESTÁS DESTAPANDO EL BAÑO

Culpo a la industria del porno por este "truco" (nota: si a los juegos sexuales les dices trucos, mejor no cojas). Por lo regular esto sucede cuando estoy muy caliente: quiero sentir algo dentro de mi, así que el güey con el que estoy me mete el dedo y después de todo el cachondeo y de chuparme las tetas, de repente me siento como un escusado que están destapando de manera violenta. Que un tipo lo meta y saque de manera rápida suena bien, pero si fuera un pene y no tu pinche dedo. Puede que no esté hablando por la mayoría de las mujeres, pero la sensación es horrible, la fricción que usan ciertos hombres es la misma que usan los boy scouts para prender fuego con dos palos.

6. NO ME ESTÁS HIDRATANDO LA VAGINA CON CREMA

Darle masajes en forma circular a nuestros labios vaginales con tus manos se siente de la misma manera que untar crema en el cuerpo. En otras palabras, no me está excitando.

7. DI NO A LOS MANOTAZOS

¿También aprendieron esto del porno? Porque yo nunca he disfrutado que un güey me haga eso. Mientras me está dedeando, siente la necesidad de abrir la mano y darle un manotazo a mi vagina. Así como si nada. A veces es sólo un manotazo, en otras ocasiones son unos manotazos rápidos. No entiendo, es como que quiere balancear que me dejó la vagina ardiendo y herida después de meterme el dedo de manera violenta y ahora quiere manotear. No me gusta el manoteo cuando me están dedeando. Si alguien me quiere explicar el placer detrás de esto, órale chido, díganme.

Publicidad

8. NO TE CHUPES LOS DEDOS

Puede ser que viste esto en una película donde la mujer seduce al hombre y se chupa los dedos. Tú no lo hagas. Es incomodo y de cierta manera forzado. Nada sexy.

9. METISTE LA CABEZA EN LA CUEVA, AHORA USA LAS MANOS

Cuando ya estés chupando la linda miel de una mujer, o sea cuando ya metiste la cara y la lengua, no se te olvide usar las manos. Chupas, metes el dedo y con la otra mano juegas con un pezón. Créeme es la formula perfecta. Las mujeres no estaremos decepcionadas. Y por mujeres, me refiero a mí.

Lee más de Kat Georde y sus aventuras sexuales aquí.