portada_kx_LilaA_18
Cultură

Cómo fondear tu película en México: una guía para mujeres

Lila Avilés, directora mexicana y ganadora del premio Ariel nos ilustra en el tema.
18.3.20

Este artículo fue creado en colaboración con Lifetime TV.

Fondear una película en México puede ser un camino difícil, especialmente si eres mujer. Históricamente las mujeres en México han enfrentado una falta de apoyo de financiadores públicos como IMCINE (Instituto Mexicano de Cinematografía) ; en 2019 los proyectos dirigidos por hombres recibieron 72% de financiamiento del FOPROCINE, 81% del financiamiento de EFICINE y 92% del FIDECINE. A pesar de que cada vez existen más mujeres cineastas, esto no se ha reflejado en la repartición de estos apoyos.

Publicidad

Festivales importantes como el Festival Internacional de Cine de Morelia están exhibiendo números récord de películas dirigidas por mujeres. Mientras sigue creciendo la industria de cine mexicano, crece también el número de películas dirigidas por mujeres.

Queremos empujar a que las mujeres se animen a lograr sus primeras películas, a contar sus historias. Para esto hablé con Lila Avilés, directora de la película La Camarista para que compartiera sus experiencia fondeando una película y así hicimos una guía que seguro te ayudará.

1583884931027-Horizontal_kx_LilaA_17

Siempre hay que estar alerta a las convocatorias nacionales y extranjeras, vas a tener que llenar muchas solicitudes

Para Lila, el primer lugar para comenzar cuando ya tienes una idea para una película es la lista de convocatorias en la página de IMCINE. Existen fondos dirigidos al desarrollo de películas y otros para producirlas. Busca alianzas fuera de México. “Hay varios esquemas que puedan fortalecer tu proyecto, y también hay la posibilidad de coproducciones”, explica Lila. Con una coproducción participan casas productoras y productores independientes que puedan buscar fondos para tu película en su propio país y, además, invertir se su propio dinero en tu proyecto.

Aprovecha la nueva política de IMCINE para fomentar los proyectos de mujeres

Como mencionamos antes, históricamente IMCINE ha fondeado más proyectos lidereados por hombres. Sin embargo, Lila nos menciona que en 2020 esto está por cambiar gracias a su manera de evaluar. El IMCINE califica el mérito de distintas áreas de los proyectos y les dan un puntaje. En la nueva evaluación, los proyectos presentados por mujeres ganarán cinco puntos extra automáticamente para enfrentar la gran desigualdad de distribución de fondos que ha existido en términos de género.

Encuentra una idea que de verdad te apasione, fondearla va llevar un tiempo

“Ten una idea que va hacerte vibrar por los menos cinco años de tu vida", dice Lila, quien tardó siete años en fondear y producir su ópera prima. Para Lila, una vez que tengas una idea es importante ser persistente y rascar profundo, tanto a la idea como a tu parte creativa: “Lo que siempre me repito a mí misma es que es como si yo quisiera plantar un árbol; tienes que cavar profundo para que el árbol crezca recto y se mantenga por años sin caer”.

Participa en concursos, puede ser el puente para fondear proyectos más grandes

Un salto importante para Lila fue haber ganado una convocatoria de EcoFilmFest, tanto por la motivación y aprendizaje de hacer un cortometraje, como el empuje económico y profesional al haber ganado el primer lugar de este festival. Participar y ganar este premio la hizo decidirse para crear La Camarista.

1584059976725-kx_LilaA_16

No solo es dinero, haz equipo con las personas adecuadas

Una pieza clave en llevar La Camarista a la pantalla fue que la productora Tatiana Graullera se subió al barco. “La conocí, le conté la idea y me dice vamos, vamos a hacerla. Hay que juntarse con personas que te ayuden a empujar tu proyecto y que tengan una visión del mundo cercana la tuya”. Puedes buscar alianzas no solamente en México, pero en otros países también. “Hay varios esquemas que puedan fortalecer tu proyecto y también hay la posibilidad de coproducciones”, explica Lila.

El sonido de La Camarista no era lo que el equipo preveía y requirió un trabajo extra en la etapa de postproducción. “Me arriesgué y le envié mi película a Guido Berenblum, que ha trabajado en varias películas de Lucrecia Martel, una de mis grandes influencias como directora. No lo pude creer cuando él respondió de forma entusiasta, era muy emocionante trabajar con él y además tiene mucha experiencia.”

Publicidad

Lila tiene algo que mencionar acerca de cada persona del equipo de su película, "también me encantó trabajar con el editor Omar Guzmán, tuvimos una relación de mucho respeto y tanto él como Tatiana eran muy buenos en dejarme como directora tener la palabra final". Un buen cinematógrafo, como Carlos Rossini, ayuda a transformar decisiones estéticas a una cuestión del significado dentro de la historia: “el siempre me preguntó el por qué, de todo”, menciona Lila.

“Es muy enriquecedor, trabajar en equipo”, dice. “Al final son como tu tribu, hacen todo el viaje contigo”.

1584060013448-kx_LilaA_10

Si se te acaba el dinero, vuelve a las convocatorias para fondear.

“Logramos producir la película, pero nos quedamos sin un quinto para la post”, me platica Lila. Tatiana y Lila regresaron a la página de convocatorias del IMCINE y entraron a varias convocatorias para fondos de postproducción. Tuvieron éxito con tres, dos de ellas muy importantes: el Festival de Cine Los Cabos y Ventana Sur, un fondo importante para la distribución de cine Latinoamericano. Gracias a estos apoyos Lila logró trabajar con postproducción en un estudio de alto nivel para terminar la película.

Sé rigurosa contigo misma, no sacrifiques la calidad de tu proyecto por un presupuesto ajustado

Lila tuvo claro que el ancla de su película era la protagonista, Eve. Con esto en mente, la película pudo tener una producción sin gastos innecesarios, utilizando un número mínimo de locaciones y sin un elenco extenso. “Las decisiones creativas no estaban pensadas en hacer una película de bajo presupuesto, si no en darle el foco a Eve“, Lila explica. El formato sencillo también responde al tipo de historia que Lila quería retratar: una sin distracciones, que profundice en la experiencia de su protagonista.

A pesar de las dificultades que existen para poder fondear una película, sobre todo para las mujeres, existen casos de éxito como el de Lila, que sin haber salido de una escuela de cine que la avale y siendo una outsider de la industria, logró juntar al equipo y los fondos necesarios para realizar su opera prima.

“Tienes que ser feroz”, dice Lila, “y a partir de que mi voz suena, los otros confían.” Si eres mujer y quieres ser cineasta, ahora es tu momento.