De bajo presupuesto

Dos artistas visuales crearon una increíble película en su propia casa

La película de los artistas de efectos visuales, Tran Ma y Miguel Ortega, ‘The Ningyo’, está llena de efectos digitales.
23.6.17

Con una historia entretenida o emocionante, diseño de producción y habilidades para los efectos visuales, ahora es posible hacer películas de fantasía o ciencia ficción desde la comodidad de tu casa. Esto es exactamente lo que Tran Ma y Miguel Ortega han hecho con su película de fantasía, The Ningyo, que sigue la búsqueda de un hombre por una bestia de la mitología japonesa. Fue filmada casi totalmente dentro de su casa en Los Ángeles, con un presupuesto de $60,000 dólares. Un proyecto exitoso en Kickstarter, The Ningyo está disponible en cines limitados, aunque Ma y Ortega están trabajando en volverla una serie de televisión.

Además de seres criptozoológicos, The Ningyo también muestra una mezcla de aventura de ficción, y westerns. La obra de teatro del siglo XVI, Fausto, de Christopher Marlowe, quien comparte el mismo nombre del personaje principal, también inspiró el proyecto, así como los cazadores más históricos, quienes mataban animales para los museos en Nueva York, Chicago, y otros. En The Ningyo, Marlowe ha abandonado la caza para probar la existencia de criaturas del folklore y luego protegerlas. Pero para poder hacer eso, tendrá que realizar una negociación con un hombre llamado H. Prestor Sealous.

El traje de buzo que Marlowe usa para buscar la bestia mítica.

Ma y Ortega, quienes han hecho efectos visuales para películas como Avatar, Thor y 300, decidieron hacer esta cinta sobre la criptozoología, la pseudociencia de seres de la mitología y culturas folklóricas. Quisieron conocer a una criatura poco conocida para el proyecto, lo que los llevo a la mitología japonesa del ningyo, una sirena que es más pescado que humano.

En esta fábula, una niña se come la piel de un ningyo y termina viviendo durante 800 años, soportando la muerte de sus seres queridos. Sin poder aguantar su maldición, decide matarse. Ma y Orega pensaron que esta historia no era típica del folklore, entonces construyeron una película alrededor de este mito, situándolo en el siglo XIX en California y conectándola son la niña de la historia original.

La sala de estar de Ma y Ortega convertida en la oficina biblioteca de Sealous.

Como cuenta Ortega, la película tomó tres años de realización, requiriendo todo su tiempo, habilidades creativas, recursos y ayuda de otros amigos de la industria. La mayoría de las tomas en el interior fueron creadas en la casa de Ma y Ortega, usando una combinación de efectos y diseño de producción, que extendieron usando animación generada por computadora.

"Construimos cada set en la casa, entonces nuestro cuarto fue la oficina de Marlowe", dice Ortega. "La escaleras en nuestra sala se convirtieron en la caverna y la sala se convirtió en la oficina de Sealous; también en el pasillo con todas las criaturas".

La oficina después de los efectos prácticos y digitales.

"Construíamos un set, lo derrumbábamos, y construíamos otro", agrega. "No todo fue pantalla verde –construimos muchas cosas físicamente, porque nos gusta tener la mayor cantidad de cosas físicas posibles, pero lo hicimos parecer como una producción de mil millones de dólares con extensiones digitales".

Para crear los libros antiguos vistos en la oficina de Marlow y la librería de Sealous, Ma y Ortega compraron libros de un dólar, los sumergieron en café, los metieron al horno y luego dibujaron en ellos para que parecieran manuscritos. También ingresaron a Craiglist para comprar artículos como un sofá de la época Victoriana por alrededor de 100 dólares, para dar una apariencia real de ese periodo.

Un gato pez visto en el corredor de Sealous de criaturas míticas.

Últimamente, Ma y Ortega crearon el 90% de los efectos físicos y digitales vistos en la película con la ayuda de un animador para el movimiento de animales. Es casi difícil de creer que el producto final fue hecho con un presupuesto de sólo $60,000 dólares.

"Tuvimos 15 computadoras trabajando las 24 horas del día", dice Ortega sobre los recursos requeridos para los efectos digitales. "Sonaba como un portaaviones en nuestra casa, y el calor que emitía era impresionante… Los dos hicimos, en efectos visuales, lo equivalente a lo que una compañía hace con 20, 30 o tal vez más empleados".

La sala de estar convertida en una sala de charlas.

"Nosotros tuvimos que hacer todos los servicios" agrega. "Todo lo hicimos nosotros… Tuvimos que hacer muchas cosas que espero no tener que hacer de nuevo. Fue difícil".

Arte concepto del ningyo,

Un cienpiés de la colección de Sealous.

Un guardia en el cuarto de Sealous.

Entra aquí para ver el trabajo visual de Miguel Ortega y aquí para ver los proyectos en los que Tran Ma ha trabajado. Mira acá para conocer más sobre The Ningyo.

Relacionados:

¡Cowboy Bepop será adaptada a una película de acción real!

Un brillante video muestra la maestría del color de Akira Kurosawa

Warner Bros tendrá que comprobar la existencia de fantasmas si quiere ganar una demanda