Creators

Estos bordados eróticos chorrean sensualidad y surrealismo

Técnica y tradición revelan un mundo impregnado por el deseo.
The Serious Side of Three Dreams, 2014, Embroidery Thread and Fabric, 25 x 52 in. Todas las imágenes cortesía de la artista.

Hilo y aguja entrelazan precoces pensamientos saturados de pop art, surrealismo e impresionismo. A través de tramas de colores, Sophia Narrett trenza historias, donde alucinaciones y delirios cobran vida por medio de tejidos que expresan íntimas conmociones creativas.

Card Two: Wander , 2016, Embroidery Thread and Fabric, 3.5 x 2.5 in

Sophia nos introduce en un mundo desbordante. Un imaginario donde técnica y tradición establecen un pacto misterioso. Es entonces que emergen bordados multicolores; figuras colmadas de erotismo que, en el silencio, no son más que huellas, estallidos y ecos que el deseo ha dejado como reflejo de sus infinitas metamorfosis.

Publicidad

En una charla que tuvimos con esta artista nos cuenta sobre su proceso creativo, sus inspiraciones y algunos guiños del arte contemporáneo que no hay que perder de vista.

CREATORS: ¿De dónde provienen las ideas que plasmas en tu obra?

SOPHIA NARRET: Cada pieza comienza con una premisa narrativa que toma forma a partir de mis experiencias y pensamientos. Posteriormente, construyo collages para ilustrar esas historias, usando dibujos y fotos que yo misma elaboro o, también, imágenes online. Estos collages se convierten en inspiraciones de bordados, los cuales son cocidos y entretejidos por meses antes de que alcancen su forma final.

En sus diversas series de bordados, Sophia plasma narrativas y reacciones como efectos que surgen de la experiencia, la fantasía y la ficción. Resonancias y variaciones de un proceso colmado por técnicas ancestrales, pero también por rastros tecnológicos que hacen posible la concepción de imágenes híbridas que fluyen libremente en la imaginación.

Un proceso variante que alterna técnicas, tradiciones y tecnologías, es como esta artista concibe imágenes sugerentes colmadas de un sentido propio. Una narración imaginaria es el detonante de collages impregnados de imágenes online, screenshots o fotos de autoría propia que, al ser manipuladas en Photoshop, fungen como simulacros en espera de ser intervenidos por la aguja y una infinidad de hebras de colores y texturas deformándose en otras formas y materialidades por medio del bordado.

Publicidad

¿Cómo podrías describir tu arte?

SN: Mi trabajo cuenta historias de amor y deseo. Para mí, el amor es una experiencia transformativa que tiene la capacidad de realizar un propósito, iniciar el autodescubrimiento personal, aliviar el dolor, ofrecer diversión y a la vez romperte el corazón y manipularte. Considero los bordados (y su implicación histórica) como un medio que enfatiza el tono en que mis historias son dichas, aquel caracterizado por la obsesión, el deseo, la libertad y, también, las restricciones de la feminidad.

Emociones e interacciones sexuales son para Sophia una forma de escapismo, de creación y a la vez de desastre. Antes de dedicarse al bordado, esta artista exploró imágenes por medio de la pintura. No obstante, por un giro del azar se vio sumergida en el mágico mundo del bordado, en donde tuvo la posibilidad de trabajar con distintas materialidades que detonaron su experiencia física de la imagen y el proceso creativo de la obra final.

Para esta artista el bordado explota la sensibilidad, conduce a un estado de creatividad sublime; mezcla de abstracción y a la vez representación del detalle, de la forma y el contenido.

¿Quiénes son tus principales influencias?

SN: Lisa Yuskavage, Angela Dufresne, Hernan Bas, Elizabeth Peyton, Willa Cather, Bret Easton Ellis, Jane Austen, Emily Brontë, Gustave Flaubert, Maggie Nelson, Giorgio Agamben, Roxane Gay, Mary Gaitskill, Sharon Marcus.

Residente en el MAD (Museum of Arts and Design), con estudios de pintura en la Rhode Island School of Design y con mención honorifica en Artes Visuales en la Universidad de Brown, esta artista ha exhibido su trabajo nacional e internacionalmente. Dentro del arte contemporáneo emergente está interesada en el trabajo surrealista de Allison Zuckerman, el video performance de Corinne Spencer, el arte conceptual basado en escultura, instalación y performance de Allana Clarke o la pintura de Danny Ferrell.

Exploración de la narrativa por medio de la pintura, producciones románticas melancólicas por medio de dibujos, fotografías y retratos, la literatura inglesa, la novela francesa o filosofía italiana son el cúmulo que da forma a su imaginario colectivo. Su inspiración creativa es sin lugar a dudas la falta de inhibición. La motivación que atraviesa toda su obra es la de expresar fantasías, miedos e interacciones humanas.

El tejido como medio artístico entrelaza una experiencia donde se conjuga intensidades; lo táctil y lo visual fluyen como sensaciones que ejercen una presencia instintiva donde se revelan brotes de erotismo y sensualidad como improntas que nunca han dejado de estar del lado del arte.

Relacionados:
Bruno Pontiroli reinventa el surrealismo con su cuerpo
Una vida seduciendo a la locura: una charla con Pedro Friedeberg
Tejido Fotográfico: las composiciones surreales de Daniela Edburg