Cómo un actor porno rehizo su vida gracias a la salsa picante

FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo un actor porno rehizo su vida gracias a la salsa picante

La carrera de Danny Wylde luego de su experiencia en películas para adultos no ha sido menos picante.

Hay mucho masoquismo en la salsa picante. Cuando superas la seguridad relativa de las salsas Tabasco, Sriracha y Tapatío, mucho del mercado se compone de salsas de pequeña producción con nombres engañosos y etiquetas que prometen cualquier nivel de dolor delicioso.

Por ejemplo las salsas picantes como la Reaper Sling Blade —preparada con uno de los chiles más picantes del mundo, el Carolina Reaper— o la Black Mamba, que alcanza una puntuación de 2.5 millones en la escala de Scoville. Como referencia, un jalapeño normal está entre 3,500 y 10,000 unidades Scoville. Sin embargo, el problema con la mayoría de estas salsas súper picantes es que si bien incendian tu boca, contienen muy poco sabor real.

Publicidad

Por fortuna, un maestro del dolor certificado ha asumido como propia la creación de una salsa picante que guste lo mismo que castigue. Saluda a Wyldefire, una salsa nueva —y quizá la única— elaborada por una estrella porno del BSDM.

VE: Aquí nació la famosa salsa TABASCO

Durante más de una década, Christopher Zeischegg, alias Danny Wylde, se ha ganado la vida en el espacio entre el placer y el dolor. Como muchos, se adentró en la industria de las películas porno para conseguir dinero rápido. Zeischegg, estudiante sin dinero de la UC Santa Cruz, decidió responder a un anuncio de Craigslist donde buscaban hombres jóvenes para grabar escenas de BDSM. "Parecía que sería una experiencia loca, ya sabes, una sola vez", cuenta Zeischegg a MUNCHIES. "Algo que me ayudara con las finanzas mientras encontraba un trabajo 'real'".

Una edición romántica de Wyldefire. Foto cortesía de Christopher Zeischegg.

No fue así. A la edad de 19 años, Zeischegg cogió en cámara por primera vez. Unos años más tarde, Zeischegg se había transformado completamente en Wylde, acumulando más de 315 títulos bajo su nombre (por ejemplo: Occupy My Ass [Ocupa mi culo]) e incluso ganó un premio AVN por su espléndida actuación en la categoría de "Mejor Sexo Grupal".

Sin embargo y a pesar de su éxito, un problema de salud común en actores porno masculinos comenzó a amenazar el bienestar de Zeischegg. La típica práctica de usar medicinas contra la disfunción eréctil para tener sexo cuando se cuenta con buena salud lo amenazaba con dejarlo con un daño irreparable.

Publicidad

"Me parece que se puede afirmar que la mayoría de los actores porno usan medicina contra la disfunción eréctil para intensificar su rendimiento. Yo usé Cialis durante casi toda mi carrera y lo mezclaba con otros medicamentos", dice Zeichegg, subrayando que esas medicinas lo llevaron a la salsa de urgencias con priapismo (ereción continua) en más de una ocasión. "La última vez que terminé en el hospital, un doctor me dijo que necesitaba detenerme. Dijo que podía desarrollar tejido cicatrizal en mi pene, lo cual podría hacer que no pudiera lograr una erección natural. Renuncié al porno al día siguiente".

LEER MÁS: La guía de los tónicos peruanos para potenciar erecciones

Pero eso solo generó un nuevo problema, ya que encontrar trabajo fuera de la industria es claramente complicado para los ex actores.

"Tener sexo para las cámaras es una profesión con fecha de caducidad", explica Zeichegg. "No puedes ser actor porno para siempre, al igual que no puedes ser atleta toda la vida. El problema es que las habilidades del porno no necesariamente son útiles en otros campos de trabajo".

A pesar de que participó en algunas grabaciones de postproducción, no fue hasta que Zeichegg conoció al chef Royce Burke, antes de Chimney Coffee en Los Ángeles, que la idea de comenzar una nueva vida a través de la salsa picante se le ocurrió. Burke era el encargado del catering en un evento en Palm Springs y reconoció a Zeichegg, ambos comenzaron a hablar. A lo largo de un fin de semana atribulado que implicó comer hongos alucinógenos y hablar sobre los problemas a los que se enfrentan los actores porno retirados, nació Wildfyre.

Publicidad


"Chris y yo tenemos mucho que discutir sobre la falta de oportunidades para los actores retirados luego de su 'fecha de caducidad' en el entretenimiento adulto. Como cultura consumimos mucho porno, pero los actores rara vez cruzan nuestra mente después de su participación", dice Burke, quien hace poco lanzó Secret Lasagna en L.A., un negocio de servicio a domicilio de lasañas. "Comenzamos a preguntarnos si había alguna forma de hacer algo pequeño para cambiar ese patrón".

LEER MÁS: Las crepas favoritas de fruta con Nutella de una estrella porno

Para revivir Wyldefire, Burke tomó como ejemplo un lugar de culto en LA para comer alitas de pollo: Howlin' Ray's.

"[La salsa] comienza con bastantes chiles verdes tailandeses, romero, tomillo, ajo y sal. Luego de 24 horas, se añade el vinagre y luego se deja reposar una semana. Para la nueva versión XXXTreme de Wyldefire, también añado el infame chile Carolina Reaper, mismo que me fue presentado por el genial Johnny Ray Zone de Howlin' Rays", cuenta Burke. "No puedo revelar mucho más, ya sabes secretos de mercado y todo eso".

Etiqueta versión XXXTreme de Wyldefire. Foto cortesía de Christopher Zeischegg.

Por ahora, Wyldefire está disponible a la venta en línea en cantidades selectas, pero mientras la marca empieza a crecer y compartir la difusión, Burke y Zeichegg esperan generar más diálogos y oportunidades para la vida después del porno.

"Es importante", dice Burke. "Retomar el nombre de una estrella que tuvo que retirarse de la actuación como resultado del daño que se estaba causando a sí mismo para responder a la presión del estándar masculino en la industria. Nuestra cultura todavía tiene una actitud retrógrada respecto al sexo y el trabajo sexual, pero espero que la percepción del público esté cambiando".

Y si ese cambio viene acompañado de salsa picante deliciosa, qué mejor.